Relato desde argentina  

rocco_porn_ve 41M
4 posts
7/16/2006 11:23 am

Last Read:
7/21/2006 8:34 am

Relato desde argentina

Hola, mi nombre es Luis, soy de Mendoza, Argentina y les voy a contar una historia que me cambio la forma de ver las cosas en una pareja e hizo que perdiera el respeto por las mujeres...

Todo comenzó en un viaje que hice hace dos años con Andrea, mi novia en ese entonces y una pareja de amigos: Claudio y Patricia. Fuimos a San Rafael donde alquilamos un departamento con dos habitaciones donde la pasamos los cuatro. De día salíamos a excursiones, hacíamos rafting, natación, cabalgatas y todo lo que pudiéramos, a la noche .. cada pareja a su habitación y .... hay lo que Dios quiera...

Las vacaciones estaban planeadas para 7 días y la noche del cuarto día cambiamos de idea al llegar al departamento, en vez de ir cada uno a su habitación a coger hasta dormirnos.. decidimos comprar unas cuantas bebidas y quedarnos los cuatro tomando hasta que no diéramos más...

Después de bajarnos una botella de fernet y 1 cerveza cada uno... decidimos jugar al truco en parejas... pero claro... no podíamos jugar sin apostar.... decidimos que cada partido perdido serían unas prendas menos..

El primero lo ganamos, como estábamos en verano y hacia mucho calor, no eran muchas las prendas que teníamos puestas, por lo tanto Claudio... en esta primera mano... ya quedó en slip y pato, sacó su remera y quedó con su bikini, que era lo único que tenia debajo, en ese momento, a pesar de que la había visto mil veces en maya, la forma sensual en que se quito la remera, hizo que desde ahí en mas no pudiera sacarle los ojos de encima... me deslumbre al observar con otros ojos la forma de sus pechos que a pesar de no ser de gran tamaño, se veían duros y muy estilizados a tal punto que hacían que perdiera importancia el color verde de sus ojos y los bucles que en su pelo negro decoraban su rostro angelical.

Ni Claudio ni Andrea dejaron de notar mi rostro cuando pagaban la apuesta... y momento después... Claudio me dijo en son de broma:

- Che es mi novia... deja de mirarla de esa forma!!!

Yo le respondí con un gesto, dándole a entender que no podía dejar de hacerlo, pero el tema fue Andrea, que se arrimo a mi oído para decirme sin que nadie mas escuchara:

- o dejas de mirarla o no tendrás mas postrecitos en todas las vacaciones.

Yo sonreí como para disimular la situación y seguimos jugando..

En este partido note que no solo yo era observador de Pato, Andrea no quitaba los ojos de ella, lo que no me parecía extraño, porque me imaginaba que ella quería encontrar en Pato lo que a mí me había deslumbrado...

Copas van .. copas vienen y paff... perdimos... quedamos en iguales condiciones que los chicos, ya estabamos todos con las mismas prendas. Andrea, pensando que ahora mi rostro de pasión seria dirigido a su cuerpo, que a pesar de no estar nada mal, mucho más linda que Patricia, con sus curvas muy bien marcadas y un cabello rubio a medio hombro que muestra un cuello que deja libre la imaginación de cualquier tipo (es la chica ideal para disfrazarla de colegiala...) se asombro cuando noto que mi actitud no había cambiado y que mis ojos estaban clavados en esas tetas que despertaban en mi un deseo casi infrenable de hundir la palma de mi mano entre la bikini y esos pezones que mi mente ya los había dibujado.

Pasado un instante, mi novia, ya no pudo hablar en voz baja y en un tono de bronca me dijo:

- me voy a dormir!! No soporto tu cara de baboso!! Y no te arrimes por mi cama hasta mañana.

Le respondí diciendo:

-No podes ser tan tarada.... acaso vas a arruinar las vacaciones por una boludes así??

Ella no cambió de idea... al contrario, mi respuesta aumentó su bronca y le pidió a Pato que la acompañara a nuestro dormitorio.. se retiraron y yo quede con Claudio en el strar, a los dos segundos me di cuenta que el también él estaba enojado por lo que había pasado, ya que sin dar muchas explicaciones se fue a dormir... una vez solo, frente a una botella de ginebra que me acompañaba decidí ir a ver como arreglaba la situación... intentando hablar con Andrea, pero ella ni me dejo entrar a la habitación pidiéndome que por esa noche durmiera en el sillón que estaba en el living. Con bronca y cargo de conciencia preparé lo que por esa noche haría de cama para poder dormir ... me acosté... dormí un buen rato pero me desperté a media noche.. el problema no me dejaba dormir, ya que me daba cuenta que las vacaciones se irían al carajo.. con muchas ganas de fumar y sin saber que sería de mis compañeros y donde estaba cada uno de ellos me dispuse a buscar mis marlboros que estaban en el cuarto donde debería estar durmiendo Andrea.

