UN DIA DURO 1  

rm_duckoy 42M
8 posts
3/18/2006 12:02 pm
UN DIA DURO 1


La gigantesca bóveda celeste era en ese momento de color azul oscuro. Poco a poco, a medida que del horizonte empezaban a emanar rayos rojizos y amarillos, empezó a aclararse. Las sombras fueron retirándose de los edificios, mientras las calles iban poco a poco volviéndose menos oscuras. En una de las múltiples azoteas, un hombre permanecía con los ojos cerrados, sintiendo como los rayos del sol inundaban su cuerpo. Aquello era un bálsamo para el, la energía que necesitaba cada mañana; a falta de una palabra mejor, era su desayuno. Poco a poco, abrió los ojos y contempló la ciudad donde vivía.

Una orden mental suya bastó para que la gravedad a su alrededor se convirtiese en antimagnetismo. Empezó a elevarse lentamente, a la vez que evolucionaba en el aire hasta ponerse horizontal. Una vez así, extendió los brazos y empezó a surcar el cielo sin dejar de observar las calles.

Mentalmente, ordenó a sus tímpanos que ampliasen su radio. Poco a poco, la ciudad empezaba despertarse. Los ruidos aumentaban, la gente se desperezaba y desayunaba, salía a la calle y se dirigía a sus trabajos. Los coches iban poco a poco inundando los carriles. Le encantaba mirar la ciudad así, viendo desde el cielo como poco a poco iba haciéndose más y más activa. Ojalá los demás también pudieran verlo...

De pronto, un sonido familiar le sacó de sus pensamientos.

WIIIIIIIIIIIIIIIIIII WIWIWIWI WIIIIIIIIIIIIIIIIIIIII

Bajó un poco, metiéndose entre los edificios, lo que provocó que muchos levantasen la cabeza y le mirasen; algunos incluso agitaban la mano y le saludaban. Él les miró pero no hizo nada; no podía detenerse en esos momentos. Cruzó tres calles y giró en dirección a las sirenas de la policía. Mientras hacía esto, enfocó su oído en la dirección a la que se dirigía. Entre las voces de la gente, los coches, la sirena y otras cosas, pudo distinguir la radio:

- ... el sospechoso se dirige a la primera con Steinberg...

Sin dudarlo un segundo, giró un par de calles y se encontró en una calle paralela a la que mencionaba la central de policía. No tardó mucho tiempo en deducir cual era el coche al que se refería la transmisión de radio; una furgoneta negra que corría a una velocidad endiablada. Bajó aún más hasta ponerse solo un poco por encima de la carretera. A través de su oído especial pudo distinguir lo que decían:

- Oh, no.
- ¿Qué? ¿Qué pasa?.
- Nos persiguen.
- ¿Quién, la poli?
- No.... él.
- ¿Él? ¿Quién? ¡Oh!, te refieres a... Bueno, tranquilo...

En ese momento, el tipo que acababa de hablar (el copiloto) sacó un largo tubo por la ventana, provisto de una mira telescópica; un lanzamisiles. Le apuntó con él, disparando en cuanto le tuvo a tiro.

Aunque sabía que el misil no le podía hacer nada, pensó que si lo dejaba estallar contra su cuerpo la explosión podía dañar los coches de la carretera. El misil llevaba una trayectoria ascendente, así que se limitó a esquivarlo, dejando que subiera algo más; luego, giró en el aire antes de que el misil bajase. Sus músculos oculares empezaron a bombear, y de sus ojos surgieron dos rayos de calor que hicieron estallar el misil en el aire.

- ¡Idiota, no le apuntes a él! Aprovecha que estamos pasando por un puente y dispara a la carretera.

Cuando oyó esto, ya era tarde para reaccionar. Cuando giró, vio un enorme socavón en el puente; un coche basculaba en el borde del agujero, mientras que otro estaba cayendo al río. Se dirigió a toda velocidad hasta el segundo.

Aceleró cuanto pudo, y agarró el capó del coche cuando estaba a la mitad de la caída, clavando sus dedos indestructibles en él. Empezó a subirlo, algo más despacio pero no mucho, pues el coche que basculaba estaba próximo a caer. Dejó de sujetar el coche con una mano y, con gran esfuerzo, empujó al otro, introduciéndolo poco a poco en la carretera. Tras esto, se elevó con el coche que asía en su mano y lo posó suavemente en el asfalto, posándose él a su vez. El lugar estaba rodeado de coches de policía, ambulancias y camiones de bomberos. Un agente se acercó a él.

- ¡Buenos días, Superman! Vaya forma de empezar la mañana.
- Ya lo creo, agente. ¿Les han atrapado?
- No, Superman. Se nos han escapado, pero al menos no han matado a nadie, gracias a ti.
- Gracias, agente. ¿Han robado algún banco?
- No, Superman. Robaron en los laboratorios S.T.A.R.
- Entiendo... gracias, agente, buenos días.
- Hasta otra, Superman.

Superman emprendió el vuelo de nuevo. Si habían robado en los laboratorios S.T.A.R., significaba problemas. No obstante, tendría que investigarlo luego, ya que se acercaban las 8 de la mañana...

Become a member to create a blog