LA CIENCIA CORRIGUE LO QUE LA NATURALEZA CREA " EL PENE"  

sheilyn_milena85 31F
22 posts
12/31/2005 8:40 am

Last Read:
3/5/2006 9:27 pm

LA CIENCIA CORRIGUE LO QUE LA NATURALEZA CREA " EL PENE"

En la actualidad es posible extender el tamaño del pene. En Cuba se realiza este tipo de cirugía. La técnica de alargamiento la aplicó por vez primera un urólogo chino en 1984. Solo se usaba en casos de accidentes o malformaciones en niños

Para los hombres el tamaño del pene es como el dinero. Nunca están conformes con lo que tienen y siempre quieren más. Así comentaba el doctor chileno Eduardo Pino, de la Clínica Androsex, en su última visita a Cuba, donde impartió, a finales del pasado año, un curso teórico práctico acerca de los más novedosos procederes quirúrgicos en el tratamiento de las disfunciones sexuales.

El experto chileno está convencido de que el 90 por ciento de los hombres tiene complejo de pene pequeño y a la mayoría le gustaría superar la proporción que le dio la madre natura, ambición masculina completamente realizable gracias al desarrollo de una técnica que posibilita alargar el tamaño de ese órgano.

La operación, relativamente nueva en el ámbito andrológico mundial, es bastante compleja debido a que el cirujano debe cortar el ligamento que sostiene la raíz del cuerpo cavernoso al hueso de la pelvis, el cual tiene dos pilares: uno derecho y otro izquierdo, que al tiempo de permitirle un ángulo de 90 grados, lo acortan.

En opinión del doctor Pino es recomendable además separar el cuerpo cavernoso del hueso crural y pubiano de ese órgano masculino y sacarlo hacia fuera. De ese modo, el pene se hace péndulo y se obtienen unos dos centímetros (de los 6,3 que están insertados en esa zona), aparte del que se ganó al cortar el ligamento.

Para que el beneficio sea mayor, el mencionado especialista exhorta a retirar la grasa prepubiana, la cual muchas veces sepulta demasiado al pene y le hace aparentar un tamaño menor del que realmente tiene. Todo ese proceder permite obtener en general entre tres y cuatro centímetros por encima del tamaño natural.

Otra manera de alargar el pene es colocándole injertos. Esta segunda variante casi siempre requiere más de una intervención quirúrgica y es empleada fundamentalmente en hombres con micropene, accidentes, u otro tipo de alteraciones que dificultan la relación coital.

A cualquiera no le toca

El mito de que un pene grande es sinónimo de virilidad ha provocado que muchos varones tengan una falsa percepción de su imagen externa y sientan complejo de pene pequeño. La existencia de este fenómeno, alimentado durante años por una burda publicidad que exhibe hombres con un miembro superdotado e impone esa imagen como símbolo de poder y éxito, lacera la autoestima de un gran número de hombres que no portan el tamaño “deseado” y les provoca complejo de inferioridad. También condiciona el desarrollo de trastornos psicológicos, que impiden sentirse bien durante la relación coital y disfrutar de una sexualidad sana y placentera.

El alargamiento del pene podría, en algunos casos, solucionar el trauma debido a que en ocasiones el límite entre lo psicológico y lo orgánico se vuelve impreciso. Pero resulta inadmisible someterse a una operación innecesaria.

Los riesgos que implica invitan a reflexionar ante la decisión de optar por esta variante, a la que solo deben acogerse quienes realmente no puedan penetrar a su pareja y satisfacerse porque carecen de un tamaño que lo permita. Además, no en todos los casos está indicada la cirugía. La selección depende de las características de cada persona en particular.

La técnica del alargamiento del pene se introdujo en Cuba en el año 2000, fecha en que se popularizó. En la actualidad, según declaraciones del doctor cubano Ulises Sylveira, es realizada con éxito en el hospital capitalino Hermanos Ameijeiras, del modo en que el doctor Pino recomienda y espera extender a otros centros de salud del país.

Este procedimiento a pesar de proporcionar una longitud mayor, impide alcanzar una erección de 90 grados. El pene se erecta, pero hacia abajo porque le falta el ligamento. No obstante constituye la única solución posible para aquellos hombres inconformes con lo que les dio la madre natura o afectados por alguna patología congénita, que les impida realizar el coito.

EL TAMAÑO NO IMPORTA

Las dificultades para realizar el coito con un pene pequeño son infrecuentes. El tamaño no causa problemas en las relaciones sexuales, a menos que las dimensiones sean extremadamente minúsculas. Menos de cinco centímetros en erección podrían dificultar la penetración y reducir el placer.

A la mayoría de las mujeres no les preocupa el tamaño, aprecian mucho más el amor y las caricias que la pareja les proporciona. Cualquier pene, sin distinción de longitud ni grosor, puede rozar la parte más sensible de la mujer (ubicada a la entrada de la vagina), y producir la excitación sexual y el orgasmo femenino. Por otra parte, los resultados de una encuesta publicada en Internet aseguran que al 99.5 por ciento de las mujeres no les parece importante el tamaño del pene en la relación sexual. Solo el diez por ciento se fija en eso.


Become a member to create a blog