Al llegar a la puerta, estando esta cerrada, pero sin llave, ya que ninguna de las puertas internas del departamento las tenían, la empujé y noté que estaba trabada con una silla, con mucha bronca le di un empujón mucho más fuerte hasta que cedió el precario cerrojo y para mi sorpresa, vi una imagen que nunca podré quitar de mi mente, por fin pude ver los pechos de Pato, que se había quedado para darle compañía a Andrea, pero había un problema, vi sus tetas porque ambas estaban desnudas, Andy detrás de Pato, y sobre su hombro se daban un beso muy apasionado. Deslumbrado por la escena, me quedé inerte, y cuando notaron mi presencia cerré la puerta de un golpazo y me dirigí al dormitorio de Claudio para contar lo que sucedía, antes de llegar Pato me alcanzó y rogó que no dijera nada, ya un poco mas calmo, le dije bien ... por ahora me callo, pero esto tendrá un costo....

Andrea que no tenia rostro para mirarme a la cara con lágrimas en los ojos me pidió que la perdonara.. que con todo lo que había tomado no sabia lo que estaba haciendo, le dije eso lo vamos a ver... depende de algunas cositas.... ambas paradas a mi lado a solo unos cm de la puerta de la habitación de Claudio, Pato cubierta con una sábana y Andrea totalmente desnuda y con su rostro cubierto en lagrimas, las tomé a las dos de las manos y las dirigí nuevamente al lugar de la escena que me había dejado atónito. Cerré la puerta, la trabé nuevamente con la silla, pero esta vez, de forma tal, que de ningún modo se pudiese abrir y les dije:

- Ahora quiero ver lo que hacían !!!

- No por favor; me rogó Andy y sin terner que decir nada ya que Pato lo hizo por mi:

- Por favor Andy, estoy a punto de casarme con Claudio y no quiero que eso se arruine por una noche de alcohol.

Con rostro de amargura, Andrea accedió y lo dio a entender con un movimiento de cabeza.., me senté en la silla y como espectador de una obra de teatro les dije... bueno, que comience la función...

Pato, como para llegar nuevamente al climax que yo habia roto, se arrimó lentamente a donde su compañera, le pasó la mano por su rostro para que cerrara sus ojos y comenzó a besarla.

Ese beso tubo un comienzo un poco forzado para ambas pero de un momento a otro se fueron olvidando de mi presencia y lo que era incómodo para ellas comenzó a convertirse en placentero... interrumpieron el beso para que Pato dejara caer la sábana que cubría su cuerpo dando a mi vista un espectáculo formidable y haciendo que mi mente ya no tuviese que imaginar todo lo que el bikini horas antes estaba cubriendo. Una vez desnuda tomo la mano de Andy y la dirigió a sus pechos, que con timidez su compañera aceptó, vi como el rostro de Pato comenzada a encender una pasión que me la trasladó de inmediato haciendo que me excitación aumentara a pasos agigantados. Ella, al lograr recuperar la calentura que debió tener momentos antes, no dudó y dirigió su mano derecha al sexo de quien la noche anterior no me había dejado penetrar su culo y de quien con dificultad de tanto en tanto me daba una mamada. Mientras que con la otra mano tomo de la nuca a su amante para hacer que le chuparan las tetas. Andrea estaba haciendo lo que yo había deseado e imaginado... eso me hizo volver loco ... mi excitación no paraba de aumentar pero me quería mantener ajeno a esa escena tan bella. Las chicas seguían paradas a un lado de la cama, hasta que Andy, por los temblores que producía el roce de las suaves manos de Patito en su clítoris, dejo caer su espalda en la cama pero sin dejar de tocar el piso con sus pies, ante esto, la morocha no aguanto sus deseos y se arrodillo dejando su mirada a la altura de la concha mas delicada que había podido penetrar mi pene, lentamente fue arrimando su boca a la parte mas sensible de mi novia, asegurándose que su aliento movilizara los muy bien depilados bellos que adornaban la ya dilatada y húmeda concha dejando a mi vista una cola espectacular que apoyaba sobre sus talones. Mi excitación hizo que me incomodara el slip y que me lo quitara, por tal motivo no pude ver cuando ellas se movieron para hacer un perfecto 69, cuando las vi, estaban temblando de la mamada que una le daba y la otra le correspondía, logré ver la cara de mi amor cubierta de líquidos que salían del sexo de mi amiga, no aguanté mi pasividad y decidí ser parte de tan grato momento, me arrime a ellas y con la lengua recogí los restos de flujo que se alejaban de la boca de Andrea, limpiando de ese modo su tierna cara, tan próximo como podía a la concha de Pato, ella me dijo:

