En el hospital  

rm_alcion71 46M
2658 posts
2/7/2006 2:17 am

Last Read:
3/9/2006 2:50 pm

En el hospital


Ya estaba en la habitación otra vez. El primer día, claro, uno está todavía sedado y, aunque “despierto”, no se entera de mucho. Sólo que ya la vi pululeando por ahí.

El compañero, una persona genial, un vashco puro, del Baztán, de los que no se dejan comer el tarro por politiqueos absurdos, de los que saben euskera por que es su lengua propia, no por que lo hayan aprendido en un euskaltegi. Nos llevamos de maravilla, todavía hoy charlamos por teléfono y, entre las palabrotas típicas de la montaña, nos gastamos bromas mutuamente.

Al grano, que me despisto. Las enfermeras… de todo, jeje. Pero como yo soy como soy, me llevaba bien con todas, sobre todo con esa señorica de hablar precipitado que me andaba buscando novias por los pasillos.

Cuando entró el segundo día después de la operación (yo todavía estaba un poco grogui), me quedé absorto. Era toda ella. Su cuerpo, su cara, sus formas, sus andares, su hablar, su acento ligeramente extranjero, la decisión y la delicadeza en sus actuaciones...

Supongo que debió percatarse, por que, en mi embelesamiento, ni me di cuenta de que ella también podría haberme mirado. Quizás por eso, el tercer día, cuando ya me tocaban a mí mis curas, lo hacía con una sonrisilla traviesa. No hablo de la mía, claro, creo que más que traviesa podría llamarse “de tonto”.

Ese mismo día, al compañero le mandaron ya para casa. Por eso, el cuarto día (y el siguiente), estuve sólo en la habitación. Ese mismo cuarto día, volvió a hacerme la cura. Como no sé si os imagináis la situación, la describo un poco: siempre hace calor en ese hospital, yo estoy con la parte de arriba del pijama, tipo camisa y abierto hasta la mitad, con calzoncillos tipo boxer y nada más, sin tapar con sábanas ni nada. Ella con su bata de pantalón y camisa de botones, atendiendo con todo el mimo del mundo mi tobillo. Entre tanto, charlando amigablemente y echándonos miraditas. Ostrás, y yo cada vez más flipao.

Cuando entró al día siguiente, el quinto, con todo su parafernalioso carro de hospital, volví a quedarme absorto. ¡Eh, tío, despierta!, me habría dicho algún amigo. En todo caso, había una cosa clara, yo le gustaba a ella también.

Al seguir sólo en la habitación y suponer que iba a venir ella, me había despechugado un poco más. Jodé, ¡pero no me había dado cuenta que los boxer que llevaba eran un poco más flojos! Así que aproveché un momento que se dio la vuelta para coger las vendas del carrito y me tapé un poco con las sábanas. Pero ella debió darse cuenta antes que yo de que Kolito asomaba sigilosamente por un hueco, por que cuando se dio la vuelta, vi que ella también se había soltado un par de botones de su bata. ¡Cielos!, si antes me quedaba absorto, ahora creo que se me quedó la boca abierta cuando me vendaba el tobillo, inclinada, y veía sus pechos directamente bajo la bata. Supongo que debió quitarse el sujetador antes de entrar, pero eso no me importaba mucho en ese momento. Creo que la combinación de lo que me gustaba, de lo que veía y de su voz me hacían permanecer en ese estado de embobamiento.

Cuando acabó, levantó los ojos y nos cruzamos las miradas. Su expresión era pícara. La mía cambió al instante, cerré la boca y esbocé una sonrisa también pícara. Mi mente también cambió radicalmente, y salí de ese estado en el que me había sumido. Nos quedamos mirándonos a los ojos. Ya no sólo eran nuestros labios los que sonreían pícaramente, ahora nuestros ojos hablaban al unísono de la misma manera. Sin dejar de mirarme, ella metió la mano bajo el trocito de sábana con el que me había tapado pudorosamente. Sabía perfectamente el hueco por donde quería asomar Kolito, ahora transmutado en Kolón. Por mi parte, yo retiré la sábana con una mano, mientras con la otra cogí su mano libre, tirando de ella suavemente, acercándola a mí, hasta juntar nuestros labios. Cerramos los ojos, yo la sujeté por la cabeza, ella hizo lo mismo con migo y nos fundimos en un beso apasionado, en uno de esos “primeros” besos, en uno de esos besos que dejan marca.

