El Desgarro  

ladiabla6969 61F
206 posts
9/9/2006 12:19 pm

Last Read:
10/29/2006 3:23 am

El Desgarro

Esperaba impaciente la llegada de mi cuñado y de mi sobrino Kevin, de 10 años. es el loco bajito más genial de todos los niños que conozco y hoy, sus padres me han pedido que pase unos días con él, mientras ellos discuten con sus abogados, los tramites de su divorcio.

Lamento muchísimo la situación a la que han llegado como pareja, pero ese es un problema entre ellos en el que ni deseo, ni puedo meterme. ahora lo importante es el día que tengo por delante con ese huracán que tengo por sobrino, y al que adoro con verdadera locura. quizás influya en ello el que, pese a mis 30 años cumplidos, nunca he tenido hijos y, mi deseo de ellos, me ha hecho ya cometer algunas locuras; el caso es que nunca he encontrado al hombre de mi vida y ya desespero de encontrarlo algún dia.

La mañana se presenta espléndida, hay un sol radiante, y ha preparado todo para pasar el día en la casa de campo, comiendo allí mismo en plan pick-nic. viste una ligera falda de verano y una camiseta de tirantes. está preciosa.

Mientras carga su cámara de fotos suena el timbre. abre la puerta y, padre e hijo se presentan ante ella. Kevin le entrega una rosa, que ha cortado en el jardín, a la entrada del edificio, y la besuquea toda la cara.

JULIA.- ¡ Gracias Pitufo!.

ENRIQUE.- Si, haz meritos con tu tía, ¡ pedazo de flojo!

JULIA.- No le llames así, sabes que es el hombre de mi vida.

Mientras Julia y Enrique conversan, Kevin se deshace de su bolsa y el balón, dejándolos en un rincón de la sala, al tiempo que se mueve a su aire, marcando de forma espontanea su territorio, y pasando completamente de lo que puedan hablar los adultos.

ella le llama.

JULIA.- Kevin, ¡ despídete de tu padre!.

ENRIQUE.- ¡ Eso.. pedazo de... (corta la frase, al recordar lo que ella antes le dijo)

KEVIN.- (Besando a su padre) Ciao, papi...

Casa de ampo, han encontrado un rincón sombreado. entre los dos preparan las cosas para pasar el día, pero enseguida el la deja y comienza a dar patadas a su balón. después, ella se incorpora al juego y ambos ríen alegremente.

Un pelotazo de Kevin hace que Julia se lleve las manos a la cabeza, corriendo después hacia un señor mayor que, pincel en mano, hacia esfuerzos para recoger su caballete, tirado al suelo por el balón de Kevin convertido en pele.

JULIA.- (con cara desolada) Le ruego nos disculpe. No me di cuenta de que usted
estaba aquí, porque me hubiera puesto en otro lugar...

El hombre mira desolado lo que queda de su obra, sin prestar la mínima atención a las disculpas de Julia, que intenta hacerse perdonar. Cuando consigue reaccionar, se da cuenta de que ella le mira, pidiéndole una y otra vez disculpas.

CESAR.- (Enfadado) ¡ Lo que faltaba!, ¡ también las mujeres se ponen a dar
pelotazos!. Ahora si que no veo quien arregle el mundo...

JULIA.- Por mas que hago por controlar su lado machito, no ha servido de nada. Su padre es un fanático del futbol...

CESAR.- ¡ Y usted es la victima del machismo en su casa!.

JULIA.- ¡ No!, Kevin también tiene su lado tierno.

CESAR.- ¡ Entonces el animal es el padre!

JULIA.- (ofendida) ¡ No se!, en todo caso, en mi casa gobierno yo.

CESAR.- El padre, ¿ tiene algo que ver en todo esto?.

JULIA.- ¡ Pregúnteselo a su mujer!

CESAR.- (que comienza a estar intrigado) Ahora si que se ha complicado el
partido...

JULIA.- ¡ Le he pedido disculpas!, y ya le he dicho que es mi sobrino.

CESAR.- Está disculpada, pero invente otro tipo de diversión para estos sitios.
Ya no nos queda nada en esta ciudad donde respirar sin que nos
rompan los dientes.

JULIA.- ¡ Gracias Señor!. ¡ Hasta luego!.

CESAR.- (medio burlón) Ha sido un placer...

Ella se gira y comienza alejarse. El la llama.

CESAR.- ¡ Señora!.