- vos querías ver lo que hacíamos, y en ese momento, no estabas, así que volvé a la silla.

Considerando que no estaba mal lo que mis ojos veían decidí retirarme para volver a mi lugar, dejándoles de ese modo el lecho solo para las dos hembras que no paraban de gozar, ya sin importarles en lo mas mínimo que tuviesen un espectador.

De un momento a otro Pato saco debajo de la almohada un consolador que imagino sería un celoso juguete que usaban con su novio, lo llevó a su boca dejándolo mojado por su saliva y dirigiendo uno de los extremos del artefacto a la cúspide de una de las tetas de Andy, accionando un mecanismo, el juguete comenzó a vibrar, dándole unos masajes en el pezón de su hembra, cuando este logro la dureza que la experta esperaba lo retiró para seguir el trabajo con sus dientes y sin desaprovechar la marcha del vibrador, lo bajo hasta hacer puerto en la bajina de su amiga, una vez ahí comenzó a hundirse de a poco y a arrancar gemidos de placer de quien estaba haciendo el papel de mujer en ese encuentro.

A esta altura, yo estaba tan excitado que sin haberlo planeado estaba dándome una paja que en cualquier momento me haría terminar. Pero la tuve que dejar cuando Patricia dijo:

- Esperen un poco, acá solo uno de los tres esta gozando como todos lo queremos, Luis, vení, necesito algo dentro de mi concha lo más rápido posible.

Y bajando nuevamente los pies al piso pero sin alejar su rostro de las Tetas de Andy, dejo a mi disposición tanto su culo como su concha, sin dudarlo, me aproximé a quien deseaba tener algo dentro suyo, con todo su sexo a la altura del mío, comencé a rozar mi pene en su clítoris, logrando que ella gimiera como loca y que mi pija se mojara con sus jugos, una vez que estaba bien húmeda comencé a barrer la mayor cantidad de líquidos posibles hasta la puerta de su colita, situación que no parecía incomodarle, ya que respondía con gemidos y no dejaba de jugar con el consolador y de chupar las tetas de Andy. De a poco deje de bajar en busca de mas lubricante para comenzar a presionar el umbral de su culo logrando que de a poco fuese buscando lugar mi miembro para ir desapareciendo, llegado un punto, y considerando el tamaño de mi pistola, la mujer que estaba clavando pego un grito de dolor que se trasladó en un empujón al artefacto con que daba placer a mi novia, sumergiéndolo aún más y contagiando el grito a su hembra, al ocurrir esto se dio vuelta y me dijo:

- Andy me comento que querías hacerle la cola pero ella no se animaba, este es el momento...

Retiró suavemente el consolador de donde no había parado de jugar y le dijo a su hembra:

- Te voy a enseñar a darle a Luis lo que te pide...

La tomo de la mano e hizo que se colocara en cuatro patas dejando su parte trasera al borde de la cama, Andy, con la excitación que tenía, no estaba dispuesta a negarse a nada y Pato estaba como organizadora de esa pequeña fiesta quien con un ademán me dio a entender que me aproximara para hacer algo que hasta el momento, ni yo ni la “victima” habíamos hecho. Me aproximé y apenas tubo Pato mi pene a su alcance lo tomo con una de sus manos para aproximarlo al ano que estaría por clavar, yo haciendo las beses del juguete que hasta hace unos momentos tan bien había utilizado la anfitriona me dejé llevar y hacer todo lo que ella ordenaba, cuando se enfrentó mi pene al lugar donde quería entrar, ella me detuvo diciendo:

- En seco nunca podrán gozar ni ustedes ni yo.

