La comida y el sexo  

rm_777Lestat777 38M
1 posts
10/18/2005 10:24 am

Last Read:
3/5/2006 9:27 pm

La comida y el sexo

"La comida, y el hecho de comer son placeres que deben saber disfrutarse, de igual modo que una relación sexual, y también como preliminar a ésta

La comida y el acto de comer.
Hay un viejo dicho que reza: "si quieres conocer cómo es alguien durante el acto sexual, fíjate bien mientras come".

Una persona que siempre come deprisa o ruidosamente, ensuciándose las manos e incluso la cara, suelen ser alguien que no se preocupa demasiado por los demás. Si nos fijamos atentamente en el modo de comer de nuestro amante, y lo asociamos análogamente con la forma en que se comporta durante la relación sexual, nos daremos cuenta de que este antiguo dicho esta plenamente justificado.

Incluso está comprobado que una persona que se enamora profundamente y trata a su amante con delicadeza, en muchos casos él o ella cambian espontáneamente su forma de comer.

El hecho de comer es tan importante para la perpetuación de las especies como la reproducción. Están fuertemente correlacionados, y cada uno de ellos produce un determinado tipo de placer. Pero el ser humano, dotado de inteligencia creativa, no se limita a comer y perpetuar la especie, sino que ha subido unos cuantos peldaños en la escalera de la evolución, y transformado estos dos actos vitales en auténticos rituales, incluso en algunos casos llegando a ser las metas principales en su vida.

Desafortunadamente, no siempre podemos convertir nuestra cena en un ritual. A veces simplemente nos comemos un bocadillo mientras esperamos el autobús, pero incluso en esa situación debemos ser conscientes de nuestros gestos, suavizándolos con cuidado. Es tan válido para esto como para cuando estamos haciendo el amor.

Podemos extraer el máximo placer de cada ocasión de comer que tengamos, disfrutando completamente este acto consciente, que de esa manera nos ayuda a recuperar vitalidad. Además, no es accidental en realidad que tanto en el mundo culinario como en las relaciones de pareja haya tantas palabras francesas. Los franceses consideran ambas una ocasión para celebrar, y esto implica en su caso una plenitud permanente de placeres sensoriales.

Si gozamos de buena salud, el acto físico de comer es extremadamente placentero: en esos momentos, la lengua y los labios están completamente estimulados, tanto como el olfato y el gusto. Es igual que en el caso de una maravillosa fusión amorosa; podemos experimentar distintas sensaciones según la forma en que besemos a nuestro amante y la parte del cuerpo que le besemos.

Cenar con otra persona suele producir un placer visual, gustativo y táctil real. El gozo de una cena solo debe ser sobrepasado por el disfrute del acto sexual. Y todo el mundo puede imaginar, a menos que ya lo haya experimentado, el inolvidable placer de hacer el amor después de una cena romántica - como si fuera un ritual, en un bonito lugar bajo las estrellas o bajo el cielo de una noche de verano. Siempre que tengas esta oportunidad deberías aprovecharla.

Es importante no comer mucho, ni rápido, pues eso puede tener consecuencias sobre el placer del acto sexual; o disminuir los efectos de la fusión amorosa, pues toda nuestra atención estará de alguna manera concentrada en la digestión, nublando el pleno estado que se siente después de una relación sexual. "


Become a member to create a blog