La cama estaba alta, no se como se las apañó para saltar sobre ella y ponerse sobre mí. Puede ser que yo la ayudara, no me acuerdo.

Nuestros labios se separaron y el beso fue sustituido de nuevo por miradas pícaras. No hablábamos, sólo nos mirábamos. Mis manos fueron directamente a su bata, las suyas a mi pijama. Nada de suavidad y ternura, era todo picaresca y travesura. Sus pechos asomaron definitivamente y, mientras ella acariciaba mi torso, la sujeté por la cintura, la incliné hacia mí e introduje uno de sus pezones en mi boca. Eso pareció gustarle. Lo succioné intensamente, mis labios abarcando más de lo que parecían poder, casi todo su pecho en mi boca y mi lengua jugando con el pezón, para luego dejarlo y pasar al otro, lamiéndolo primero, mordiéndolo después y dejándolo todo pringoso con mi saliva.

Ese fue el “punto de no retorno”. Se echó a un lado y se quitó lo que faltaba, los pantalones de la bata y sus braguitas, quedándose totalmente desnuda, para después quitarme a mí lo único que me faltaba. Al pasar los boxer por mis pies, su cara quedó a la altura de Kolito (perdón, Kolón) y lo introdujo en su boca. Directamente, sin preliminares. Uuuuuuummmmmm. Su movimiento combinado con su lengua jugando con la puntita y la saliva que escurría casi me hicieron gritar de placer.

Ella estaba agachada de “espaldas” a mí. La sujeté por las caderas y como pude, metí mi cabeza entre sus piernas, comenzando a lamer yo también su rajita. Estaba muy húmeda. Con los dedos la abría y lamía todo su interior, metiendo la lengua todo lo que podía, pasándola también por su clítoris reluciente, chupándolo, succionándolo, llenándoselo todo de una mezcla de saliva y fluidos. Mientras, ella seguía chupándome a mí, lamiéndome, llenándomelo también todo de saliva.

Cuando se dio la vuelta, volvimos a cruzar miradas pícaras y nos besamos con ardor, nuestras lenguas entrelazadas, nuestros rostros pringosos, el de ella con su propia saliva, el mío con la mezcla de mi saliva y sus fluidos. Besándonos, lamiéndonos la cara, mordiéndonos los labios y la lengua, mezclando todos nuestros pringues.

Tan calientes y húmedos estábamos, que, al unir nuestros cuerpos, Kolón entró directamente hasta chocar mis testículos con su culo, tan abierta estaba su rajita que su clítoris chocaba directamente con mi piel. El movimiento era frenético, yo alternaba movimientos rápidos y amplios, metiendo y sacando a Kolón en toda su longitud, con movimientos muy rápidos, vibrantes, con todo “él” metido dentro, de forma que su clítoris rozara con mi pubis. Ella apoyaba sus manos en mi pecho. Sentir su peso sobre mi torso me ponía más frenético. Yo la sujetaba por el culo, las yemas de mis dedos tocando la parte trasera de su sexo y su ano y levantando la cabeza para lamer sus pezones duros.

Ella llegó así al orgasmo. Su cuerpo se tensó, sus músculos se contrajeron, su cabeza se arqueó, sus ojos miraron hacia arriba, su sexo se convulsionó en múltiples contracciones…, para luego quedarse relajada mirándome a los ojos y besándome después.

Por mi parte, yo intenté controlarme. No llevábamos protección, ninguno de los dos suponíamos que íbamos a llegar a este punto, y, sin palabras, los dos nos lo expresamos mutuamente. Pero no queríamos parar, no queríamos dejarlo para “otro momento”. Ese era el momento, no otro.

