ROMPIENDO SU VIRGINIDAD  

lieros55 66M/F
0 posts
8/12/2006 5:56 am
ROMPIENDO SU VIRGINIDAD

ROMPIENDO SU VIRGINIDAD

Hola amigos, soy Sofi, me conocen verdad?, la historia que les cuento la disfruté muchísimo, aunque les aseguro que es muy diferente a las que les ha contado ya mi marido; aunque esta, también la disfrutó él, pues ya verán….

Resulta que, el hijo de Jose, que estaba en el exterior, viviendo con su mamá, vino de vacaciones a Cuba, ya tenía 15 años, próximo a cumplir 16. A su llegada, Jose preparó una fiesta donde lo conocimos, era un muchacho esbelto, trigueño, aún con su carita de niño bueno, no era muy alto, pues salió a su padre.

Pocos días después, Jose fue a nuestra casa, y algo preocupado, nos confesó que se sentía, en su deber como padre, de iniciar al muchacho en la vida sexual y estaba tratando de elegir quién sería la persona adecuada, pues no quería meterlo con alguna putica analfabeta que lo perjudicara en su primera experiencia sexual y por otra parte se daba cuenta que el muchacho lo necesitaba, pues miraba revistas, donde aparecían mujeres desnudas, con avidez propia de la edad e incluso las metía para el baño; notaba que se “mataba a pajas” todos los días en varias ocasiones; mi papi, restándole importancia a esto, le dijo a Jose sonriendo; oye hermano, eso es muy normal, todos lo hemos hecho a su edad y a veces lo hacemos ahora también, y con muchísimo gusto; tu lo sabes bien y nos sonreímos de la preocupación de Jose.

El asintió y dijo que si, que era normal, pero que también era normal, si además vivían separados, que aprovechara su estancia para iniciarlo y hacerlo bien “hecho”, que había pensado en algunas gentes que conocíamos, pero que no le había gustado ninguna; yo , que no había hablado hasta ese momento le dije; - mira Jose lo importante es que la persona que le pongas esté bien consciente de que es un adolescente inmaduro y que tiene que tener el tacto de ir poco a poco enamorándolo y enseñándole, sin apurarse para nada; -si claro, me respondió Jose, es así como tu dices Sofi, pero ese es el problema que no encuentro a la persona que además de estar buena hembra, para que se de buen gusto en su primera vez, sea tan inteligente que sepa enamorarlo suavemente, el es un muchacho muy noble, no es de la calle y por tanto tengo que cuidar que aprenda, pero que no pierda su nobleza.

Yo me paré de inmediato, le di una vuelta en redondo a Jose, meneándole mis nalgas y mis tetas y sonriendo con mi mejor sonrisa de puta inocente, ( mi marido me miró con ojos interrogadores, pues él que me conoce bien , ya se estaba dando cuenta de lo que yo quería decir y se sonrió, mirando la mueca que hacía Jose con su cara de desconcierto, por lo que yo estaba haciendo), le di un par de vueltas más, me le acerqué y le acaricié su cara y dejé caer la mano por su pecho y le dije; - oye macho, no me consideras buena hembra a mi; Jose hizo otra mueca, sonriéndose de mi ocurrencia, pero aún sin caer; Jose me asintió con la cabeza; le dije entonces; - no me consideras inteligente también; en ese momento fue que Jose, empezó a caer en cuenta lo que yo le estaba diciendo y balbuceó; - entonces me estás diciendo Sofi, que tu, que tu eres inteligente y que estás bien buena…. , siii, y que tu…..; lo interrumpí en su balbuceo y le dije; si macho, te estoy diciendo que quiero quitarle virginidad a tu hijo machito y me le reí a carcajadas en su cara; (ya yo había notado la risa de mi marido que mucho antes sabía lo que yo iba a decir), le tiré un beso a mi macho que me conocía tan bien.

Jose me miraba a mi y miraba a Puppy (mi marido); otra vez diciendo boberías;- si claro Sofi, tu eres la mejor y más indicada, claro cojones, como no me di cuenta antes carajo, incluso el niño, la otra noche, en la fiesta, lo he visto como te miraba las nalgas y las tetas, que dicho sea de paso, tenías alborotado hasta a mi papa, fíjate que Gloria, su mujer, te echaba unas miradas terribles cuando estabas con tus coqueterías; mi marido lo rectificó; -no Jose , eso eran puterías de Sofi, no coqueterías, yo también me di cuenta que tenía alborotado a varios en tu fiesta, empezando por el hermano de tu mujer (Jose se había vuelto a casar hacía poco tiempo); yo me reí encantada de lo que decían de mi y todos nos reímos.

Pues sí, coño, (dijo, muy contento Jose), si eres la mejor, por favor rica, ayúdame al muchachito, ayúdamelo que tu sabes; -no te preocupes Jose, le dije sonriendo, eso no es favor que te hago, me encantará regresar a la etapa de pepilla, lo voy a disfrutar con el corazón, te lo voy a poner bien preparadito para que siempre se acuerde de lo que le regaló su papito en las vacaciones, mucho tendrá que contar, para nada te preocupes.