Ella vuelve frente a el, se quita las gafas y le mira. El hace lo mismo cruzando sus miradas.

CESAR.- Mi nombre es Cesar...

JULIA.- Yo me llamo Julia.

Ella siente como los ojos de aquel hombre la perforan el alma. la vienen a la memoria los ojos de Picaso, intensos, terribles. su nombre no la dice nada, no es una experta en pintura, pero lo que veía sobre la tela rescatada del suelo, la gustaba.

Al dia siguiente ella regresa al parque con su sobrino. Esta vez no han llevado el balón. mientras Kevin se une a un grupo de niños de su edad, Julia se tumba sobre la yerba con los ojos cerrados, respirando hondo.

CESAR.- ¿ Me puede ayudar a colocar mis bártulos?

Abre un ojo; Allí estaba Cesar cargado. se pone en pie inmediatamente y le quita peso de encima. el, extrañado de verla sola, la pregunta.

CESAR.- Su sobrino ¿ está hoy castigado?

JULIA.- Hoy no trajimos balón y está jugando con un grupo de amigos...

CESAR.- Le he traído un regalo, una paleta y los pinceles. A ver si le pica el
gusaníllo y cambia el balón por la pintura.

Ella le mira dulcemente sorprendida por el detalle. nuevamente sus ojos se encuentran y siente que la mirada de el la entra hasta lo mas profundo.

CESAR.- Tal vez así consigamos mantener este oasis por muchos años tus nietos
puedan venir con sus novias a contarse mentiras.

JULIA.- ¿ Usted tiene nietos mentirosos?.

CESAR.- ¡ No me llames de usted!, y ¡ no!, no he tenido tiempo de hacer padres
idiotas.

JULIA.- ¿ Nunca has tenido hijos?.

CESAR.- No, y te confieso que echo de menos una hija que me hubiera vuelto
idiota. ¿ Y tú?. Aunque por lo que veo tampoco tienes hijos.

JULIA.- Asi es, y tampoco me he casado nunca. Voy en camino de convertirme
en una ancianita solitaria.

CESAR.- Yo estoy solo y muy lejos de ser un anciano, no tengo tiempo para ello.

La conversación la estaba envolviendo, casi ni se daba cuenta de lo que pasaba a su alrededor. tampoco el conseguía dejar de mirarla y ponerse a pintar.

CESAR.- Sigue descansando como estabas, no te molestaré si pinto a tu lado...

Ella se recuesta sobre la yerba cerrando de nuevo los ojos, mientras Cesar la mira con detalle. coloca un lienzo sobre el caballete y, siguiendo un impulso súbito, comienza a hacer un esbozo de su silueta.

Pasado un buen rato, cuando ella se incorpora, el le muestra el boceto. a ella le encanta.

CESAR.- Me alegra que te guste. Para terminarlo tendría que pedirte vinieras a
mi estudio.

JULIA.- Me encantaría, pero no se posar...

CESAR.- Es tan simple como lo que has hecho ahora. Ni te has enterado.

Es el día fijado para su cita. la recibe en la puerta de su chalet y pasan a su estudio. ella queda alucinada viendo todos aquellos cuadros arrinconados por toda la enorme habitación. caras de mujeres, hombres, niños, viejos, algún desnudo de mujeres hermosas.

JULIA. ¿ Todo esto lo has pintado tú?

CESAR.- Y mucho mas, a lo largo de tantos años

JULIA.- ¿ Hace mucho que pintas?

CESAR.- Toda una vida y, como puedes ver, son todos los años del mundo.

JULIA.- ¿ Te consideras viejo?

CESAR.- ¿ Tú no lo ves así?.

JULIA.- Te veo como un viejo joven. Con una mente prodigiosa y unas manos
mágicas.

CESAR.- Si, tal vez algo de eso tengo, pero mi cuerpo me traiciona. Me estoy
haciendo viejo.

JULIA.- También yo me siento cansada al final del día

CESAR.- Eres una mujer joven y muy hermosa. ¡ No compares!

La empieza a pintar. ella siente un escalofrio, siente como las miradas de el la recorren de pies a cabeza, observando hasta el mas mínimo detalle de su cuerpo. No se dan cuenta del paso del tiempo.

CESAR.- Vamos a dejarlo por hoy. Estarás agotada.

JULIA.- ¡ No, me siento muy bien!. ¿ Es tarde?.

CESAR.- Para que andes sola por la noche, sí

JULIA.- ¿ Puedo verlo?