Así que ella, sin decirme nada, se separó de mí, se dio la vuelta y volvió a introducir mi pene en su boca. Tan mojado se había quedado y tan húmeda estaba su boca, que su movimiento era todo suavidad, todo goce, todo placer. Intenté avisarle, igual no le gustaba, pero no pude, llegué casi sin darme cuenta. Mis músculos se contrajeron, mi espalda se arqueó sobre la cama, mis dedos se entrelazaron con su cabello, mi pene se convulsionó y sus fluidos se dispararon mezclados con su saliva. Uuuuuffffff !!! No podía gritar, pero a gusto lo habría hecho.

Después ella se volvió a dar la vuelta, de nuevo nuestras sonrisas pícaras y se acercó a mis labios. Eso no me lo esperaba. Nos fundimos en un muerdo pasional, abrazados, pegados nuestros cuerpos mojados, mezclando nuestras salivas con el fruto de mi orgasmo.

Así estuvimos un rato, besándonos, mordiéndonos, compartiéndonos…, su pecho apretado contra el mío, sus manos acariciando mi torso y mi cabello, mis manos acariciando su espalda y su cara.

Al final, claro, tuvimos que separarnos. De mala gana, a los dos nos hubiera gustado quedarnos así, desnudos, mojados, pegados…, juntitos.

Ella se lavó un poco, yo como pude también (que yo estaba operado, por si se pudiera haber olvidado). Nos vestimos. Nos hablamos un poco. Nos besamos de nuevo, esta vez con más ternura. Quedamos en que pasaría de nuevo al acabar el turno. Al salir por la puerta, volvimos a cruzar nuestras sonrisas pícaras. Ella siguió con sus tareas. Yo me quedé tumbado en la cama, con la mirada en el techo.

Y, vaya, cuando ella acabó su turno…, ¡¡ya me habían traído un nuevo compañero!!

-------------------

Besazos húmedos a todas y todos.

Espero que halláis disfrutado un ratito.

Alción, el “mojao”.

lujuriasexi 50F

3/3/2006 8:21 pm

Wowww Mojao!!!
Vaya que de enfermo no tenias nada, era sólo la operación, largo pero bueno tu relato. Abrazos...


Isy
5583 posts
2/13/2006 9:15 am

Diossssssssss!!!! me sentí enfermera (aunque también enferma de excitación)... que buena Alción!!!

Detesto los hospitales... pero si yo me encontrara un médico o enfermero que me mojaran de esa manera, de seguro me vuelvo hipocondríaca,

Besos



100% Venezuelan


calo_bonita2 54F

2/11/2006 7:33 am

saludos a kolito muack muack


rm_alcion71 46M
4357 posts
2/11/2006 3:09 am

Gracias por vuestros comentarios, compis.

Bueno... lo primero... eeemmmhh... aclarar... eeemmmmhhh..., que es todo fantasía, jeje. Bueno, ya se que ya lo sabíais. Esas cosas sólo pasan en las pelis. Si ya lo decís vosotros, que nos romperíamos el tobillo otra vez para ir a un hospital así.

Gracias por decirme que salgo bien la foto. A mí no me gusta nada, esta hecha con la webcam, pero quería poner algo más actual. En todo caso, dentro de poco me compraré una nueva cámara (de fotos) y podré poner algo mejor. Ah, y como sois ya varias las que me mandáis mensajes pidiendo fotos de Kolito... pues ya llegará, ya, jeje. Un pelín de paciencia. Eso sí, será un documento estrictamente confidencial, no lo pondré en la web.

De lo del compañero también quiero aclarar una cosilla, por que al releerlo puede parecer que tengo algo en contra de los que aprenden euskera en euskaltegis. Nada más lejos de mi intención. De hecho, yo me considero más afín a ellos, dentro de que casi no tengo ni idea de euskera. Era simplemente una referencia a la diferencia lingüística y social real y enorme entre los de pueblo y los de ciudad.

Muxu haundi (=besazo).