Bueno Jose, cuando lo hacemos?, - bueno, Eddy (el hijo), dice que esta noche, se quedará en mi casa, mirando una película que ponen por TV (dijo Jose), y que la va a ver en mi cuarto con el aire acondicionado puesto, pues dice que en casa de mi papá que es donde se queda habitualmente, hay mucho calor en la sala; como ustedes saben me estoy quedando con mi mujer en casa de la suegra, así que si puede ser esta noche, les dejo la casa para que lo acompañen y bueno, que tú lo “atiendas bien”; - ok, le dije a Jose, podemos hoy mi machi?, (le dije a mi marido para que no se disgustara); - claro, mi amor, me respondió rápido (yo estaba segura que el estaba pensando como participar de mirón, pues eso le encanta y más en un caso especial, como este); entonces, le dije a Jose; - ahora Puppy y yo nos vamos a bañar y a vestir para ir a esperarlo; le voy a decir, que tu me pediste que me quedara con él para que atendiera cualquier cosa que el necesitara, que Puppy está para casa de su mamá que está enferma, (esto último lo dije riéndome y mirando la cara que puso mi marido, por eso le hice una seña conspiradora, el me entendió enseguida); que le llevamos? Pizza?, sándwich?, qué le gusta al “niñito”?, además de hacerse pajitas?, Jose se echó a reír y me dijo; - él come de todo, lo que si no le puede faltar es el refresco de cola, no te preocupes por la “jama” y los refrescos, yo se los dejo en la cocina para cuando ustedes lleguen, Eddy me dijo que iba a estar en casa de unos amigos, hasta las 6 ó 7 de la noche y que después iba para mi casa, yo le di una llave; Puppy le dijo; - lleva también una botellita de Whisky para mí, pues esto te tiene que costar algo, no?; Jose se echó a reír y nos dijo, si claro, hermano, voy a llevar también comida para ustedes y unas cervecitas, todo se los dejo en la cocina y en el frío, no se preocupen por eso de la comida; se que dejo a Eddy en sus buenas manos; me dio un beso en la boca, un abrazo a Puppy y se fue muy contento y sin la cara de preocupado con que llegó a nuestra casa.

Cuando nos quedamos solos Puppy y yo, le dije, bueno mi papi, hoy voy a gozar distinto, tengo que convertirme en una pepilla loca, verdad?, ya tengo pensado lo que me voy a poner para cuando llegue, ya verás; que tu crees, me lo singo sin preservativo?, el muchachito debe estar limpio de todo mal y tu sabes que el mes pasado nos hicimos todos los análisis y estamos bien nosotros, me encantaría podérmelo “comer a pellejo limpio”, me dejas?; - haz lo que quieras, me dijo Puppy, lo único que me preocupa es donde voy a pasar tanto rato yo solo, de mirón?, lo sabes?, por nada me pierdo tu “trabajito hoy”; - no mi macho, yo se que no quieres perder ni un poquitico de lo que pase, (le dije), ya eso lo pensé; los dos cuartos dan para la terraza, yo voy a cerrar bien (la voy a trabar), la puerta del cuarto de Jose para la terraza, tu te escondes en el otro cuarto y cuando empiece la “función”, para que la disfrutes bien, como a ti te gusta, miras por las persianas del cuarto de Jose, desde la terraza, yo voy a dejar la luz encendida y tu apagas la terraza, cuando te “canses”, te puedes acostar en el otro cuarto, además puedes ir desde allí al baño y a la cocina sin problemas, que te parece?,- oye putica lo pensaste todo muy bien, me dijo.

Recogí la ropa en un bolso y me fui con un short y un tope, desde la cinco, por si se adelantaba, en cuanto llegamos a casa de Jose; Puppy cogió la botella de whisky, un vaso hielo y se sirvió y se llevó la botella para el cuarto que le dije, nos comimos juntos una pizza de camarones que había dejado Jose y nos sentamos a esperar; cuando sentí sus pasos en la escalera, Puppy se escondió en el cuarto, ya yo me había puesto una sayita blanca cortica con un hilo dental rojo, que se transparentaba todito, me puse un tope, también blanco y sin ajustadores, se me marcaba bien el pezón, me solté el pelo y me hice la que estaba leyendo una revista, sentadita en la sala con las piernas cruzadas y de frente totalmente, para la puerta de entrada; en cuanto Eddy abrió, se sorprendió de mi presencia, ( pero en sus ojos vi brillar una sonrisa de satisfacción, parece que le encantó verme ahí)í, me paré y le di un besito en la mejilla bien suavecito, y le dije; con voz muy dulce; machito lindo, tu papá me dijo que ibas a estar aquí solito, mirando una película que ponen esta noche y que también quiero ver, me gusta; (el me preguntó por Puppy, pensando en iba a estar ahí también, pues sabía que éramos casados); yo poniendo cara de disgusto por la no presencia de mi marido, le dije; -el tuvo que ir a Matanzas a casa de su mamá que estaba enferma, así que hablé con Jose y le dije que vendría a ver la película aquí para acompañarte; con mi mejor cara de niña inocente; le dije; no te estorbo machito, yo me quedo tranquilita viendo la peli contigo; el que se puso contento, lo expresó con su bonita carita; me dijo que no, que así estaría mejor; le di otro besito y le pregunté pasándole la mano por su carita, con cariño “maternal”; -que quieres hacer?, te vas a bañar o tienes mucha hambre, dime te sirvo o te preparo el baño?, el no sabía que hacer, se quedó mudo cuando comencé a caminar delante de él, quitándole de la espalda la mochilita que traía con sus cosas,(algunos discos de música y de juego en la computadora), (notaba su mirada golosa mirándome las nalgas a través de la transparencia de mi sayita puta; que rico me sentí enseguida, me daban ganas de singármelo ahí mismo, pero me aguanté); -bueno no me contestas?, le pregunté; el mirándome, me contestó; - bueno está bien me voy a bañar que estoy con calor y bien sudado.