CESAR.- Prefiero que lo veas cuando este terminado.

JULIA.- Me dejas con las ganas...

Se despiden sin ganas, mirándose intensamente a los ojos. Cesar se queda contemplando su obra. deleitándose en la imagen de Julia.

Al día siguiente. casa de Julia. ella esta pensativa mientras se viste, no tenía claro siCesar la atrae por su profesión, por su enorme talento, pero aquel hombre la estaba invadiendo completamente. no podía dejar de pensar en el y, al hacerlo, comenzaba a sentir que algo en ella comenzaba a despertar.

Interior del estudio de Cesar. Ella acaba de llegar.

CESAR.- Te has disfrazado la cara. Si me permites... al natural y sin maquillaje
es como te veo más a mi gusto. De la pintura yo soy quien me encargo.

JULIA.- Ya ves... quería sorprenderte y olvidé que eres tú el artista.

CESAR.- No mujer... Solo he pretendido darte un consejo. No necesitas
modificar nada, como tú eres estás preciosa.

Ella le mira sorprendida. Ese viejo joven la tenia completamente enganchada.

CESAR.- Lávate la cara. Después te puedes volver a maquillar, si quieres.

JULIA.- Lo que usted ordene, Maestro.

En el cuarto de baño se lava la cara, se mira en el espejo, ahueca su pelo y observa su silueta. satisfecha, regresa al estudio.

Cesar se acerca a ella, la coge por la barbilla mirándola serio.

CESAR.- Así es como te quiero cuando vengas.

JULIA.- No te preocupes, me lo haces menos complicado así.

CESAR.- Eso es lo que pretendo...

Se habla desde muy cerca, ella se echa las manos a la nuca, como estirándose. no es consciente de que su gesto pone todo su cuerpo en relieve.

CESAR.-¿ Sabes que eres absolutamente deseable?.

JULIA.- (con voz tenue) ¡ Vaya!, si tú me lo dices me lo tomo en serio.

El la coge por la cintura, la pega contra el besándola la cara y el cuello. ella se deja ir. siguen de pie mientras que el la recorre con sus manos.

CESAR.- (mirandola fijamente a los ojos) ¿ Me dejas comerte?. ¡ Estoy muerto de
hambre despues de tantos años sin sentir nada parecido!.

la lleva hasta el divan, la despoja de la blusa. la tumba, ella se deja acariciar con intenso placer. cesar actua muy despacio, se recrea en cada centimetro de la piel de Julia, a medida que la va desnudando. besa sus pechos, sus pezones. desciende hasta su vientre mientras sus manos la cubren de carcias. con los ojos cerrados ella se deja transportar por ese cumulo de sensaciones. su cuerpo responde a cada caricia con un ofrecimiento mudo. es la primera vez en su vida que experimenta algo semejante y su sexualidad se despierta plenamente.

esta llegando al orgasmo y se resiste.

JULIA.- Tus manos me ponen... ¡ No sigas!. Quiero disfrutarlo contigo...

no puede seguir, su cuerpo se agita en espasmos incontrolados. nunca antes ha sentido algo tan fuerte.

despues, juntos en la cama, ella se duerme en los brazos de Cesar

han pasado varios meses. Julia ha dejado su apartamento e instalado en la casa de Cesar. en ella se ha despertado una sexualidad exacerbada. a traves de sus carícias el la ha hecho descubrir en su cuerpo todos los placeres. se ha vuelto exigente y quisiera vivir en un permanente orgasmo.

Cesar comienza a sentirse físicamente cansado, ese ritmo de vida empieza a agotar sus energías, pero calla para no desilusionarla. es inteligente, se da cuenta de que Julia necesita de todos los placeres, y procura proporcionarselos.

la imagen de ella ha cambiado, su aspecto es mas sofisticado, mucho mas sensual. se viste con ropas muy ligeras que moldean su cuerpo. luce grandes escotes. es una provocacion andante, y a el le encanta lucirla, sentir que todos los hombres la miran y la desean. sentirse envidiado,
y cuando a solas la tiene en sus brazos, busca, cada vez con mas ansia, proporcionarla el maximo placer, algo que le es mas dificil cada dia, por el desgaste propio de sus años.

hoy esta inquieto, no todo marcha como el quisiera. estan desayunando antes de que ella se vaya a la agencia de publicidad en la que continua trabajando.

CESAR.- Lo de anoche fué una excepción...

JULIA.- No te preocupes. Estuvo muy bien, aunque no llegase al orgasmo.
Ademas... estabas cansado.