La Organizadora, con cara picaresca, se arrodilló y comenzó a besar las nalgas de Andy, esos besos comenzaron a convertirse en lengüetazos que de a poco atacaban el centro de esa cola redonda y durita que tantas veces yo mismo había querido penetrar, cuando menos lo imaginé, estaba dando un largo beso negro a mi novia y con lentas arremetidas Pato insertaba su lengua en ese exquisito ano y de pronto, retiro solo un poco su rostro me miró y dijo:

- esta parte ya esta bien...

sin dejar de mirarme, comenzó a pasar su lengua por mi capullo y de a poco a introducirlo en su boca, mientras, con una mano acariciaba mis pelotas y con la otra buscaba introducir un dedo en ese poto tan estrecho, antes mojándolo con el flujo que caía de la concha de mi comprometida, el grado de calentura era tanto que todos temblábamos con tanto juego y placer... lo que se interrumpió solo por un instante cuando sentí que esos carnosos labios abandonaban mi pija y la mano que acariciaba mis testículos ahora dirigía todo mi cuero hacia la puerta del culo tan deseado por mi...

- bien chicos, dijo Pato, ahora siguen ustedes...

yo obedeciendo la orden que acaba de recibir comencé a presionar mi cuerpo contar el de Andy y de a poco comencé a sentir como entraba muy ajustadito mi chinchulín en el marrón de Andy, ella, sin pronunciar otra cosa que:

- Dale!! Dale!! Dale!!

Fruncía su culo dificultando el acceso y asiendo que de golpe un dolor la hiciera pedir por favor que la sacara, pero esta vez yo no tenía por que cuidar a quien no dudo en meterme los cuernos en mis narices y en contra de lo que me pedía de una sola embestida metí casi la totalidad de mi pindonga haciendo que ella apretara sus dientes para no gritar y despertar a claudio. Mis arremetidas no se detuvieron y mi excitación aumentó cuando me percate que Pato no quería quedar ajena a nada y colocándose debajo mío, entre mis piernas, comenzó a lamer mi culo y mis bolas, ya no podía parar las entradas y salidas cada vez eran mas exquisitas y Andy estaba transformando un inmenso dolor en una fuente de placer que estaba descubriendo en ese momento, comenzó a relajarse dispuesta a gozar y para acompañar el momento, comenzó a frotar su concha con una mano apoyándose sobre la cama con sus tetas. De pronto sentí que estaba llegando a un clímax que terminaría con derramarme en el poto de mi novia, Pato, al darse cuenta de ello, me separó de mi Puta y se preparó para recibir mi leche en su boca, shhh, que momento inolvidable, estaba terminando el la boca de una puta lesbiana después de haberme clavado un culo formidable, saque hasta lo que no tenia dentro llevándose con migo los suspiros y gemidos que antes de ninguna manera había podido sacar, quede agotado con tal acabada, y me tiré en la cama dispuesto ver como seguían mis amantes...

Pato, con su boca llena de semen se dirigió para darle un beso a Andy, pero esta no lo acepto, y le pidió:

- Deja caer esa lechita sobre tus tetas.

Pato, ni lenta ni perezosa, lo hizo, pero se aseguró que mi polvo cayera también en su panza y en su concha. Lentamente, Andy fue recogiendo los restos de todo el semen que ya se había mezclado con el sudor de Pato y como una especie de aspiradora, no dejo ni un solo poquito en sus tetas ni en su pancita, solo quedaba limpiar su conha pero antes de seguir ahí me miro y me pidió ayuda, en ese momento, ambos nos dirigimos a esa rincón, que derramaba líquidos los que se mezclaban con mi propia leche y ninguno de los dos dudaba en recoger y tragar, era un momento de amor compartido, donde se juntaban lenguas con el sexo de nuestra amiga, tanto fue el placer que le dábamos que de un momento a otro comenzó a cambiar el sabor de esa exquisita bebida que estabamos disfrutando y con gemidos mezclados con vibraciones y apretones de las piernas, nuestra amante comenzó a terminar como jamas antes había visto terminara una mujer, nos pedía por favor que siguiéramos con lo nuestro mientras sus palabras se mezclaban con sonidos que ella ya no podía controlar hasta que sus movimientos y gemidos se transformaron en una sonrisa y en una cara de satisfacción que nos contagió a todos los participantes del juego.

Solo le faltaba a Andy llegar a un orgasmo que bien merecido se lo tenía.. nos dispusimos a ello con una idea de quien nos había dado la clase de sexo anal:

- Bueno chicos; dijo pato; ahora es el turno de Andy.. y comenzó a dirigir todo nuevamente...

