no te arrepentiras  

rm_valerito 47M
0 posts
2/22/2006 4:40 pm

Last Read:
3/5/2006 9:27 pm

no te arrepentiras


CONOCETE A TI MISMA.

Hacer el amor, sexo, culiandagada, cosita ricas, coito o como quieran llamarlo debe ser la experiencia más maravillosa, noooo señores el asunto no es solo meterlo sacudirlo y guardarlo, ojo no hablo de sexo tantrico y todas esas carajadas espirituales que hablan hoy en día no (por experiencia me toco “una vez que ustedes están empelotos hay que hacerle”…. Puedo decirles que fue el momento más aburridor del mundo); se trata de vivir el sexo plenamente donde el orgasmo, se la máxima manifestación de las delicias del sexo.

Muchas mujeres le niegan a su hombres un sexo verdadero y exquisito, simplemente porque esperan que el personaje lo haga todo. ESTE ES EL PUNTO. En las maravillas de los juegos preliminares es donde probablemente se disfruta más las refinadas y deliciosas sensaciones del sexo. Pero para alcanzar este punto se hace necesario que ambos se sientan sexys (no maricadera) Sentirnos sexys, inventivos y relajados constituye la base necesaria para hacer bien el amor.

Naturalmente, los juegos preliminares pueden practicarse en cualquier momento del acto sexual. No siempre tienen por qué ser lo primero; incluso puede ser un buen final, después de todo hay que entender por juego cualquier cosa que nos ponga el pene muy duro y que les ponga muy mojada.

ESTE ES EL OTRO PUNTO- MUJERES-¿Cómo sentirse sexy si ni siquiera se conocen así mismas?......francamente a un hombre le importa un pito si eres una modelo o no, flaca o gorda, alta o bajita…todo entra por los ojos … si te proyectas con seguridad de lo que tienes por que te conoces muy bien…. Recuerda que lo que realmente atrapa a cualquier hombre es verte y sentirte sexy…. REPITO….. una de las cosas más estimulantes para cualquier hombre es ver hasta qué punto te excita; queremos saber que como lo hacemos te enloquece. La única forma de conseguir que verdaderamente te excite- y, por lo tanto, también a sí mismo ‒ al máximo es conocer de antemano cuáles son tus resortes sexuales y como estimularlos.

Si aun no esta familiarizada con tu propio cuerpo, dedica tiempo desde ahora mismo a tomar conciencia de él. Quítate la ropa y ponte frente al espejo. Examina cada centímetro cuadrado de tu cuerpo. No lo juzques; tu objetivo e conocerte, no auto criticarte. Fíjate en la sensual curva de tus pechos. Nota las diferencias entre uno y otro. Deléitate con el color rosado o marrón de tus pezones. Observa con atención la curva de tu cintura y tus caderas, la forma del abdomen, la tersura de tus piernas. Coloca otro espejo de forma que puedas ver cómodamente tu lánguida espalda y tus atractivas nalgas. Inspecciónalo todo como si tuvieras que hacer memoria un detallado dibujo de tu cuerpo desnudo. Imagina cada parte de él en acción. Imagínalo desde el punto de vista de un hombre. Luego observa lo que ocurre cuando te tocas. Desliza las manos por tu sedosa piel. Sopla obre ellas. Frótala con un tejido áspero. Hazte cosquillas con una pluma. Lame los lugares a los que pueda llegar. Aráñate suavemente. Tócate, sóbate, acaríciate por toda partes. No olvides ni un centímetro. Fíjate qué e lo que mas te gusta, lo que más te relaja, lo que más te excita. Acaríciate los pechos. Masajéalos en pequeño circulo con la palma de la mano. Tira suavemente de tus pezones. Pellízcalos. Mójate lo dedos y tócate lo pezones con ellos. Frótalos con algo áspero, suave, duro, blando, frió, caliente. Observa cómo se ponen erectos y duros. Mira la oscilación y el balanceo de tu pechos. Puede que enrojezcan. Quizás se te ponga la piel de gallina. Imagina cómo reaccionaría un hombre a su tacto y a su visión. ¿Qué te gustaría que hiciera con ellos?

Ponte encuclillas sobre un espejo e inspecciona tus genitales. Separa los labios mayores; fíjate en su color y forma, comprueba su textura. Examina tu clítoris, el orificio de la uretra y de la vagina fijándote en donde están situados unos con respecto al otro. Siente su suavidad, u protuberancias y sus valles, la rugosidad del borde externo de la vagina. Lentamente, introduce el índice en la vagina, moviéndolo en círculo para tocar toda su superficie interna, hasta alcanzar el extremo áspero del túnel del cuello del útero. Maravíllate de su húmeda calidez. Aprieta el dedo con los músculos vaginales y comprueba lo que se siente. Has de saber que el pene de un hombre adora esa misma sensación de ser chupado. Saca el dedo y acaríciate con él toda la zona genital con suavidad, Usa un dedo, tres, toda la mano. Presiona con firmeza, suavemente, con insistencia, lánguidamente, despacio más de prisa. ¿Se enancha? ¿Adopta un color más oscuro? ¿Sale flujo? Que se siente al introducir un dedo y al mismo tiempo te acaricias el clítoris? ¿Y cuando lo metes y lo sacas?¿Que podrías inventar para te guste mas?

Una vez conozcas tus preferencias, podrás enseñarle a tu hombre como satisfacerte. Nada excita más a un hombre que ver y sentir cómo una mujer encantadora se retuerce de placer bajo sus dedos y su lengua. Así que debes ser imaginativa y atrevida cuando te masturbes. Explora todas las posibilidades de tu libido. Puedes obtener un orgasmo que te haga temblar de pies a cabeza; ¡y qué divertido mostrarle a tu hombre como hacerlo!.




Enséñenos en que consiste disfrutar de una buena fase preliminar

Become a member to create a blog