Desinhibicion en una carretera comarcal  

rm_esbartzer 49M
0 posts
7/19/2006 4:19 am

Last Read:
4/20/2007 5:33 pm

Desinhibicion en una carretera comarcal

Hace un par de años me escape toda una semana a un lugar entrañable de la costa mediterránea, buscando el contraste con la gran ciudad donde resido habitualmente.

Tengo la suerte de tener buenos amigos en este lugar i por lo tanto aproveche para coincidir con ellos en diferentes ocasiones. Pero un atardecer decidí coger mi motocicleta(con la que mes desplazo habitualmente), poner el cuenta kilómetros a cero i perderme por la carretera hasta que algún sitio o alguna cosa me llamara suficientemente la atención para detenerme.

Cogí una carretera comarcal i pase por diferentes municipios pequeños i muy tranquilos. Cuando llevaba hechos 47 Km. llegue a una población donde esta tranquilidad no era tal. Toda la gente estaba en la calle i se oía la banda municipal tocando por las calles: la localidad estaba en fiestas.

Todos los bares estaban abiertos i la gente iba de bar en bar bebiendo. Yo todavía estaba subido en la moto, pero las miradas i las sonrisas de complicidad que hacia la gente me invitaban a quedarme i así lo hice. Paré i me dirigí a mezclarme con ellos.

Me di cuenta que para conectar necesitaba tomar algun brebaje que me pusiera a tono. Me dirigí a una barra que daba a la calle i hice un trago de una bebida local que convinaba alcohol con zumo de fruta natural. Era muy dulzona i fresca i entraba muy bien.

A partir de aquel momento ya nada fue igual. Confraternice con casi todo el mundo. Hablabas con unos, te reías con otros, había abrazos, besos i todo el mundo te invitaba a otra ronda de la bebida local.

Con todo esto acabe en la verbena nocturna, bailando, riendo i relacionándome con toda aquella gente que había conocido en la calle. Hubo un momento que el calor, la bebida ingerida i tanto bailoteo, me sugirió que era el momento de marcharse.

Eran las 4 de la mañana, salí a la calle, i el contraste con el momento de mi llegada era evidente. Las calles estaban desiertas i pasaba una brisa que eliminaba todo el sudor acumulado. Rompí en una calle en dirección a mi motocicleta i observe que delante mío caminaba una mujer. Solo le veía la espalda, pero su silueta no me dejo indiferente. Ella iba mas despacio que yo i cuando llegue a su altura (contagiado de la tarde/noche) la salude. Era una morenaza, definitivamente una mujer con mayúsculas que dibujaba permanente una sonrisa en su cara. Nos solo me devolvió el saludo, sino que me interpelo i esto dio pie a que nos acercaramos y nos sedujéramos mutuamente, de una manera inmediata.

En aquel momento percibí(y supongo que ella también) que los dos sabíamos que teníamos entre manos y que estábamos decididos a ir hasta el final. La sensualidad estaba a flor de piel. Nos cogiamos de las manos, nos mirábamos, i nos haciamos insinuaciones. De fondo se oía la música y abrazados, improvisamos un baile. Pero nuestra intención no era bailar, i cuando nuestras miradas se detuvieron una con la otra y nuestros labios se cruzaron, se precipitaron, i empezamos a comernos el uno al otro de una manera apasionada.

En un primer momento le cogia la cabeza entrelazando mis dedos entre su pelo, besándonos, lamiéndonos i fondeando mi lengua en su boca i la suya en la mía... Sin dejar de comernos, reseguí su cuerpo con mis manos, empezando por sus pechos (que eran hermosos) y cuando roce sus pezones me di cuenta que los tenia duros i enormes. Mis manos siguieron su andadura hasta las curvas de sus caderas, i mientras ella me continuaba besando i abrazándome, la cogi por las nalgas y acerque su sexo contra el mío, para que notara mi miembro, que ya estaba bien duro. Creo que lo noto porque empezó a contornear su cadera alrededor de mi sexo, mientras respiraba jadeando de placer. Aquello estaba desbocado y no teníamos ninguna intención de perder tiempo buscando un sitio discreto i seguro.

