Desde aquel d  

red_boke 51M
0 posts
12/18/2005 3:55 pm

Last Read:
3/5/2006 9:27 pm

Desde aquel d

Allí estaba, sentada en el taburete de la barra del bar, fumando, esperándome, cruzada de piernas, con esa minifalda que me permitía contemplar sus bonitos muslos. En otras ocasiones eran sus vaqueros ajustados, sus blusas, sus botas de tacón de aguja. Sus morados labios, sus felinos ojos verdes, sus uñas. Y siempre, su encelo de gatita traviesa.

Como cada tarde de sábado que quedábamos en el garito del Lemmy, las cervezas, los canutitos, el rock, los colegas y las risas, eran los condimentos mágicos para garantizar una noche de putísima madre y llegar a los caminos del olvido por la puerta del presente. Del momento. Sin prisas.

A ella la conocí una noche que se celebraba la fiesta de las camisetas mojadas. Esas noches eran apoteósicas en el bareto del Lemmy. El cabrón se lo montaba a su manera, a lo ispanichs pipol; nada que ver con esas macro-partys que se corren los yankis en su usa de los cojones. Venían moteros de los lugares más recónditos. El rugir infernal de los tubos de escapes en sus máquinas hacían subir, a cotas insospechadas, la espuma de cerveza y la libido de las tías más atrevidas y putitas; y por qué no, la de los tíos más golfos y salidos. Esa noche, recuerdo que pillé un ciego de campeonato, y terminé, junto a ella, en el escalón de un portal dos calles más abajo del bareto. Entre olores agrios de nuestras propias vomiteras, nos presentamos y quedamos para el siguiente sábado en el Lemmy.

Y allí estaba, sentada en el taburete de la barra del bar, fumando. No falló, como tampoco faltó los seis sábados noche siguientes. Risas, cervezas, rock y nada de sexo. Tan solo algunos besos castos, un roce que otro mutuo disimulado, y mil polvos en nuestras mentes, resumían nuestros semanales encuentros.
Y volvimos a quedar.
Entro. Saludo al personal. AC/DC escupe Highway To Hell. Marta, la camarera, me atraviesa de reojo con su mirada de putita celosa mientras le insinúo con la lengua lo que quiere saborear mi lengua, mi boca y mi garganta. Mis ojos no tardan ni tres segundos en desertar de las perversidades de los suyos y se clavan en la silueta de mi gatita traviesa. Ella da una calada a su cigarro y levanta la vista, me ve, sonríe. Según me acerco una de mis manos, no sé por que, a llegado a mi polla. Sonríe y expulsa el humo hacia arriba, me fijo en sus labios pintados mientras lo hace. Me acerco a ella y, como de costumbre, le doy dos besos, noto que sus besos en las mejillas son más húmedos, sensuales. Con dos dedos, y sin saber aún por que, acaricio mi glande despacio, lo aprieto, lo siento hincharse. Me siento junto a ella, hablamos, bebemos, fumamos. No dejo de mirar sus pechos, totalmente cubiertos pero imponentes, voluptuosos. Siempre llamaron la atención de todos los asiduos del Lemmy. Ella se dio cuenta de donde estaba mirando y sonríe. Cogí mi polla fuerte con una mano, desde la base, y la apreté, me gusta sentir como se hincha, como palpita. Me preguntó si me gustaban sus pechos; nunca antes me lo había preguntado. Le susurro al oído un si largo y suave, se muerde el labio inferior, me pone una mano en mi pierna, y se acerca a mí, siento sus labios en los míos, es un beso corto, labios con labios, son carnosos, me encantan. Mi mano se mueve rápidamente, de arriba a abajo, rozando el vaquero; mi polla esta dura e hinchada, comienzo a jadear como un perro salido. Mi otra mano juega con los rizos de su melena. Esta noche estaba siendo distinta a las demás y los dos lo sabíamos. Después del beso en la mejilla sus labios se dirigen a mi oído, me pide que la acompañe, se levanta y se dirige hacia los servicios, voy detrás. Su culo es grande, blandito, perfecto para aplastar, morder, cabalgar. Noto como ya no puedo más, mi polla se va calentando más y más, noto los principios sísmicos previos a una gran erupción. Entramos al servicio de mujeres, no hay nadie, no hablamos, tan sólo miradas. Se quita la camiseta, sus dos enormes tetas están aprisionadas por el sujetador, se lo quita, sus pechos caen, son hermosos y de una gravedad justa e impertinente, me pide que me arrodille con la espalda en la pared. Lo hago. Me bajo el pantalón y dejo al descubierto mi aprisionada polla. La meneo con fuerza, muerdo mis labios, suspiro, estoy sudando. Se acerca, y apretando sus tetas desde los lados, las restriega en mi cara, abro la boca, intento meter en ella todo lo que puedo, noto sus tetas apretando mi cabeza contra la pared, me grita que se las coma, me grita que lama sus pezones. Sus tetas me ahogan. Estoy perdido entre ellas. Noto el subidón, y mis músculos se tensionan. Llaman a la puerta, son golpes secos y continuos. Ni puto caso. Ahora soy yo el que le pide que se arrodille delante de mí. Obedece y se pone en cuclillas quedando sus piernas medio abiertas y la silueta de su conejito detrás de su tanga negro de encajes. Mete su mano derecha dentro buscando saciar su calentura y con la otra se aferra a mi cintura. No puedo más y sigo acariciando mi polla delante de su cara mientras sus ojos de gata no dejan de mirar a los míos. Saca su mano de su chocho y me alza sus dedos para beber de su humedad, joder, como me gusta y se lo digo. Se le escapa un suspiro, un gemido, un grito. Esta chorreando y a punto de correrse. Me suplica que la espere. Le susurro que no, que es una zorra sólo para mi placer. Busca con su boca mi polla, quiere lamerla mientras sus dedos hacen explotar su clítoris. Se la niego, pero la espero. De repente se le cierran los ojos y su boca se abre para dejar escapar el último suspiro, el más largo, el más desesperado. Y no pude más. De mi polla, dura y desbocada, comienza a salir un gran chorro primero, luego dos, tres espasmos. Gotazos que recorrieron mi mano y que cayeron desplomados como lluvia de tormenta por toda la inmensidad de sus tetas, bañándolas de gotas calientes de placer. Nuestro placer, tantos meses embriagado y que hoy vomitaba en el aseo de mujeres del bareto del Lemmy.

Desde aquel día, la imagino sentada en el bar fumando, esperándome ...

PD: Imagen propiedad de: garvgraphx.com


Become a member to create a blog