Está bien métete al baño que yo te doy la toalla y la ropa limpia después, (en el closet, Jose había dejado toallas limpias y calzoncillos, no había más nada), el asintió y se metió al baño, sentí el agua correr, sabiendo que ya estaba bajo la ducha, me aproveché y entré (ya antes yo había cambiado la cortina del baño por una más transparente), le dije con voz melosa; -se puede machi, él no sabía que decir, abrí la puerta y lo vi a través de la cortina, se veía fuertecito, enseguida vi que estaba bien despachado por abajo; él, dándose cuenta, que la cortina se transparentaba, se viró de espaldas apenado, yo me sonreí suave para no asustarlo y le dije; - mira machi, aquí está la toalla tuya y la mía, cuando salgas también me voy a bañar, que estoy sudadita, y ahí te dejo el calzoncillo, no hay otra ropa, pero no te preocupes, aquí no entrará nadie, estamos tu y yo solitos, hay mucho calor, además no te olvides que puedo ser tu madre macho, no tengas pena conmigo y lo miré, se había puesto de lado y aprecié nuevamente el miembro tan grande que tenía para su edad, me relamí los labios pensando en lo que me iba a comer más tarde, rompiendo su rica virginidad; salí del baño y viré de nuevo, diciéndole; -oye machi, no te demores que yo también tengo hambre, (lo sorprendí sacudiéndose su miembro y se viro de espaladas, medio asustado; yo no quería que se masturbara, para que se mantuviera bien calientito y excitado para hacer más fácil mi violación”.

Fui para la cocina, me demoré unos minutos encendiendo el horno para calentar las pizzas, eché un refresco de cola en un vaso y se lo llevé, ya había cerrado la ducha, toqué suavemente a la puerta, la abrí sin esperar su respuesta y lo pillé encuero secándose, se cubrió como pudo con la toalla, le alcancé el refresco diciéndole; - dice tu papa que lo primero que haces cuando llegas aquí, es ir al frío a buscar cocacola, y a mi se me olvidó dártela, extendió su mano cogiendo el refresco medio apenado y me dio las gracias; yo le dije; - oye Eddy , cuando quieras algo me lo pides, que yo soy algo olvidadiza, tráteme con mucha confianza, hazte la idea que soy tu tía, no olvides que hoy tu eres el hombre, pues vamos a dormir solitos los dos aquí, me tienes que defender, le dije sonriendo, el también se sonrió, pero algo cortado, y se tomó el refresco; esperé a que terminara y salí del baño; cuando salió, me di cuenta que salió tapándose con la toalla para que no lo viera en calzoncillos; enseguida me metí en el baño y dejé abierta la puerta, me quité toda la ropa y me metí en la ducha; cuando calculé que el estaba ya listo, le grité de la ducha; - ay machi, por favor, ve a la cocina y apaga el horno, que dejé las pizzas calentándose, no se vayan a quemar; él tenía que pasar por la puerta del baño, yo me puse de lado para que se me dibujaran las nalgas y mis tetas a través de la cortina; el no pudo resistir y cuando pasó miró hacia dentro, se que me vio, cuando regresó de la cocina se paró en la puerta del baño y me dijo, mirando para la cortina buscando verme bien; - ya lo apagué Sofi, yo me hice la que no oía y abrí un poco la cortina y saqué la mitad del cuerpo incluyendo una teta, me aguanté la cortina, bien pegada a mi cuerpo para que me viera el boyo y todo lo demás, me sonreí, disculpándome, como que me daba cuenta que se me había salido una teta, el se quedó petrificado en la puerta repitiéndome que ya había apagado el horno; le dije; -si quieres vete comiendo, o si no espérame para comer juntos los dos, a mi no me gusta comer sola y le sonreí; él asintió con la cabeza y miró una vez más siguiendo para el cuarto, donde ya había puesto el aire acondicionado.