CESAR.- Es la primera vez que me sucede... no puedo ni creer que me quedase
dormido...

JULIA.- (tomando sus manos y poniendolas sobre sus pechos) Eres el mejor amante
del mundo... Ahora tengo que darme prisa, mi jefe me pidió de
acompañarle a una reunión con unos clientes.

CESAR.- ¡ Ese tipo estúpido!

JULIA.- No entiendo por qué le tienes tanta manía, no es mala persona...

CESAR.- Me gusta que los hombres te admiren, pero ese se pasa. Se le salen los
ojos y babea cada vez que te mira. Es un viejo verde.

JULIA.- (sin darse cuenta de que el puede ofenderse) Si solo tiene 50 años...

CESAR.- (realmente dolido, se ha dado cuenta de que él tiene diez años más) ¿ Qué
pretendes decir, que yo soy más viejo?.

JULIA.- Eso no tiene ninguna importancia Cariño. ¡ A ti te quiero... y a él no!.

ella sale de la casa y Cesar queda solo, preocupado. no quiere aceptar ni confesarle a ella, que lo sucedido la noche anterior no va a ser una excepcion, que su virilidad se agota por momentos y cada vez le cuesta más el poder satisfacerla. hace semanas, en secreto, que toma todo tipo de medicamentos, de vigorizantes, pero nada parece surtir efecto. angustiado toma el telefono.

CESAR.- ¿ Eduardo?, soy Cesar... ¿ Tienes ya el resultado de los análisis?.

EDUARDO.- Me temo que no voy a darte buenas noticias. Ese nuevo
medicamento podría llegar a devolverte una cierta potencia
sexual, pero haría polvo tu corazón.

CESAR.- No creo sea tan grave..., puedo afrontarlo.

EDUARDO.- Amigo mío, eso nadie puede afrontarlo. No puedo creer que te
estés obsesionando de esta manera.

CESAR.- (patetico) Es que puedo perderla... ella es joven, ansiosa... Conmigo ha
descubierto su propia sexualidad y ahora... ¡ No puedo defraudarla!.

EDUARDO.- (tajante) Pues es eso o el riesgo de un infarto, pero yo no voy a recetarte esas pastillas. No cuentes conmigo para suicidarte.

apenas ha terminado la conversacion, cuando suena nuevamente el telefono. es julia.

JULIA.- Te llamo para que no me esperes levantado. Tenemos que continuar la
reunión con esta gente, en su fabrica de Segovia, y luego nos han
invitado a cenar en la casa de uno de ellos.

CESAR.- ¡ Mierda, lo que faltaba!

JULIA.- (sorprendida por el exabrupto, pero con prisa) Luego te llamo y me explicas qué te pasa. Ahora tengo mucha prisa, me esperan. Un beso...

ella cuelga el telefono antes de que cesar pueda responder. el mira el auricular y lo arroja violentamente contra el suelo.

altas horas de la noche. cesar dormita derrumbado sobre el sillon. ante el hay un vaso de licor, casi vacio, y una botella de whisky igualmente vacia. ha estado bebiendo mientras la espera. le despierta el sonido de un coche y las voces que hablan alto . detras de la cortina observa en la calle a julia que se despìde con besos de sus acompañantes. uno de ellos la abraza y la besa en la boca, todos rien.

ella entra en la casa, se nota que tambien ella ha bebido bastante, enciende las luces y se sorprende al ver el estado en que el se encuentra. tiene los ojos enrojecidos, febriles, las ropas arrugadas y su aliento apesta a alcohol.

JULIA.- ¡ Me has asustado!

CESAR.- ¿ Que esperabas?, ¿ Que durmiese mientras la perrita anda en celo?.

JULIA.- La perra, como tú me has llamado, no está en celo. Dificil que pueda
estarlo, si tú estás borracho.

CESAR.- ¿ No te ha satisfecho ese payaso con el que te besabas?

JULIA.- ¿ No has sido tú quien me ha enseñado a disfrutar sin limites?. Pues eso
es lo que hemos hecho, divertirnos en grupo.

ella se dirige al cuarto de baño. despues de desmaquillarse, mientras se esta desnudando, el se le acerca por detras y la acaricia. ella protesta y se debate, pero acaban cayendo sobre la cama y, en la pelea, se van excitando mutuamente.
intenta poseerla, pero sus fuerzas no se lo permiten, se desploma sobre ella y comienza a llorar hasta quedarse dormido, agotado.

por la mañana, ella esta sentada en el comedor, se dispone a tomar su desayuno. Cesar entra, la abraza por detras y la besa en el cuello.

