Los Tigres de Playa Lissa  

rm_Neildan 59M
0 posts
6/12/2006 5:10 am

Last Read:
12/6/2007 11:14 pm

Los Tigres de Playa Lissa


Aquel dia de Agosto se presentaba como unos nubarrones que hacian presagiar lo peor que le podia pasar a una hombre, todo el mundo de vacaciones y tu teniendo que elegir, si volver a mi casa o romper con todo.

Siempre he sido una persona impulsiva respecto al sexo, pero algo que cambiaria mi vida, iba a suceder en un lugar en el que jamas hubiera pensado que sucederia.

Habiamos alquilado una casa bajo el faro de Santa Pola, alli estabamos los Tigres de Playa Lissa, los cuatro, la verdad es que uno tenia mas o menos pareja estable, solamente para el sexo, los otros tres picoteando de flor en flor, solamente queriamos pasar los dias tranquilos, pescando, comiendo y bebiendo, 15 dias cuatro hombres juntos y sin motivo aparente de vivir algo distinto a una partida de domino o una borrachera, pero, a veces dios es justo y premia a los perseverantes.

Por la mañanas dos amigos iban a la orilla a pescar, alli entre las calas se esta muy bien, muy tranquilo y solo al mediodia y por la noche hay bullicio, mientras ellos pescaban yo desde la terraza, con los ojos, unas veces abiertos y otras cerrados, los miraba con los primaticos, claro nos servian para otear el horizonte y ver si algun pajaro se escapaba de su jaula.

Mirando mirando, entre los pinos vi una autocaravana en la cual antes no me habia fijado, habia mucho movimiento, pero no acertaba a contar la gente y el sexo de los ocupantes, al final estaba ya muy pero que muy preocupado por esa caravana, solo sabia que la matricula empezaba por NL, osea que eran holandeses y que gracias a dios vi a un hombre y dos mujeres, el hombre mayor, tenia 58 años, alto, bien parecido y con un cuerpo que era una envidia ver como estaba conservado, luego habia una rubia de larga melena rizada, que tenia 36 años y con un cuerpo, llevaba un bluson ajustado y transparente, bastante deseable, con unas curvas expectaculares, unos pechos redondos y unos pezones que se le marcaban en toda la ropa, la otra chica, tambien rubia y con el pelo corto, tenia 23 años, por mis deducciones logicas, marido o pareja e hija.

Al rato fueron a la playa, no hicieron nudismo, porque no estaba permitido, pero si toples, no se que les paso a los tigres que estaban pescando, pero la sorpresa que se llevaron, fue mucho mayor que la mia, me dieron un toque al movil, les dije que, que coño creeis que estoy mirando desde hace 2 horas.

El hombre, Ronald, paseando cerca de mis amigos, empezo a mantener una pequeña conversación, hablaba perfectamente español, habia estado casado con una española, las preguntas de rigor, que haces aqui, cuanto tiempo, todo bien, mis amigos lo miraban pero como las dos mujeres estaban dentro del agua, se les iba la mirada detras de ellas, Ronald se dio cuenta, sin ningun corte les dijo, os gustan?, por supuesto que mis amigos se sonrojaron, pero armandose de valor le contestan: usted que cree?, el dijo que sabia que si, que era un problema que tenia al aparecer en distintos pueblos y lugares, por eso buscaban rincones escondidos, para poder dejar libre todo lo que llevaban dentro.

Al salir del agua Roland llamo a las mujeres y se las presento a mis amigos, Andrea y Carolina yo seguia mirando y cada vez mas intrigado por esa situación, Roland era un hombre tranquilo y pausado, ellas un par de torbellinos que solamente deseaban vivir las situaciones mas excitantes que la vida les podia dar.