Dándome cuenta que el niño no era muy cobarde y que yo le gustaba, me decidí a seguir el juego de “enseñar y tapar”, me puse una tanguita blanca, bien transparente y me anudé la toalla por encima de mis tetas y así mismo salí, cuando caminé hacia el cuarto, se me abría la toalla por el frente y el no sabía si mirar o no mirar; entré al cuarto y le dije; -me iba a vestir ahora, pero mejor creo, que comemos, para no sudar mucho y después me visto cuando terminemos, verdad mi sobri?, me dejas decirte así machito?, el asintió sonriendo de mi ocurrencia, ( entonces le dije); - bueno, tu me dices tía, por favor, y además, quítate esa toalla para ponerla a secar, que los sobrinos andan en calzoncillos delante de las tías, no tengas pena y se la quité suavemente de arriba; si después te quieres volver a duchar, pues yo me ducho varias veces al día con este calor que está haciendo; - si yo también, tía, (me dijo) y nos reímos los dos juntos, le cogí su mano le puse la mía por sus hombros, ( no era un hombre alto pero era de mi tamaño, yo no soy muy alta),caminamos juntos por el pasillo, que no era muy ancho y con el movimiento de mis caderas, (lo exageré algo)chocaba a cada paso con él y además le pegaba mi teta a su hombro, le noté que el bulto del calzoncillo creció algo.

Lo senté, siempre en posición para que me viera trayendo todo para la mesa; abrí el frío y saqué una botella grande cocacola y se la puse en la mesa, le saqué una pizza del horno, agachándome hacia atrás, se me abrió completa la toalla y lo sorprendí mirándome, le dije con cara de risa; - oye sobri, no me mires con esos ojitos para mis piernas, (se puso colorado, pues fue mucho lo que le había enseñado), se sonrió medio cortado, le acerqué la pizza y le toqué la cabeza diciéndole; - es jugando bobito, claro que puedes mirarme mis muslos, si vamos a dormir juntitos, yo duermo con un shorcito muy comodito y suelto, lo despeiné; me volví a agachar para sacar mi pizza y le enseñé más todavía, saqué una cerveza del frío me serví en un vaso, tomé un sorbo y se la brindé, me dijo que no, que a su papá no le gustaba que el tomara; -y si se enteraba, imaginate, tía; -claro le dije; no debes hacerlo en la calle y solo por ahí, pero aquí puedes hacerlo, estás conmigo y yo lo controlo, poniéndole cara de persona seria y guiñándole un ojo; entonces la probó; le hice señas y le abrí una entera para él, (eso serviría para que se relajara un poco y me dejara hacer bien mi show para él, sin asustarse mucho).

Se comenzó a comer su pizza, yo me senté a su lado, algo separada, para que me pudiera ver, y dejé que la toalla se me abriera y me estaba mirando hasta la tanguita blanca que tenía puesta, me hice la calurosa y abrí un poco las piernas, el al verme casi se tomó la cerveza de un tirón, le dije; -oye machi, no tan rápido que te me vas a emborrachar y no vas a poder ver la peli, tómatela suavecita, que tenemos tiempo y bueno mírame a mi, yo me la tomo suavecito, (cuando le dije mírame a mi se asustó un poco). Terminamos de comer, le pregunte , con cara de zorra y cómplice; quieres más?, me dijo; - no ya me llené; (le serví, sonriéndole y haciendo una seña con los ojos) y bueno nos tomamos otra cerveza; ya sus ojitos me miraban con más soltura; le dije; -bueno sobri, voy a abrir otra, que hay mucho calor, pero a la mitad, que si no, nos vamos a emborrachar los dos y me sonreí; no te preocupes, no le digo a Jose, me puedes decir lo que tu quieras, que eso queda entre los dos y le tiré la mano, para que la chocara conmigo (se me abrió más la toalla y con el gesto la dejé caer adrede, el abrió la boca cuando me vio las tetas y yo riéndome me arregle de nuevo la toalla y le dije; -oye sobri, tu no te pierdes nada y lo hice sonreírse, ya más relajado, por las cervezas que se había tomado, sin estar acostumbrado.

Bueno espérame en el cuarto, le dije , dándole un vaso de cerveza, yo voy a fregar y voy en seguida para allá, si quieres pon la TV; el me dijo; - tía, si quieres te ayudo; - gracias mi machi lindo, y le di un besito en la mejilla pero cerquita de la boca, le toqué la punta de sus labios con los míos; eres muy bueno, pero no hace falta yo termino enseguida, anda, ve tomando tu vasito, ahh y gracias por lo de tía y nos reímos juntos.

Cuando entré al cuarto estaba recostado en la cabecera y se le marcaba bien su bulto; yo entré tomando mi cerveza y como el había terminado la suya, le di mi vaso y le dije; - aguántame el vaso, que me voy a vestir, el fue a levantarse para salir y le dije; - no mi amor, no te levantes, yo me viro de espaldas y además, no me mires, los sobri no rescabuchean a las tias, le dije riéndome; el asintió con la cabeza; (yo que de cabrona, había colocado la cómoda inclinada para la cama, busqué mi bolsa en el closet y saqué un minishort de dormir, de seda, y un camisón corto de botones al frente y muy cómodo, que hacían juego, eran de color moradito clarito, bien escogido para el “desvirgue”; me agaché frente al espejo, y me puse el short, sin quitarme la toalla, el me miraba con el rabo del ojo por el espejo, me subí el short y me quité la toalla y quedé desnuda de la cintura para arriba, de espaldas a él, pero el me veía por el espejo, se puso colorado al instante en cuanto me vio mis tetas, me puse el camisoncito y cerré los botones, tomé de la cómoda el cepillo y me acerqué al espejo para pasármelo, soltándome el pelo y alisándolo con el cepillo; en esos momentos me viré y le dije; - ahh pillin me viste por el espejo, no me había dado cuenta, me miraste?, me dijo riéndose que no, ya las cervecitas, estaban haciendo su efecto, ya se mostraba más suelto; yo también me reí de su respuesta.