CESAR.-(como si no hubiera pasado nada la noche anterior) No me has dado ni un
beso.

JULIA.- Esperaba que lo hicieses tú

el la coge nuevamente por detras, apretandola con fuerza, metiendo las manos por el escote de su vestido. ella deja caer su cabeza hacia atras, entrando en su juego. las manos de cesar siguen proporcionandola magicas sensaciones. todo su cuerpo se estremece de deseo. el lo percibe y le habla al oido.

CESAR.- He pensado sería fabuloso si tuvieramos una hija.

al oir esas palabras ella se conmueve. sabe que ya es tarde para ello, que el ya no puede tener hijos.

JULIA.- ¿ Como, Cesar?. Eso no es posible...

CESAR.- ¿ Y si recurrimos a la inseminación artificial?

JULIA.- No me gusta la idea, ya lo sabes. Nunca tendría un hijo sin saber quien
es el padre... y tú no puedes serlo.

CESAR.- Yo seré todo lo que tu quieras que sea...

mientras se dirige a su trabajo, las palabras de Cesar repiquetean en su cabeza, no sabe muy bien que es lo que quiso decir con aquella ultima frase. ella habia buscado en cada entrega quedar embarazada, sin lograrlo. ahora ya era tarde.

a la hora habitual ella no regreso a su casa. el no habia cesado de llamarla, sin tener respuesta. harto de esperarla se dirigió a su trabajo. todo estaba ya a oscuras en el edificio, un coche se ponia en marcha. dentro iba ella con un hombre al que no pudo distinguir.

sigue al coche hasta que se detiene ante su propia casa. ella desciende sola. entra en la casa, el lo hace poco despues. mientras oye el ruido de la ducha, el se sirve una copa que bebe avidamente, otra mas. despues sirve para ambos, tiene algo muy serio que proponerla. esta dispuesto a todo para retenerla, para que no le abandone, como piensa que ella va a hacer tarde o temprano.

Julia sale del baño envuelta en una toalla. se sorprende al ver las copas sobre la mesa. le da un beso y se sienta a su lado.

JULIA.- Hace tiempo que no nos sentabamos a conversar.

CESAR.- Tenemos que hablar muy seriamente.

JULIA.- Tú dirás

CESAR.- Siempre has deseado tener un hijo...

JULIA.- ¡ No empecemos con eso!, ya sabes mi respuesta.

CESAR.- ¡ Dejame hablar!

JULIA.- Hazlo, pero no vas a convencerme.

CESAR.- Se que te opones a buscar un donante anónimo en un banco de
esperma, que siempre me has dicho quieres saber quien es el padre.

JULIA.- Te equivocas. Siempre te he dicho que deseaba tener un hijo, pero
contigo y eso... no puede darmelo.

CESAR.- Julia, te doy todo lo que tengo... mi vida. Estoy dispuesto a tener ese
hijo que tanto deseabamos, que tanto necesitas.

JULIA.- (molesta por el tema de la conversación) ¡ Seamos serios, Cesar!. Los
milagros no existen y yo perdí ya todas las esperanzas.

CESAR.- Al igual que las madres, tambien existen padres de alquiler...

al oir esas palabras Julia se pone en pie violentamente.

JULIA.- ¿ Queeee?, ¿ que has dicho?. ¡ Estás rematadamente loco!.

CESAR.- (sereno y frio) Te estoy suplicando Julia, deseo más que nada en el
mundo que tengamos un hijo. No importa si no soy su padre
biológico, lo que me importa es llevar a cabo nuestro sueño y que,
cuando yo muera, te quede algo muy nuestro.

ella, anonadada por la proposicion de Cesar, se deja caer sobre el sillon. apenas puede contestarle.

JULIA.- Me estás pidiendo que me acueste con otro...

CESAR.- ¡ Estoy dispuesto a todo!

poco a poco, la idea va germinando en la mente de Julia. reaparecen las ansias dormidas de ser madre, y sin embargo, capta que tras la propuesta de Cesar hay algo oculto. teme que sea una especie de prueba, de una trampa que el la esta tendiendo y, decidida, quiere saber hasta donde el piensa llevarla.

JULIA.- Supongo que ya has pensado en todo...

CESAR.- Así es. Hasta he seleccionado al joven que podría ser el padre.

