UN DIA DURO 2  

rm_duckoy 41M
8 posts
3/21/2006 1:21 pm
UN DIA DURO 2


Superman hizo un giro y aterrizó en uno de los edificios más altos de Metrópolis, un lugar muy familiar para él; siempre había admirado el increíble globo que giraba en lo alto de la azotea del Planet, globo que tenía en ese momento enfrente. A su espalda estaba ahora la torre Luthor, el edificio más alto de la ciudad. Entró por una puerta de servicio, y empezó a bajar las escaleras a supervelocidad; durante su recorrido, se quitó la capa, extrajo de un bolsillo situado tras ella sus ropas normales, se las puso y plegó la capa con su superfuerza hasta dejarla del tamaño de un bolsillo; cuando llegó al piso 17, ya no era Superman... sino Clark Kent. Cruzó la puerta de la sección de sucesos, donde trabajaba.
- ¡Buenos días, Clark!
- ¡Hola, Jimmy!. Qué madrugador.
- El otro día el señor White me pegó bronca ‒ Jimmy Olsen acompañó el apellido de su jefe con una expresión que hacía que su cara pareciese la de un bull dog.

Clark sonrió y se dirigió hacia su mesa... no sin antes pasar por la mesa de Lois. Estaba de espaldas a él, delante del ordenador.

- Hola, Lois
- Kent... ‒ saludó fríamente.
- ¿Qué haces?
- Estoy repasando la columna de ayer... ‒ Lois hablaba con tono neutro.

Clark decidió dejarla y continuar hacia su mesa. La rivalidad profesional entre Lois Lane y Clark Kent era conocida en toda la redacción. Ambos eran grandes periodistas, y el Planet lo sabía; de hecho, lo fomentaba. Lois siempre recriminaba a Clark que le quitase “la primera entrevista a Superman”, pero claro... si ella supiera...

Clark se sentó en su mesa y empezó a mirar su correo. Nada demasiado interesante. Un loco con una bomba, restos de una misa negra en un apartamento...

- ¡Kent, Lane, a mi despacho!

Era el grito que Clark había esperado oír. Se dirigió al despacho de Perry White. Lois iba detrás de él. Ambos cruzaron la puerta.

- Buenos días, señor White. ‒ saludó Clark.
- Hola, Perry. ‒ dijo Lois.
- Buenos días. Esta mañana ha habido una persecución que ha culminado con un enorme socavón en el puente Bethesda. ‒ Perry aspiró su puro - Nuestro amigo de la capa ha estado persiguiendo a los tipos. Quiero que lo investiguéis.
- Bien, Perry. ‒ dijo Lois - ¿Y por qué huían exactamente?
- Habían robado algo en los laboratorios S.TA.R. ‒ dijo Clark. Lois se giró hacia él con expresión entre sorprendida y furibunda.
- ¿Y TÚ como lo sabes?

Clark sonrió y se encogió de hombros.

- Un buen periodista jamás revela sus fuentes ‒ dijo Perry ‒ Deberías saberlo, Lois. Bien, Kent, visto que tienes buenas fuentes de información, vete a investigar a los laboratorios S.T.A.R. Lois, tú vete al lugar de los hechos y mira lo que puedes averiguar. Llévate a Olsen.
- Sí, señor White ‒ dijo Clark.
- Ok, Perry ‒ dijo Lois.

Cuando salieron, Lois volvió a girarse furibunda hacia Clark.

- Escúchame, Smallville. Tú te llevas la mejor parte del reportaje, es cierto, pero creeme... ¡te aseguro que no vas a pisarme mi trabajo!.

Lois se alejó en busca de Jimmy. Clark sonrió y meneó la cabeza.

Al rato, Clark estaba en los laboratorios S.T.A.R., hablando con el profesor Hamilton.

- ... exactamente, se llevaron un par de servos, algunas piezas hidráulicas, un par de articulaciones y varias piezas mecánicas sueltas.
- Entiendo, profesor Hamilton. ¿Y para qué podían querer esto, para construir un robot?
- No, construirlo no. No tienen suficientes piezas, a menos que hayan robado en otros laboratorios. Y aún así, lo dudo porque normalmente las piezas de un laboratorio son incompatibles con las de otro. Cada laboratorio tiene su propia manufactura. Podrían intentar repararlo.
- Entiendo. Es decir, usted cree que tienen un robot y pretenden repararlo.
- Bueno, no lo sé. Es posible. Desde luego, medios tienen. Entraron aquí, esquivando la seguridad, y tenían un lanzamisiles. No obstante, hace mucho tiempo que no teníamos robos aquí.
- Ya veo... muchas gracias, profesor Hamilton.
- De nada, señor Kent.

Clark salió del edificio.

“Que curioso...”

Mientras, en otro lugar...

Un almacén oscuro, con diversas piezas de todo tipo. La gran cantidad de piezas de coche hace pensar que se trata de un antiguo taller de reparación. Encima de una mesa había esparcidas piezas de todo tipo. Tres hombres estaban sentados alrededor de la mesa... dos de ellos eran los conductores de la furgoneta que causó el accidente del puente, mientras que el tercero parecía nervioso y asustado.

- Bueno, lo hemos conseguido. Ya lo tenemos todo. ‒ dijo el conductor de la furgoneta.
- Ahora, solo falta que nos hagas lo que queremos. ‒ dijo el que disparó el lanzamisiles.
- No lo haré. Ya os dije que había dejado el negocio. ‒ dijo el tercer hombre.

El que había disparado el lanzamisiles se levantó y se puso a su lado, agachándose hasta poner su boca a la altura de la oreja del otro.

- ¿Estás seguro de que no lo harás, Mike? ‒ dijo en un amenazante susurro.
- No, y no me asustas, Benny.
- ¿Y qué me dices de Jennifer?

Mike se puso pálido de pronto.

- ¿Cómo... cómo lo sabéis?
- Sabemos muchas cosas de ti, Mike. Sabemos que en la cárcel te carteabas con una chica. Sabemos que un día fue a verte... y sabemos que 9 meses después, esa chica tuvo una hija... tu hija, Mike. Ahora está en Central City, con su madre, verdad?
- Por favor... no le hagáis daño...
- Si colaboras con nosotros, nunca sabrá de nosotros, Mike.
- Vale... ¿qué queréis que haga?
- Construye lo que te diremos... mira... coge esta pieza, esta, esta y esta, y...

Become a member to create a blog