Me fui para arriba de la cama con el y me devolvió el vaso vacío; le dije oye me la tomaste toda, se levantó y me dijo; -yo te traigo otra tía, yo te la traigo, no te pongas bravita conmigo y saliendo me tiró un besito;- bueno está bien, le dije y no te doy ni un buchito más, ok.

Gracias machi, le dije melosa, cuando me trajo la cerveza; eso merece un buen besito; me tomé un sorbo de cerveza, me incliné sobre él y se lo deposité en la boca; medio que se ahogó; nos reímos y tuve que darle unos golpecitos en la espalda para que tosiera y recupera su respiración bien; -así te gustó más verdad machito; me asintió con su cabeza; entonces le dije; quieres otro poco; me asintió y tomé otro sorbo y se lo puse en la boca; ahora si se tragó bien el sorbo de cerveza y sintió mi lengua en su boca; pero aún, se puso tenso y medio colorado y miré, como le crecía mucho su bulto; le dije; - ehh , pero sobri , mira como se te pone eso y se lo toqué por encima del calzoncillo y se lo acaricié diciéndole; vaya machito te dejo quieto; no sé por qué te pones así; soy una “vieja” para ti; tú, que debes estar acostumbrado, a que tu novia te bese en la boca; no?, me negó rotundamente con la cabeza; me le quedé mirando con asombro y le dije; -de verdad mi niño querido, con lo lindo que estás, qué tu no tienes novia?, entonces, poniéndose serio, me habló; - no mi tía; no tengo ninguna; - entonces mi machito querido, te excitaste mucho conmigo?; - si tía (me dijo,bajando apenado su cabeza), me excité mucho; - ayy, que pena mi baby querido, discúlpame, solo quería jugar un poco contigo, para que me contaras de tus diabluras; eso me gustaría mucho oírlo; a ver machi; pero ya te “mueves mucho” ese aparatito?; se hizo el que no entendió; vamos machi, respóndeme cariño; no te masturbas?, dime chiquitico; no le haces así; y le froté, (siempre por encima del calzoncillo), su pinga, como si estuviese botándole una paja suavemente; se le puso más duro aún y se le salió la cabeza por encima del calzoncillo; entonces yo, mordiéndome los labios y sacando mi lengua, me la pase por los labios; cogí otro sorbo de cerveza y él me abrió su boquita carnosita y de manera muy suave le di otro sorbo, y le relamí sus labios, le introduje la lengua, que me mordió suavemente, como tratando de comérsela; se la seguí chupando, también muy suavecito y al tiempo le toqué su pinga y se la saqué casi toda del calzoncillo, poniendo ojos de asombro ante el tamaño que tenía (de verdad, aquel “niño” tenía la pinga bien gorda y grande para su edad; igual que su padre casi, que rico está, me dije para mis adentros); me separé de él, diciéndole; - ayy machito, que rica tienes tu cosita; de verdad que te debes hacer pajitas todos los días, le dije con sonrisa cómplice; el asintió, como sintiéndose culpable; al notarlo , le dije; no te preocupes, no se le digo a tu papá; es nuestro secretito, igual que esto que te hice, verdad?, el me asintió y noté con gusto su relajamiento, (incluso me abrió un poco sus piernas para facilitar mi caricia a su desarrollado rabo), eso me permitió, tocarle sus huevos , ya llenitos de leche ; ayy mira como tienes tus huevos machi, los tienes llenitos de leche; tienes que sacártela pues sino después te duelen y se te puede infestar esa leche y tendrás que inyectarte; eso le ha pasado a Puppy , mi marido, muchas veces; sabes?, el se quedó intrigado y se atrevió a decirme; - y él también hace eso?, (dijo señalando para mi mano, que ya lo estaba masturbando poco a poco); - si claro mi machito, todos lo hacemos y a todos nos pasa lo mismo; mírame; le cogí, su mano y la pasé (por dentro de mi shorcito y de mi tanguita) por mi boyo, para que me lo sintiera calientito y mojado; - le dije; ves como está, si yo no me masturbo, también me pasa lo mismo, el me miró incrédulo y yo empecé también a masturbarme con la otra mano diciéndole; -claro machito, yo también me he excitado mucho mirándote ese pingón tan rico que tienes y saqué mi lengua y me relamí mis labios mirándole a los ojos.