BAMBINABELLA3 47F

2/9/2006 9:52 pm

Mmmmm tremendo a propósito de que no podía entrar en la página llego a leer tu relato...eh!.... Yo me quedo con esos besos húmedos que nos dejas........ y la foto esta genial...cierto...mucho mas joven que la anterior...y sé que aun te puedes quitar otros 5 años...

Super besos Regios para Vos..

Bamb

♥ BAMBINABELLA3®♥


ladelpiratacojo 44M
216 posts
2/9/2006 6:57 pm

jejjeej Picaro Alción,

Aissss, las enfermeras....., con esas batas, esos pantalones en los que se marcan sus braguitas, mmmmmmm. Ah! ¿pero llevan sujetador?. Bueno con tal convalescencia cualquiera no desea volver a estropearse un poquito.

Jajjaaj, oye se me acaba de ocurrir que tú todavía necesitas curas ¿no?. Anda! o sea que.....no se ha acabado. Al ataqueeeeeeeeeee.

Un abrazo apañero.


jimmyjimmy205 52
5992 posts
2/9/2006 5:33 am

Viejo Alción:
Oye viejo qué te ves más joven en tu nueva foto, eh!, me imagino que las damas nuestras estarán encantadas. En cuanto a tu relato, wow, viejo, creo que no te puedes quejar de la atención supremamente personalizada y muy VIP, pues creo que te lo mereces, cierto?. Claro, kolon debió gozar hasta que volvió a ser kolito.
Oye viejo, te cuento que leí tu relato con suma atención que mi tony se transformó rápidamente en tonón (jajajaja).
Creo que deberías volver con más frecuencia al hospital, cierto?.
Abrazos, Jimmy


karlo375
(vicente k)
52M

2/8/2006 3:01 pm

Amigo Galileo,si te pasan esas cosas cuando estás malito,¿qué no te pasará cuando estes bien?-Pregunta:¿Volverás a verla?---Espero que lo sigas disfrutando.Por cierto,que mala suerte con lo del compañero,pero lo bueno,si breve,dos veces bueno.Un saludo.


rm_elpotro2005 49M
961 posts
2/8/2006 10:08 am

UFFFFFF, ¡que anécdota AMIGO "mojado"..digo Gali...jajajajaja
Muy BUENA la foto mi AMIGO....
En confianza , te comento , que se te ve Mejor y más optimista...
Las Damas que te conocen , te darán otra opinión mas detallada... pero yo...Ummmm
Se te ve muy bien.. jajajajaja
Gracias..
Un Abrazote juan josé pero


mamachonga69 48F
3473 posts
2/8/2006 9:31 am

Madre mia, que buena vibra pasa a traves del internet que los chicos me estan matando con sus relatos! No aclaras si es fantasia o realidad, pero poco importa pues la excitacion que produces con tu relato es real. Si hasta me saboreaba, sintiendo que estaba mirandote por una rendija.

Sólo espero, que no te dé malas ideas y busques estropearte otro tobillo, solo por regresar allá.

Llamale por telefono y luego nos cuentas.

Un beso a ti hombre de risos dorados y mirada dulce. Saludos a Kolito o Kolon según esté al momento de leer la presente.


pep_toni 51M

2/8/2006 3:37 am

Fantasia o no, sabes describirlo de forma excelente...

Me gusta tu nueva foto, ︾areces m嫳 joven que en la otra!

Ser嫳 un verdadero diablo otra vez, cuando est廥 totalmente recuperado, 積o?

Cuidate, pero 《ucho!


rm_Trevol1973 44F
371 posts
2/8/2006 1:00 am

!Holi el "mojao"!!!!!!!!!!
Y yo aconsenjándote libros para leer...!Dí que sí campeón!, la verdad es que es una de las mejores maneras de pasar el tiempo...je,je..
Me gusta como lo has escrito Gali, tiene tu gracia y tiene sensualidad, tiene fotografia...(ya he visto a tu Kolito y a tu Kolon...fantasía no me falta y tu has descrito imágenes...fotos), también tiene deseo y todo esto sumado, nos pone contentillos.
!Un besote enorme y sigue disfrutándolo!


Become a member to create a blog