JUEGOS PERVERSOS  

rm_omarali1 42M
0 posts
9/26/2005 8:48 am

Last Read:
3/5/2006 9:27 pm

JUEGOS PERVERSOS

"Juegos perversos" por Omar
Para los que juegan a dominar y ser dominados.

Eran las once de la noche y Wanda cepillaba mi cuerpo desnudo, yo tendido boca abajo me hundía en sensaciones placenteras, sentir las cerdas del cepillo recorrer tu piel es una sensación muy sensual, no existe el contacto electrizante de la piel de Wanda sin embargo siento su mirada de deseo, la tarea parece gustarle mas de lo que yo imagino, es preciso decir, que pone una condición para realizar esta labor y es taparme los ojos con una mascada, yo acepto con gusto por que esto despierta mis sentidos de una manera sorprendente, este día en especial ella tiene unas intenciones que van mas halla del cepillado, ha comenzado a conseguir objetos varios y los acerca a mi piel recorre con ellos todo mi cuerpo y llega a lugares donde sus manos quisieran estar, su voz rompe el silencio para preguntarme que es, mis primeras respuestas son acertadas sin mayor complicación, pero su mente maquiavélica comienza hacerse de deseos cada vez más intensos, los objetos cada vez son más indómitos, esto hace que yo eleve mi percepción a mil, ella sabe como excitarme en cuerpo y mente.
Entonces se detiene me dice que me levante y se acerca a mí de tal manera que siento el calor de su cuerpo, comienza a moverse cortando el aire pero sin tocarme, me dice que la sienta que la huela, que oiga como cada una de sus células me hablan, entonces se aleja de mí y me pide que la encuentre, como un perro de caza sigo su rastro subo por la cama, bajo doy vueltas voy por el comedor, la cocina, regreso al comedor entonces en el centro de la mesa como el manjar de los dioses esta ella me acerco reconozco su olor, su calor, yo disfruto esto de una manera hasta este momento desconocida por mi, entonces Wanda me pide que la reconozca mis manos empezaron a palpar los hombros de Wanda, al principio con algo de miedo, pero después con firmeza, subo hacía su rostro, paso sus manos por sus mejillas, me acercó a sus labios, y Wanda jugando me muerde un dedo, sigo bajando mis manos hasta las tetas de Wanda, las sobo, las masajeo, eran unas caricias firmes, suaves pero fuertes, pasó mis manos por su cintura y bajo hacía su trasero, la apretó contra mi estoy excitado, me rozo contra ella al parecer comienza a ponerse húmeda, se estaba poniendo malísima con aquellos movimientos, con aquellos roces, subo mis manos a su rostro y paso mi dedo por sus labios, ahora lo lamió y acabo por introducirlo dentro de su boca, y después de un buen rato, digo:
Creo que ahora ya sé un poco mas de ti.
Me quito la mascada y veo sus ojos chispeantes y algo molestos, solo dice, - y luego - no le respondo y camino a ponerme una bata, al darle la espalda solo siento su mirada que quiere regresarme a donde estaba, regreso jugando con la mascada y le cubro el rostro, ella parece insensible, y solo se escucha, - y luego -
Luego te toca a ti ,le digo y amarro la mascada cubriéndole los ojos me acerco a ella sin tocarla acerco mi respiración, mi calor, no le digo nada ella sabe lo que tiene que hacer, le doy tres vueltas y desaparezco.