Mira machi, tengo una idea para que los dos “resolvamos”, vamos a poner una película que traigo y tu verás como los dos podemos resolver este “ asuntito bien rapidito”, me levanté y puse una porno; tan pronto comenzaron a salir las imágenes, aquella pinga creció más hasta que se le salieron las venas; le tomé su mano, se la llevé hasta su pinga y empecé a hacerle una paja con su propia mano; se la solté y el siguió haciéndolo y mirando para el TV, yo comencé a hacerme otra, bien suavecito y me quité el short, quedándome solo con la tanguita, toda embarrada, metiéndome mi mano por debajo de de ella comencé a masturbarme; cuando el vio mis “movimientos”; comenzó a hacérsela mucho más rápido y a mirarme a mi, se incorporó en la cama, arrodillándose y se la “batía” durísimo; yo le cogí su otra mano y me la llevé al boyo y comencé a guiársela, para que me hiciera mi pajita, mientras le quité su pinga de sus manos y seguí masturbándolo yo, no pudo aguantar mucho, y se vino, me embarro toda de leche y tuvo espasmos de mucho placer, diciendo entrecortadamente; - ayy tía , que paja más rica, ayy mi tía que rico, auyyyy, y se me vino todo arriba, yo le cogí su lechetica calientita con mi mano y me la llevé a mi lengua, el se quedó mirando lo que yo hacía, me agaché sobre él y le cogí su pinga toda embarradita, con mis labios y comencé a darle una mamada, que lloraba y reía al mismo tiempo y me gritaba; - ayy mi tiíta, que me haces, y de nuevo se le enderezó aquel rabo gordo que tenía; se lo mamé con un gusto tremendo, pues aquel niñito tenía una pinga tan sabrosa que la que se estaba viniendo ahora, era yo; cuando me echó su primer lechazo dentro de la boca, me lo tragué con gula y se lo saboreé todo; se tiró para atrás desmadejado del placer que sentía y jadeaba; yo también me vine en su mano y me apreté la mano en mi boyo y me estremecía de placer; y me tiré, a su lado, en la cama.

Cuando pudo reaccionar, ya yo estaba tomándome un sorbo de cerveza y le ofrecí el vaso a él que se tomó un gran trago; se lo tuve que quitar de las manos; lo halé y lo saqué de la cama, fui hasta la cocina con él, abrí otro refresco y lo compartí con él, (no quería que le fuera a bajar su azúcar y se me desmayara, pues Jose me había hecho un cuento de que cuando era más pequeño, casi se le desmaya en una piscina después de estar mucho rato nadando), nos tomamos par de vasos de refresco, pasamos por el baño, y nos dimos otra ducha; ya el se dejaba hacer de todo, me ayudó a quitarme la blusa de dormir y la tanguita, en cuanto me vio, se le volvió a parar su pinga y se la toqué mucho, enjuagándosela varias veces, hasta que lo hice suspirar, y me tocaba con miedo las tetas, y yo le cogía la mano y con sus dedos me apreté los pezones, el aprendió enseguida y me lo siguió haciendo solito, cuando me viré de espaldas; le dije que me la lavara, lo hizo, le abría las piernas y lo hice que me tocara las nalgas y le empuje su mano para mi culo y se extasió tocándome todita, hasta mi boyo desde atrás, (que buen alumno era ese muchacho y como yo, me relamía mis labios, pensando en lo que lo iba a gozar en este desvirgue original), a él, se veía que le encantaba lo que le hacía, se le notaba en sus manos, en su nerviosismo, en como se le ponía su pinga enseguida.

Nos secamos y fuimos para el cuarto, cuando nos acostamos, vio en la película que una pareja, estaba haciendo tremendo 69, aquello llamó su atención y señalaba preguntándome con sus ojos, pues estaba boquiabierto; (le dije entonces); - eso es un 69, seguro has oído a tus amigos hablar de eso y sonriendo, asintió con un gesto; lo halé para mi boyo, diciéndole, ven vamos a practicarlo, para que se lo cuentes a tus amigos cuando regreses, te voy a hacer especialista en 69, y le tomé su cabeza y le puse la boca en mi boyo, comenzó a comérselo con mucho gusto, yo le decía; - despacito machi, pásame primero tu lengüita por todo el boyito , así, así ves que rico lo haces, le abrí bien mis piernas y le apreté más su cabeza contra el boyo, le decía, ahora muérdeme suave la pepita, así, así, que rico , rico lo haces, oye que bien aprendes machito, o ya lo has hecho otras veces, me negó con un gesto;- no tía, es la primera vez que veo a una mujer desnuda, es la primera vez que mamo un boyo, ayyy tiíta, que rico la estoy pasando contigo, como me gusta tía, como me gusta chupártelo, tiíta rica, sí coño , me gustas mucho toda, estás como las muchachas de la revista, esto no se me olvidará nunca, te juro mi tía que es mi primera vez en todo; le apreté su cabeza contra mi boyo y le dije; -sigue , sigue mi macho, que te voy a dar ya mi leche, y me le vine en su boca y me lamió todo el boyo; mientras lo hizo , le empecé a virar su cuerpo y le cogí la pinga con mi boca y comencé a darle una mamada saboreándolo de verdad, aquella pinga rica que me habían regalado y además virgen, (eso me hacía estar bien caliente y con muchas ganas; mucho más que de costumbre, que bien me sentía, “rompiendo su virginidad”.

