Reflexiones para estos tiempos pol  

MefistoAdvocate 43M
125 posts
1/24/2006 2:33 pm

Last Read:
3/16/2006 1:24 am

Reflexiones para estos tiempos pol


Estoy conciente de que hablar de política, religión y futbol es meterse en mucha polémica, pero como en esta página se habla preponderantemente de sexo, tema que también es muy polémico, hoy me permitiré desviarme un poco y escribiré sobre política.

Es triste ver que en nuestro país no existe una conciencia ciudadana real, no tenemos esa actitud de participación en los asuntos que nos afectan a todos ni tampoco el respeto a las leyes como único medio efectivo de lograr una convivencia armónica, pero no, los mexicanos (¿o seremos mexinacos?) no somos así.

Ayer por la tarde me dirigía a la recién fundada Universidad Autónoma de la Ciudad de México, plantel San Lorenzo Tezonco, porque un buen amigo que es maestro de ese lugar me pidió que acudiera a participar en una mesa redonda para discutir con estudiantes y académicos sobre diversos temas. Total, que casi al llegar a dicha universidad y aún a sabiendas que el lugar donde está dicho plantel es de difícil acceso y en una zona poco segura (por decir lo menos, para que se den una idea, está a espaldas del Reclusorio Oriente, en Iztapalapa, muy lejos de ser una zona "bonita" ), también me topé conque una de las calles que dan acceso a la entrada de la universidad estaba bloqueada en un sentido por un microbús que supuestamente habría sufrido una avería y, en el otro sentido, por un automóvil estacionado bastante lejos de la banqueta y que, para colmo, pertenecía a uno de los vecinos de la cuadra.

Me bajé del coche y empecé a preguntar de quien era el auto que estaba impidiendo la circulación y, para mi sorpresa, la respuesta me la dieron una señora y una "niña" de unos 14-16 años: que el microbús era del vecino de dos casas adelante y se la había descompuesto la transmisión, por lo que no era posible moverlo y el coche que estaba en el otro sentido de la calle era del hermano de la mocosa, pero no se le antojaba moverlo porque, al fin y al cabo, "no era ni una carretera ni una avenida" y que si quería pasar, buscara otra calle, porque ninguno de los dos se iba a mover...

Así, sin ningún recato, y con todo el desparpajo de nuestra adorada y muy mexicana falta de conciencia y nula civilidad, como estas personas que bloqueban la calle, muchos mexicanos nos robamos la luz, la señal de sky o de cablevisión, instalamos tomas clandestinas de agua, nos estacionamos en doble, triple, cuádruple fila; tratamos de "saltarnos" trámites mediante la típica mordida, sin mencionar las famosísimas marchas y plantones de nuestra congestionada ciudad... pero muy, muy pocos participamos en alguna actividad que nos ayude a todos...

El punto de todo este choro no es la gravedad de lo que me pasó ayer (creo que a cualquiera que viva en la ciudad de México le habrán pasado estás y otras cosas mucho más graves), sino que es imposible que nuestro país de verdad cambie mientras no cambiemos la actitud hacia los demás, que entendamos que pensar en los demás es también pensar en nosotros mismos y que actuemos en consecuencia.

Más allá de nuestras filias y fobias políticas, ¿cómo es posible que el Presidente salga a "defender" a los hijos de su esposa por negocios bastante sospechosos (por decir lo menos... un par de mequetrefes que hace menos de 5 años no tenían ni para comprarse un coche ahora resultan ser multimillonarios por la gracia de Dios, ¡¡¡qué casualidad!!!)?, o que un ex-gobernador y ex-aspirante a la candidatura presidencial tenga varios cientos de millones de pesos en propiedades inmobiliarias salidas de su "honesto trabajo", o que el principal operador político y financiero del exjefe de gobierno de la ciudad sea una rata de siete suelas, pero mientras tanto el ahora candidato nos hable de su "honestidad valiente" etc, etc...

Ejemplos hay miles, de todos los partidos y colores, pero el verdadero problema está en todos nosotros, en la inmensa mayoría de los ciudadanos que no tenemos partido político, que siempre nos quejamos pero que no hacemos nada y, para colmo, rompemos la ley y pasamos sobre quien sea en la primera oportunidad porque no es más fácil, cómodo o simplemente "nos vale gorro".

En fin, estoy un poco decepcionado y triste, esperando que no llegue el día en que coincida con varios de mis más queridos amigos y familiares, quienes decidieron emigrar hacia otros países porque "este país no tiene remedio"...



Become a member to create a blog