EL PARAISO  

adoroavenus 57M
456 posts
4/9/2006 4:30 pm

Last Read:
6/14/2006 1:24 am

EL PARAISO


En el paraíso sólo habitaba una hurí. Habría más, pero ella destacaba de entre todas por su belleza y, sobre todo, por su hermosa sonrisa. Además, era mi hurí. Las gasas que la cubrían dejaban asomar un pecho en el que despuntaban dos pezones erguidos que invitaban a beber de ellos y sentir como su dureza engalanaba mis labios.
Su ombligo, adornado por un piercing, parecía un manantial de néctar que colmaba mi insaciable sed. Las transparentes gasas incitaban a admirar ese esplendoroso cuerpo despojado de ellas y a acariciarlo sin usura. Sentir su suave piel entre mis dedos y sonrojar su cutis con cantos que le dibujan esa hermosa sonrisa que la convierte en diosa entre las diosas. Aunque, llevado por mi deseo, le apago la sonrisa con un beso que se convierte en fuente de pasión. En sublime expresión de un deseo que cada vez es más fuerte.
A pesar de mis nervios y desbordada excitación, logro despojar la de las gasas y contemplar un pecho en que las areolas coronan unos pezones erectos que noto como acarician mi piel. Su ropa interior trasluce un pubis ardiente, húmedo, deseado. El tatuaje que adorna sus nalgas queda desposeído de esplendor ante la magnitud de tan hermosa visión.
Los besos que en ellas deposito mientras hago desaparecer sus bragas me hacen subir a su espalda y disfrutar de una piel cuyo sabor es expresión de los manjares que sólo los dioses pueden disfrutar.
Su cuello, sus labios, sus pechos me abocan a disfrutar de una noche de pasión. Mis dedos acarician un clítoris cada vez más húmedo del que mis labios beben con pasión. Mi miembro, erecto… muy erecto, penetra en ella y hace que nuestros cuerpos inicien un frenético baile en el que el ritmo es sólo marcado por el deseo que cada vez es incrementado por sus movimientos.
En el paroxismo del placer, nuestros gemidos quedan ocultos tras los besos que depositamos en nuestros labios.
Agotados, detenemos nuestra euforia para poder mirarnos mientras nuestras manos entrelazan sus dedos.
La misma mano que quedó húmeda tras tan hermoso sueño.

Become a member to create a blog