Cuando estuvimos los dos bien situados, sin soltar su pinga de mi boca, le dije. Así machito , esto es un 69, vuélvemela a mamar, bien rico como ahorita lo hiciste, y le seguí mamando su pinga gorda, virgen y deliciosa; no me aguantó mucho, cuando más embullada estaba mamándole; se vino de nuevo en mi boca, y me le tragué su leche; no se le bajaba la pinga, se la seguí mamando con más placer y furia , le cogía los huevos con mis manos, le pasaba mi mano por su culo, por sus nalgas le metía un dedo, le metí dos y se lo movía suavemente, el no protestaba solo se dedicó a comerse mi boyo y me lo chupaba, me lo abría bien con sus manos, me acariciaba las nalgas y también me trajinó mi culo, que rico e intuitivo era ese machito virgen, enseguida se ponía a tono con mi placer, tanto me calentó con sus lenguazos, que me volví a venir en su boca, cuando me sintió me volvió a dar su leche, aquello era tan rico que la que no quería terminar, era yo, nos quedamos rechupándonos la leche uno a otro un rato más, hasta que el se tiró de lado en la cama, yo me viré y le cogí su boca en un largo beso, bien correspondido por él; (que bien sabroso besaba aquel cabroncito, que rápido aprendía el muy pingúo ).

Le comencé a pasar la mano suavemente por la cabeza, acariciándolo, disfrutándolo, comiendo aquel bocadito bien rico que me había ganado, me le pegaba, el estaba loquito por mi, sus ojos me miraban como diciéndome que era lo más rico y grandioso que le había sucedido en la vida, me apretaba contra él, quería fundirse y no separarse de mi, yo le cogía la cara y lo besaba largamente, también tratando de comérmelo todito y disfrutar cada unos de sus juveniles poros, no se cuantas veces me vine, incluso en esa posición, dándonos caricias amorosas, como dos enamorados, tanto suspiramos el uno por el otro, jadeábamos, nuestras respiraciones se hacían agitadas por momento y en otro soltábamos todo nuestro aire, quedándonos bien unidos y comiéndonos nuestras salivas con la lengua; creo que ese “niño” me hizo en esos momentos tan ricos, tener orgasmos continuos, que parecían que nunca acababan, el “niño”, también, no paraba de destilar sus líquidos lubricantes, que parecía que se iba a venir a cada minuto que nos fundíamos en las caricias tan profundas y amorosas que nos dábamos mutuamente; puedo decir, sin equivocarme, que a pesar de mis muchas experiencias con hombres y mujeres en mis encuentros swinger, que practicábamos mi marido y yo, desde hacía varios años, y aún , de los recuerdos de mi adolescencia; jamás sentí el placer que ahora estaba sintiendo, rompiendo la virginidad de este “niño”, que me estaba entregando muchísimo más que sexo, me hablaba y me acariciaba espontáneamente de tal manera, que parecía que yo era lo más importante que existía en el mundo para él; no podía pensar en nada más que en disfrutarlo y en complacerlo, pues cada cosa que me pedía era un nuevo placer el que estaba sintiendo; me sentía también muy loca con aquel rico “niño” con un miembro viril tan hermosamente grande y gordo, que en minutos se le recuperaba y se le ponía tieso totalmente, era una locura continuada de la que no podía apartarme. Ni supe, cuando nos quedamos dormidos, creo que los orgasmos fueron tantos y tan intensos, que con la dosis de bebida que ambos tomamos, muy poca, pero en pocos minutos, caímos en los brazos de Morfeo, entregados totalmente, sumergidos en el sopor del cansancio feliz, de habernos entregado toda la energía de nuestros cuerpos y ahora la naturaleza nos hacía dormir plácida e intensamente, con la promesa de dejarnos repetir muchas veces, la intensidad vivida en las horas previas, todo fue muy dulce para ambos.