Me tomo de una mano y me ubicó en el centro de la cama, seguidamente le dijo a Andy:

- A tu novio le gusta que se la chupen, y a nosotras nos encanta chupar.... así que vamos mi vida!!

Ambas atacaron mi polla que no tardó en ponerse tan dura como momentos antes con dos semejantes putas dándome una chupada de películas, donde una de ellas se encargaba de la punta del trozo y la otra del tronco y los huevos... cuando consideraros que estaba a punto y sin que nadie dijera absolutamente nada, Andy, se me vino encima haciendo que mi pija entrara con facilidad en esa concha que ya no daba mas de exitacion apoyando sus ricas tetas en mi pecho y dejándole a Pato el panorama de lo que antes nunca había tenido un testigo.. Nuesta amiga, no se quedó quieta y tomando nuevamente el consolador se encargó de penetrarlo en el ano que hasta hacia unos momentos era virgen, de a poco, con cuidado y con el uso de su lengua para ir mojando consolador y orto logro meterlo todo en su cola, le estabamos dando ambos, yo sentía la presión del consolador en el potito de mi mujer y le pedí a Pato que pusiera en marcha el aparatito, así fue... era increíble sentir la vibración del mismo. Así estuvimos un instante hasta que Andy nos dijo:

- Haaa, haa siiiiiii, shhh, que lindoooo, ahora ahora ahoraaaaaaaaa.

Y terminó con un orgasmo que la hizo vibrar a ella contrayendo sus músculos y dándole la presión que le faltaba a mi pija para terminar... lo hicimos los dos y así nos quedamos un ratito... Patito que no se quería quedar fuera, me pidió que saliera para limpiarnos, se metió primero mi pija a su boca, que no se que clase de magia tenía, que comenzó a revivirla nuevamente y casi de inmediato, después de ello se dirigió a la concha de Andy para tragarse todo lo que allí yo había dejado y le pidió a Andy que me la siguiera chupando solo un poquito, la muy puta ya se había dado cuenta que mi pistola respondía de inmediato con una boquita que la abrigara.

Después de unos momentos yo estaba nuevamente como si no hubiese salido ni una gota de semen de mi pancho, tirado en la cama, Pija hacia arriba, Pato se me monto dando su lindo poto a mi vista e introdujo mi troso en su bajina, quería mas la muy culiada... tomó a Andy de la cintura para hubicarla frente a su boca para seguir chupando esa conchita!! De un momento a otro note que comenzaban a venirse mis dos putitas, pero yo preferí dejarlas disfrutar a ellas para concluir la noche con algo muy especial... ambas terminaron y sin perder tiempo salí del interior de esa fuente de placer, tomé a las dos culiadas de los pelos y violentamente las dirigí a seguir chupando pija, sin poner objeción y como dos esclavas, lo hicieron, pato chupaba mientras andy me masajeaba las pelotas, de un momento a otro comensé a sentir unos temblores que nacían de mi sexo y llegaban a todo mi cuerpo lo que terminó llenando la boca de leche de quien no dejo de chupar hasta extraer hasta mi última gotita para después compartirlo con su amante en un beso casi interminable..

Tanto sexo nos había dejado agobiados por completo e hizo que nos quedáramos dormidos y ni pensáramos que a metros de distancia y separados por solo un baño que dividía los dormitorios estuviese durmiendo mi amigo Claudio, así despertamos, totalmente desnudos, yo, con mi cabeza apoyada en las tetas que tanto había deseado la noche anterior, Andy, sobre mi Ingle, con su boca a solo un par de cm de mi pija y Pato con una mano sobre las tetas de mi prometida. Pero con una sorpresa, ahora no éramos tres los que estabamos en la sala, estaba también Claudio, sentado en la silla en la que yo había disfrutado de esa gran visión, con el rostro cubierto de lagrimas y cara de decepción, no se si por la infidelidad o por no haber sido invitado a la gran fiesta que protagonicé con esas dos putitas de cuarta.

Hoy, por razones obvias ya no soy novio de Andrea, pero si soy amante apasionado de Patricia, quien en este momento espera que le den una fecha en la iglesia para casarse con mi amigo Claudio, quien nunca nos contó como hizo para entrar, a pesar de la silla que trababa la puerta, sin que nos despertáramos ni cuanto tiempo estuvo presenciando la escena de su novia con sus amigos dormidos.

fin


Become a member to create a blog