sumision  

malicia43 56M/53F
2 posts
7/22/2006 1:01 am
sumision


Lo importante es la comunicación, luego ocurren cosas xxx.

Habíamos quedado para conocernos un sábado noche, era una pareja guapa
agradable simpática treinteañera, ella venia con faldita corta, sus
pechos agradecidos mostraban parte de ellos, su culito respingon.
Hablamos en la terraza de un bar con la suave brisa del mar y
acompañado del murmullo de las olas, la conversación se fue
animando y aunque no teníamos la suficiente confianza si las miradas
eran preludio de deseos.
Ellos era su primera vez que deseaban desembarcar en este mundo de
sensaciones, de deseos y pasiones, donde el sexo se convierte en el
plato delicatesen y la conversación sin tapujos hacen que fluya la
excitación, ese pequeño hormigueo que en lo mas intimo nos hace perder
la razón, la cabeza y otras cosas.
Nosotros con mas experiencia y no teniendo prisas por nada, íbamos
combinando los roces con miradas, aunque si deseaba sentir aquellos
labios carnosos, me reprimía, pues la sensación de excitación cuanto
mas dura mas deseosa se vuelve.
Terminamos las copas en aquella terraza frente al mar cuando sin
querer se hicieron las 4 de la madrugada y ya sin mas nos teníamos que
despedir con esas exquisita sensación de hormigueo, de deseos quedados
tan solo en eso, -deseos-.

Al día siguiente ella me envió un mensaje al móvil, yo respondí, y
poco a poco se fue creando un clima de mucha confianza donde el
empezar fueron mensajes suaves en contenido, luego fueron mas fuertes,
donde primaba los deseos de juego de sumisión, eran atrevidos y
descarados, dulces y ácidos, una extraña combinación nos fue entrando
en ocultas y deseadas fantasías.

Era el martes de la semana pasada, ella me envió un mensaje donde con
confianza me decía de lo mojadita que se encontraba esa tarde
imaginando muchas cosas, yo estaba en el trabajo y ocupado, y no podía
atenderla, me ponía nervioso, otro mensaje descarado, y para colmo me
dijo que pusiera el ordenador y la vería por cam tuve un tiempo y así
lo hice, ...ella tumbada en la cama y acariciándose ..me puso peor,
así que le dije: -me las vas a pagar caras, te estas portando muy mal-
a lo que ella me respondió, -y mas que te pondré, porque eres un
capullo-, sin vacilar cerré el negocio y me presente ante su puerta.
Ella no se lo creía, pero no le deje reaccionar, -vamos desnudate y
ponte de rodillas- ella calladita me obedeció -cierra los ojos y ten
la boca abierta, no quiero que los habrás sin mi permiso, ni quiero
que me dirijas la palabra- sus manos colgaban junto a su cuerpo, sus
pechos deliciosos, su vello pubico, su carita con la boca abierta...
me desnude en silencio sin hacer ruido y me quede parado delante de
ella con mi sexo a la altura de su boca, pero estaba quieto, me
gustaba ese momento de incertidumbre, ella no pudo resistir y abrió
los ojos, -no te e dicho que no quiero que habrás los ojos, ahora por
tu culpa tengo que dar una zurra a tu culito- así lo hice, fueron dos
palmadas suaves, ella quietecita otra vez y esperando mis ordenes,
-tienes un minuto para que con tu boca y sin las manos hagas que me
corra, y sino lo consigues te castigare- le introduje mi polla en su
boca y ella la succionaba con fervor, con excitación, queriéndola
coger con la mano pero le dije que ojito con tocarla con la mano,
30,40....y abrió los ojos -eres una mala niña, has abierto los ojos y
otra vez tengo que pegarte y todo por tu culpa- le pegue al culito
esta vez un poquito mas fuerte y notaba como ella gemía, -te doy una
segunda oportunidad de que seas buena niña- y le introduje otra vez la
polla en su boca, ella ponía mucho interés y otra vez cuando faltaba
poco para el minuto, esta vez miro mi cara, la cogí de la mano y
llevándola a su habitación le decía -no aprendes y ahora me obligas a
que te castigue mas fuerte- me senté en la cama con su culito tumbado
en mis piernas y pegue mas fuerte a su culito, se iba poniendo un
poquito rojo y ella iba subiendo sus gemidos, mas y mas, hasta que la
tumbe encima de la cama de espaldas abrí sus piernas sin piedad y la
penetre hasta lo mas hondo de su coñito, sus gemidos no parabas y
notaba como se iba a correr, pero ..... -y no quiero que te corras,
sin mi permiso- uffff ella no paraba de gemir, calladita y solo sus
gemidos se escuchaban, -por favor mi amo, dejame correrme- me pidió, y
yo dije -no- un simple no, y ...luego ahora si te dejo, y
ella.....exploto en un exuberante orgasmo. Me aparte no quise
correrme, me gusta tener esa sensación de correrme y no hacerlo, (es
que soy muy raro) me aparte, le di un beso en su cuello le dije que se
quedara quieta, me vestí y me largue.

Become a member to create a blog