JULIA.- (con furia contenida) Y yo, ¿ no tengo nada que decir al respecto?. Es
monstruoso lo que me propones.

CESAR.- (con desgarro) No te lo estoy proponiendo... ¡ Te lo estoy suplicando!.

JULIA.- Pues bien, ¡ acepto!. Y que sea así, como tú quieres.

han pasado varios dias, durante los cuales, las relaciones entre ellos han sido de casi frialdad. estan en el salon, nerviosos. ambos han tomado unas copas, como para darse fuerzas. esperan la llegada de jorge.

llaman al timbre, es el. un hombre joven, como de 26 años, es estudiante, alto, delgado, atractivo y que en esta ocasion se presenta no muy seguro de si mismo.

JORGE.- Buenas tardes.

CESAR.- Jorge, vayamos a lo que nos interesa. Te presento a Julia.

durante la conversacion que sigue, Julia, en silencio, observa a los dos hombres que deciden lo que les conviene.
interiormente hierve de furia y de tristeza. se siente poco mas que un objeto y se rebela violentamente. ha decidido ser ella la que tome el mando.

JULIA.- Cesar, mejor dejanos solos.

Sorprendido por la dureza de la frase, el se levanta y sale del salón, sin decir nada. ella propone a Jorge una bebida, le sirve y toma asiento cerca de el, cruzando las piernas que, su corto vestido, deja al descubierto. su actitud es de provocación, se recuesta sensualmente contra el respaldo del sofá. es evidente que el joven esta siendo seducido por ella.

JULIA.- Me gustas... como donante... ¿ Y yo? ¿ te gusto a ti?.

JORGE.- No me imaginaba que fueras una mujer tan bella.

JULIA.- ¡ Mejor!. Así será todo mucho más facil para ambos.

Se inclina sobre el y le besa en la boca. Jorge responde al beso y la toma en sus brazos comenzando a acariciarla.

Desde la puerta entreabierta, Cesar, que iba a entrar en el salón, ve como la pareja se acaricia. retrocede en silencio y se derrumba en una silla del pasillo mientras comienza a llorar. su sacrificio por ella, por la mujer a la que ama desesperadamente, se ha consumado.

A través de la puerta vemos también como Julia pone en practica toda la sexualidad y lujuria que él le ha enseñado.

Cesar, a duras penas, ha conseguido llegar hasta su estudio, sobre un caballete está el último retrato de Julia, todavía a medio pintar, toma sus utensilios y comienza a trabajar sobre el.

Un dolor terrible traspasa el pecho de César. El pintor se tambalea, desorbita los ojos. Su cuerpo entero se crispa. Un hilillo de baba se deja caer entre la comisura de sus labios trémulos. Es como si un puñal atravesara su corazón. Trata de permanecer en pie y entonces un violento reflejo hace que su mano diestra clave la espátula en el lienzo, desgarrándolo. Después se desploma fulminado, con el corazón definitivamente roto. como una marioneta a la que se le hubieran roto los hilos, queda patéticamente tirado sobre el suelo del estudio.


ladiabla6969 61F

9/10/2006 2:32 pm

Gracias por tu comentario Hombre4u4ever, y debo decirte que si has sido capaz de leer seguidas mis dos últimas histórias, tienes una resistencia a prueba de bombas, su formato no las hace faciles de leer. Si, además y como dices, te han gustado, es ya para mi una recompensa, asii es que son tres los motivos de mi agradecimiento, que visites mi blog, que leas mis relatos y que los aprecies.
Un beso.
ladiabla6969


Nuya 46F

9/23/2006 1:25 pm

Fascinante y emotivo relato ladiabla, he pasado un rato mas que agradable. Es una verdadera adicción leerte.
Saludos


ladiabla6969 61F

10/28/2006 12:38 am

    Quoting Nuya:
    Fascinante y emotivo relato ladiabla, he pasado un rato mas que agradable. Es una verdadera adicción leerte.
    Saludos
Mil disculpas te pido, Pelirroja, por ni siquiera haberte respondido una palabra, para agradecerte tu comentario; será que estoy tan vieja y que las pocas neuronas que me quedan están para el desgüace.
Ha sido una grosería, por mi parte, el no hacerlo antes, creemé que lo lamento y mas aún cuando, como dices, eres adicta a mis relatos. A vosotros tengo que cuidaros muy especialmente, no tengo muchos lectores que digamos.
Saludos.
ladiabla6969


Become a member to create a blog