Llegaron los dos corriendo a la casa y locos por lo que les habia pasado, no hacian mas que mirar a la caravana, empezamos a tomar cerveza, preparamos la comida y no existia otro tema de conversación, que buena esta Carolina, os imaginais a Andrea aqui de rodillas chupandonos a los cuatro las pollas?, decia uno de ellos, claro que nos imaginabamos todo lo imaginable y mas todavia, pero era solo eso una imaginación, jugamos una partida de domino hasta las 8 de tarde y fuimos al pueblo a comprar mas cerveza, al vernos salir Ronald no llamo, me lo presentaron y nos pregunto a donde ibamos, le dijimos que a comprar cerveza, nos dijo si nos podia acompañar Carolina, porque a ellos tambien les faltaba y ya que tenian previsto invitarnos a cenar, si no teniamos compromiso, seguramente faltaria, le dijimos que encantados y el tigre nº1 y el tigre nº2 cogimos el coche y fuimos al supermercado, Carolina era una encantadora mujer dulce y cariñosa, pero habia algo extraño, era muy educada y muy obediente, no se que penso cuando se vino con nosotros, luego nos lo dijeron, pero ibamos con un bañador y una camiseta y ella aparecio con tacones, una falda muy corta y una camisa blanca transparente y sin sujetador, empezamos a comprender el porque Roland decia lo de esconderse, estabamos los dos como un pimiento colorao, pero cuando bajamos al supermercado ya fue la hostia, se volvia a mirarla todo el mundo, tios, tias, abuelos, todos y nosotros casi escondiendonos,nos miro y nos dijo, no preocuparos estoy acostumbrada y es normal, por eso Ronald no quiere que vaya sola a estos sitios, era comprensible, yo tampoco la hubiera dejado, pero la tarde nos iba a dar mas sorpresas de las que imaginariamos, mientras comprabamos cerveza ella nos dijo que iba a buscar una comida y que nos veiamos en los vinos, yo me quedo mosqueado y le digo a mi amigo, aqui hay gato, dejamos la cerveza y la seguimos, por supuesto que acertamos, no iba a comprar comida, la vemos entrar por una puerta que ponia "solo personal", oimos una voz que dice: Carolina estamos aqui, joder habian tres tios esperandola, no me podia creer como ese pedazo de hembra podia estar con esos tres putos gordos y medio calvos de mas de 40 años, joder y la tia tan contenta, empezo a moverse delante de ellos y a desabrocharse la camisa, yo pensaba como se puede excitar esta tia con esos cabrones, luego le miraba los pezones y coño, los tenia duros y erectos, los tios con la bata del supermecado y ella se pus a cuatro patas por el suelo de la oficina, los tios no podian estar quietos, ni mi amigo ni yo, joder como sabia la tia, como los volvia locos, uno que era mas lanzado se bajo los pantalones y le puso la poya en la boca, ella no tardo en empezar a lamerla, de arriba abajo, lamiendo la entrepierna hasta llegar a la punta de la poya u cuando estaba ahi, toda para dentro, se la tragaba toda entera, la cosa se calentaba a pasos agigantados, otro le levanto la falda y le rompio las bragas, no la dejaban levantarse del suelo, a cuatro patas, el otro le cogia la cabeza y le hacia que lo masturbara con su boca, cada vez mas fuerte, a ella ni se oia, estabamos sorprendidos, comenzaron a tirarle de todo lo que tenian tomate, mostaza, cerveza, por todo el cuerpo, ella se sentia como una cerda de la que tenian que comer todos, sacaron una botella de vaselina y empezaron a metersela por el culo, primero un dedo, luego dos, tres y hasta cuatro a la vez, cuando ella se lo pidio, el que no habia intervenido saco su poya, joder por eso se lo pidio y la enculo, un pedazo de poya asi de grande como era posible que se la metiera asi la tia, el primero se corrio en la boca de la tia, que dejaba caer la leche, para despues relamersela y lamer los restos de la poya del tio, la dejaron levantarse y se sento encima del otro mientras el de la poya grande seguia metiendosela por el culo, claro supondreis que mi amigo y yo estabamos con las poyas haciendonos unas pajas de la hostia, eso si los tios no le duraron mas de 20 minutos a Carolina, se dio la vuelta se tumbo en el suelo y los dos que quedaban la llenaron de leche por todas partes, y mas de lo mismo, a relamer lo que habia quedado en sus poyas, nosotros nos corrimos mucho antes, pero nuestra sorpresa vino cuando un tio le dijo, coge lo que quieras, dile a Ronald que cada dia que vengas te llevas lo quieras del supermercado, se metio en el aseo, se puso unas bragas nuevas, se lavo la cara y salio a buscarnos, nosotros estabamos nerviosos, y solo haciamos que coger cosas, cuando vino nos dio un beso y nos dijo: os a gustado, solo quiero que sepais que le pertenezco a Ronald, soy suya, hago todo lo que me pide y nunca protesto, luego vosotros sereis recompensados por vuestra discrección, hostia, como nos quedamos, pero daba igual, seguimos cogiendo cerveza y comida, en 5 minutos llenamos el carro, ella decia, coger lo que querais, me lo he ganado tirandome a esos putos gordos asquerosos, pero soy una mujer obediente y docil, cuando ibamos a pagar la llamo uno de los que habian estado con ella y salimos por detras sin pagar un puto duro.......... y la cena a continuación............................

Become a member to create a blog