Recuerdo que Wanda permaneció inmóvil se veía perdida, no sabía hacía donde tirar, me enterneció tanto mi amada, parecía una chiquilla jugando a la gallinita ciega, comenzó a moverse, a buscar yo forcé al aire y al sonido para que me sacaran de ahí, solo quería admirarla, de pronto se giro intempestivamente y tomo mi brazo, me jalo con fuerza se acerco y comenzó a reconocerme
subió hasta mi rostro, recorrió con sus yemas cada una de mis facciones, mmmm, no sabía que decir, estaba confuso y caliente, así bajo sus manos por mi pecho sentío mis pezones duros, eso hizo que me excitará, paso sus manos por mi cintura, las subió por mi espalda, bajo y toco mis nalgas, jajaja, reí para mis adentros, sí que esta aprovechando esta situación, después de todo es solo un juego y saciar sus deseos controlados es una gran recompensa.
Puse mis manos sobre las suyas y la acompañe en su recorrido, yo veía su cuerpo y sus labios que se saboreaban, pero necesitaba algo, hábilmente le quite la mascada de los ojos y vi su mirada, me excitó muchísimo en la forma que lo hizo, ella nunca me había mirado de esa forma, le cubrí nuevamente y seguimos el juego, se acerco a mis labios y me beso, paso su lengua por mis labios humedeciéndolos, y poco a poco fue introduciéndola en busca de la mía, no tardó en encontrarla, mis manos se agarraron a aquel trasero, ufff, estaba como un queso, lo apreté contra mi, estaba ardiendo, quería algo más que eso, me estaba poniendo a mil. Supongo que Wanda lo noto, se quito la mascada, y cogiéndome de la mano me llevo a la recamara, me quitó la bata y dejo mi cuerpo desnudo, me masajeo, me lamió, me chupo, me beso… y yo cada vez más cachondo, ella había empezado a gemir, le baje el pantalon de su pijama y la deje en tanga, le quite la playera y sus pechos se mostraron en toda su belleza, los dos nos veíamos disfrutando de nuestros cuerpos, ella esta para comérsela, la estire en la cama y la giro de espaldas a mi, le acaricie la espalda y fui bajando hacía su culo, pase mis labios por sus nalgas y las mordisque, le cogí de las muñecas y con la misma mascada que estabamos usando en nuestro juego le he tapado los ojos, le ate las manos, mientras que ella me decía:

No, Omar suéltame, no me hace gracia.

Tranquila, tu voluntad me pertenece.

Esto no me esta gustando.

Eso no cuenta.

Y diciendo eso la gire boca arriba, mientras que ella volvía a decir que la soltará, le cierro la boca con mis labios y seguidamente le quiero tapar los ojos mientras ella se movía para que no pudiera tapárselos, me siento encima de ella, con la misma mascada que no pude taparle los ojos, le tapo la boca, los nos se vieron callados, mientras que cogía otra mascada y finalmente le tapaba los ojos.

Se oía la música que tanto me gusta un poco de acid jazz esta se mezclaba con los gemidos de Wanda esto me volvió a excitar.

De pronto quería que Wanda sintiera algo húmedo en su pezón, mi lengua, que jugaba con su pezón rosado y dibujaba su aureola, lo succionó, lo chupo y eso hace que Wanda se vuelva loca, sé de su sensibilidad, en este momento ella se retuerce, "sufre" pero porque quería que la soltará, ella también quería besarme, lamerme...

Pase mi respiración a su vientre y más tarde mi boca encima de su tanga, besando su vello, para mas tarde acabar por quitárselo, separó sus piernas y me pongo entre ellas, le beso los muslos, y poco a poco voy subiendo hacía sus ingles, paso mi lengua por sus pliegues y no puede evitar gemir, esta húmeda, vuelvo a pasarla, dándole lametazos y creí morirme de placer, y también ella se inunda de placer arquea su cuerpo y abre más las piernas, necesitaba volver a sentir esa humedad, note como sus labios se unían a los míos y mi lengua buscaba su clítoris, comienzo a jugar con su botón y si no llega a ser por que paro, hubiera sentido su primer orgasmo, esta muy mojada, la dejo un instante para apreciar la tensión de su cuerpo, ella solo quería que la soltará y poder devorarme, tenía ganas de sentir mi falo, de morderme, de poseerme, pero no podía yo seguía teniendo el mando, la gire de espaldas y la agarre de las caderas, apreté sus nalgas, y la lamí las mordisque, mientras que le decía:

Dios no sabes las ganas que tenía de agarrarte así, tenerte a mi merced, y hacer contigo lo que me plazca.