Acercando su boca a mi oreja me susurro -Quieres que follemos- y yo le conteste -Donde tu quieras-. Nerviosa empezó a buscar algún portal que fuera adecuado para nuestra fechoría i finalmente fijándose en uno que tenia la puerta entreabierta, me dijo: que te parece este, y yo le conteste: este estará bien.

Nos sentamos en la escalera, yo detrás de ella y abrazándola por la cintura lleve mis manos a un short muy ajustado que llevaba, hasta llegar a acariciar su pubis i finalmente sus vulva, que se notaban muy carnosa. Su sexo se notaba caliente y húmedo. Ella se estremecía, i girando su cabeza me besaba descarnadamente. Yo me decidí a desabrocharle el short i introducir mi mano por de bajo de sus tanga hasta deslizarme por su labios vaginales empapados, introduciendo mi dedo del corazón dentro de su vagina. En ese momento hizo un alarido y con los ojos cerrados se estremecía ante mi. Sentir que la tenia entre mis brazos en aquel estado me ponía a morir.

Sintiendo que se iba, prefirió esperar, dar-se la vuelta i desabrochar mi pantalón i sacar mi miembro del slip para comérselo. Cogiendo mis genitales por debajo con una mano, empezó a introducir el miembro en su boca con todo el gusto del mundo, lamiéndolo i empapándolo en saliva. Vi que aquello aun la ponía más cachonda i que no paraba de introducir mi pene en su boca.

Nos pusimos de pie en el rellano i apoyándola en una pared me decidí a quitarle el top cruzado que llevaba i desabrocharle el sujetador. Eren unos pechos preciosos y unos pezones duros i grandes. Nos hicimos una mirada de deseo i recogiéndole uno de los senos con una mano me lleve su pezón a mi boca como si de un manjar se tratara, saboreandolo al maàximo. Mi boca salibeaba de placer i me sentí ebrio de pasión i lujurioso. Se lo muerdo tiernamente, se lo como, se lo lamo, poniéndoselo mas duro. Ella me coge la cabeza por el pelo i con vigorosidad tira su cabeza hacia atrás, demostrándo un placer intenso. Recorro con mi lengua los dos senos mteniendo duros los dos pezones, que se los como mas intensamente todavía, sintiéndola estremecer de nuevo.

Nos besamos i mirándonos a los ojos la cojo por el culo, la levanto i con sus piernas abiertas me decido a penetrarla. Ella pega un chillido fuerte que le sale de las entrañas i yo le tapo la boca para evitar que salga un vecino y no nos permita acabar, aquello que tan fugazmnte habiamos empezado. Yo también hago un jadeo fuerte, llegando al clímax los dos. La apoyo otra vez en la pared i empiezo a entrar i salir con intensidad. Los dos estamos sudando de una manera extrema. Siento el olor de su cuerpo de su sexo y sus fluidos se mezclan con los míos, definitivamente. Me doy cuenta que ella esta al límite i a medida que la penetro me muevo de un lado a otro para que note mas placer. Ella se apoya en el suelo con los dedos de los pies en flexión. De repente empieza exclamarse reiteradamente i se arquea de nuevo dejando ir su orgasmo definitivo.

Yo no salgo, i sin moverme espero que ella goce i sienta su profundo i largo orgasmo hasta que empieza a contraer su vagina reiteradamente, cosa que a mi me hace extremecer.

Finalmente me susurra -quiero saborear i tragarme toda tu leche-. Asentí, i pidiéndole que se agachara empezo a comérmela con todo el vicio i el morbo del mundo sabiendo que mi leche se derramaría pronto. I así fue. Yo hacia rato que me moría de ganas de eyacular y viendo la cara de pervertida que hacia, deje ir todo mi semen dentro de su boca, haciendo una gran exclamación, sin importarme ya nada.

Era muy tarde, y yo todavía había de hacer 47 Km., así que nos despedimos. No me dio ningún teléfono, solo la dirección de la empresa donde trabajaba i me pidió que un día la fuera a ver. Pero este, es otro encuentro que ya os contaré.


Become a member to create a blog