Nieto de la guerra - El que no crea en el destino es un est  

MiAmorEnTuBoca 40M
56 posts
5/30/2006 7:54 pm

Last Read:
8/11/2006 7:47 pm

Nieto de la guerra - El que no crea en el destino es un est

Aunque han pasado unos años ya desde que murió mi abuela paterna, hermana de mi abuela materna pues mis padres son primos hermanos (algún día hablaré sobre ésto en profundidad); hace poco que me enteré de algo que me sorprendió y a la vez me alegró: un gesto en un papel escrito como última voluntad denota que, en una família que yo creo y creía descastada de afecto, hubo, por algún pequeño instante, pinceladas de romanticismo de la época.

Mi abuela Concha, la yaya Concha para mi siempre, tuvo un novio antes de casarse con el que un día sería mi abuelo y padre de mi padre. Me cuentan que éste novio que mi abuela tuvo, primerizo, marchó a la guerra, a combatir en el lado republicano y que no volvió de ella. Como dice la canción: "No hay nada más bello que lo que nunca he tenido, / nada más amado que lo que perdí.", parece ser que mi yaya nunca olvidó a ese primer novio suyo y que, y esto fue lo que me sorprendió/alegró, dejó escrito en su testamento que la enterraran con la foto de él que aún conservaba. Quizá 60 años después o más mi abuela quiso dedicar sus últimos momentos en ésta tierra para esa persona que un día tanto amó.

La vida da vueltas y todo "cura" y tiempo después apareció la figura del que un día sería mi abuelo, mi yayo, aunque no sé si lo llamé alguna vez así. Lo llamo yayo ahora aquí por no dejarlo en posición más baja que mi abuela, pero nunca sentí el afecto suficiente por esa persona para llamarlo así.

Se casaron y trajeron al mundo los que ahora son mis tios y tias, y a mi padre, claro.

Para explicarlo de una manera un tanto "suave", diré que mi abuelo no fue lo más bonito que le podría haber pasado a mi abuela, a mi yaya, ni a sus hijos e hijas, ni a sus nietos. Ni a nadie. Mi abuelo hizo buena representación para con la vida en común con mi yaya, mi abuela, lo que su apellido, el mío también, representa: una guerra. Guerrero soy de apellido, hijo de Guerrero y nieto de Guerrero.

Su hijo, mi padre, no supo hacer otra cosa en su vida que seguir los pasos de su padre, mi abuelo, mi yayo: Guerrero soy, hijo de Guerrero y así también una guerra tuvo por dar a su família el que un día se casó con mi madre. Le llamo padre porque de alguna manera he de referirme a él, no porque así lo sienta.

Guerrero soy, hijo de Guerrero y nieto de Guerrero. Nieto varón de hijo varón, el único de toda la família. Así pues el único que puede dar continuación al apellido familiar.

Ahora entiendo porqué a mi me trataban de manera distinta a mis primos. Qué mezquindades tiene la vida.

Y volviendo atrás en ésta historia pienso que si Guerrero soy no es por otra razón que el equívoco de los hombres, que marcan cuando se ha de parar el tiempo y hacer que estalle una guerra entre hermanos, que separe famílias, amores, pueblos, esperanzas y todo lo que una guerra separa y une, porque también une.

Así pues me considero un nieto de la guerra, pues vine aquí, a este Mundo porque la guerra separó a mi yaya de su primer amor juntándolo con su guerra de por vida y su Guerrero, que un día sería padre y así su hijo padre también sería, y así un día nacería yo que Guerrero soy, nieto de Guerrero, hijo de Guerrero y, por lo descrito, también nieto y herencia de la guerra. De la guerra Civil entre hermanos y de la guerra de vida que mi abuela, mi yaya, sufrió.

La guerra separó algo que dió fruto a la equivocación, como equivocada fue la guerra por el hecho de serlo. La guerra juntó a un Guerrero que emprendió su particular guerra. De esa unión un día nacería yo, que Guerrero soy, nieto de Guerrero, hijo de Guerrero y que, como equivocada fue la guerra, así yo un equívoco también.

La guerra y el tiempo hicieron que yo existiera y exista. La guerra separó a un amor para juntar a un Guerrero que continuó con otra guerra. Guerrero es mi padre que continuó la guerra que el suyo empezó. Guerrero es mi apellido y, los que bien me conocen y ven y han visto mi vida y mi día a día saben que éstos son una guerra.

La guerra une y la guerra separa, da y quita y el destino pone a cada uno en su lugar.

Y ahora piensa uno aquella frase que escuchó un día y dice: "el que no crea en el destino es un estúpido" * .

Así pues existo porque una guerra separó y unió, así pues guerra, Guerrero y destino conforman mi ser. Es por eso que un día decidí que si he de ser padre, que sea de una hija y así acabar con un apellido que ha hecho, tristemente, demasiado honor a su nombre.

* Respuesta de Juan José Palacios "Tele" en el documental "Triana - Una historia", al ser preguntado por la muerte de Jesús de la Rosa.


Isy
5583 posts
6/1/2006 9:43 pm

Interesante relato... pero te digo que si eres Guerrero de apellido por causa de la guerra, debes ser también un guerrero en la vida y dar un nuevo significado a la palabra llenándola de nobleza y gallardía, cambiar el concepto y que si tienes un hijo se sienta orgulloso de ser un Guerrero como tu.



100% Venezuelan


calo_bonita2 54F

6/8/2006 12:49 am

Asi es la vida
el destino
nos pone a veces la vida donde no creiamos estar
y sin embargo la sobrevivimos
entiendo mas de lo q crees
tu relato
besitos


rm_alcion71 46M
4357 posts
6/9/2006 2:27 am

Pasaba a saludarte, McWarrior.

Me han gustado tus textos. Por cierto, tengo el disco de Venom, así que me lo pondré otra vez, así tengo otro punto de vista de la canción.


calo_bonita2 54F

6/20/2006 1:31 am

donde estas?


Become a member to create a blog