Diciéndole esto le di un par de cachetadas en las nalgas, con la fuerza suficiente para que tomaran de inmediato un color rosado y eso no sé porque pero la puso como loca, tanto que levanto más sus nalgas, yo viendo este gesto, las separe y mi lengua se daba gusto en su ano, le estaba dando un beso negro, dios mío, me encantaba aquella sensación, era algo nuevo para mi, ya que yo nunca lo había probado, ella también parecía nueva en estos menesteres por lo que comenzó a gemir como una posesa y al poco rato tenia su primer orgasmo, le temblaba todo el cuerpo, pero quería más, yo también, me tumbe encima de ella y puse mi verga dura entre sus nalgas, mientras que le susurraba si quería que la soltará, la gire para quitarle el pañuelo de la boca, la cual tenia algo seca y la bese, fue un beso largo, húmedo, apasionado, no quería separarme de sus labios, le volví a preguntar que si quería que la soltará y su respuesta fue no, pero si quería verme, realmente aquella situación de impotencia la excitaba tanto, que me pidió por favor que acercara mi pene a su boca y la dejara "jugar con el", me levante y puse a la altura de su boca el bocado que me pedía, se la introdujo en la boca y comenzó a chuparla con tal devoción que mis gemidos encontraron un tono elevado y aparecieron al instante, jugaba con mi glande en el interior de su boca, pasaba la punta de su lengua dibujando su forma, a succionarlo levemente haciendo un poco de presión con su paladar, ella noto que estaba apunto de correrme y entonces hizo más presión con sus labios, tal vez quería saborearme, pero no la deje, me corrí en sus tetas, quería que sintiera como el liquido caliente caía en su piel, mmmm, dios que placer, pero aun faltaba mas, así que me tumbe encima de ella y frote mi pecho contra sus senos embadurnándonos los dos con mi semen, después de eso, comenzamos a lamer las tetas uno la del otro en una sincronización perfecta, sin dejar ni una gota, chupándolo todo hasta dejarnos limpios, fue algo inexplicable, Wanda se excito tanto que me pidió que la penetrara yo tome un condón con calma y una vez abierto se lo puse en su boca, ella seguía atada de manos, así con una habilidad magnifica coloco de forma perfecta el condón en mi sexo otra vez erecto, cogiéndola de los muslos le levante las caderas y poniéndome de rodillas ante ella y arqueando su cuerpo, le metí mi verga para después volverla a sacar, entonces Wanda entre gemidos me decía:

No, por favor, no la saques Omar.
¿La quieres ? , pídemela.
Dame tu carne, por favor.
No te oigo, pídemelo más fuerte.
¡Dame tu verga, por favor!
Voy a follarte como nunca antes te he follado.

Diciéndole esto le pego una embestida, metiéndosela de golpe, estaba dura, grito como una loca, lo deseaba tanto, tanto deseo contenido que no podía evitar callar sus gemidos, me pedía que no la dejara, que la sometiera que era mía, no quería dejar de sentirlo dentro de si, mis manos le apretaban cada vez más las nalgas contra mi, hasta notar sus muslos contra estás, después de varias embestidas más, mi cuerpo se tenso y tuve mi segundo orgasmo, pero lo mejor es que ella también y se vino casi al mismo tiempo que yo, sentí como mis líquidos inundaban la punta del condón llenándolo, pero también sentí su humedad y sus pequeños espasmos, fue genial, después de eso me tumbe encima de ella, cubriendo su cuerpo, le desate las manos, y pudo abrazarce a mí, después de haberlo deseado tanto. Desde entonces le pone muchísimo que la domine, pero también sabe dominar como una diosa que es, gracias W.


Become a member to create a blog