Cuando despertamos, mejor dicho, desperté yo primero con las claridades del amanecer, solo en esos instantes me acordé de mi marido, del que no reparé en todo la tarde-noche anterior, ni lo escuché o vi en su tarea de fisgón, me asomé a las persianas y miré para afuera, todo estaba en silencio y muy tranquilo; me encogí de hombros y entonces miré a mi “bocadito” rico, por supuesto, tenía su pingota al máximo nivel de erección, no perdí tiempo, pues Jose podía, en su apuro por saber como la había pasado su “bebé”, aparecer temprano; mi sobri, dormía boca arriba en ese momento, me le tiré encima suavemente y lo desperté con jugosos besos en su boca sabrosa, el despertó y tardó unos minutos en darse cuenta que era verdad, que no había sido un sueño, que me tenía ahí y todita para él,; me respondió con besos muy intensos, dados con mucho amor y deseos de adolescente enamorado, no cabía dudas, se estaba enamorando locamente de su tiíta que tanto lo había hecho gozar la noche anterior, me apretaba contra él fuertemente; yo me incorporé algo y cogiéndole la pinga con una mano, la puse directo en la entrada de mi boyo y comencé a metérmela, bien despacio, para disfrutarla bien, aquel machito, desde que me metí su cabecita (digo cabeza), comenzó a jadear y a cogerme las tetas, apretándome los pezones, como lo había enseñado, me decía; - ayyy tía que rico es entrar dentro de ti, que caliente lo siento, tía, como me aprieta mi pinga, estos es singar mi tía, dime tía rica, no me dejes nunca tía, sigue tía, ayy que rico, que rico y de pronto sus chorros de leche me bañaron todo el boyo y me chorreó por los muslos , por el culo, aquello, debo confesar que me hizo tener el primer orgasmo del día y lo disfruté pensando que se había acabado la penetración, pero que va, el “niño” al sentir los estertores de su venida, movió las caderas hacia delante y hacia atrás y me encajó hasta los huevos su pingota, que seguía tan dura como antes de venirse, me hizo dar un gritico suave al tiempo que el gritó; - ayy , ayy tía, que es lo que me haces, estoy todito dentro de ti, que rico te siento por dentro tiíta rica, y masajeaba mis pezones y trataba de besarme y morderme la boca, comencé a cabalgar duro sobre el y le dije, así machito, así, menea duro esa cintura, menéala , métemela y sácamela bien duro, así macho que rico, que rico cojones , que bien singas machito, que rico lo haces cojones, me vengo otra vez mi niño querido, y me le tiré encima comiéndome su boca mientras me venia de nuevo como una adolescente desquiciada en el primer palo de su vida; que rico cojones , le grité y él me respondía; -ay tía me vuelvo a venir coño, que rico, que ricooooo; y me llenó de nuevo el boyo de leche, que no admitía ya más, se me salía toda de mis entrañas, que estaban gozando como nunca antes lo había sentido, que palo más rico macho, eres un machazo bien rico mi niño, como vas a gozar con esa pinga tan sabrosa que tienes; no mi tía rica, (me decía), solo quiero que seas tu, quiero ser solo tuyo mi amor, te quiero a ti mi tía, te quiero coño, como me gustas tía, ayyy que rico me siento, no me dejes solito tía, no me dejes, quiero quedarme aquí contigo y se apretaba duro contra mi, sin sacarme la pinga que aun se mantenía algo dura dentro de mi boyo; lo besé con cariño, me echaba lágrimas de felicidad en mi boca, se apretaba contra mi sin querer despegarse; yo le pasaba la mano por su cabeza y lo besaba tiernamente en su boca, apretaba su pecho contra mis tetas, no quería que nos separamos; por fin me serené y le dije; - mira machi, vamos a bañarnos, anda, ahorita llegará tu papá, no te preocupes, esta noche vengo a singar contigo de nuevo, Puppy seguro que no regresa hoy de Matanzas, le dices a tu papá que te quieres quedar de nuevo aquí, que la pasas mejor y más cómodo que en casa de tu abuelo; el te deja, no te preocupes, yo hablo con él y me vuelvo a quedar contigo machito, tu también me tienes loquita.

Nos metimos al baño, y comenzamos a bañarnos juntos, les juro que yo estaba bien satisfecha, lo enjabonaba con cariño, sin lujuria, le lavé la espalda, el pecho, le enjabone sus huevos, su culo, el rabo, (que no se moría nunca totalmente), el me lavo la espalda mis nalgas me metía las manos en el culo y me decía mientras lo hacía, tía no me diste el culo, dicen mis amigos mayores, que por ahí es muy rico también y me lo sobaba, suavemente pero me metía sus dedos en mi agujerito, que aún no había cogido, me le viré de frente y me enjabonó las tetas con suavidad y cariño, me bajó al boyo, y me metía sus dedos y me tocaba el clítoris, que estaba algo inflamado por su pingona gorda, aún me acordé y me latió el boyito, terminé de lavármelo yo, metiéndome los dedos para sacar toda la leche que había dejado adentro , el me acariciaba mi espalda y me besaba el cuelo y de pronto noté que tenía de nuevo la pinga a millón, me la pegó en las nalgas y me presionaba; en el momento en que me agaché algo para lavarme los pies, aquel pingúo, de un golpe me metió la cabeza de su pinga en el culo y me cogió por la cintura; me sonreí y le dije, ay machi deja algo para después, pero no me soltaba, me seguía presionando y me tocaba con una mano el clítoris, el muchacho era tremendo buen alumno, llegó a excitarme y me le puse en cuatro y le dije, si coño macho, métemela, métemela toda en el culo, no te me vayas a descriar y aquel “niñito” inocente, con un solo moviendo de caderas, me la clavo hasta que sus huevos chocaron contra mis nalgas, con una mano hacia atrás, lo aguanté y le dije déjala quieta ahí, macho rico, que me duele coño, no te muevas,y se quedó quietecito y me acariciaba con cariño mi espalda y suavemente mi boyo; tanto me calentó el cabrón, que comencé a moverme yo suavecito, así estuve un rato moviéndome suave y disfrutando aquel pingón sabroso dentro de mi culo, me sentía en las nubes con ese trozo de carne que me llegaba bien hondo, le dije; - así machito, se había empezado a mover conmigo, así le dije de nuevo, así cojones dame duro coño, así partemelo todo macho, eso es todo tuyo machito, cogemelo coño, cógemelo bien dale más duro , así, me la sacas otra ves coño, que rico y me le vine bien largo, el sintiendo en sus manos mis fluidos, se vino echándome sus chorros de leche en el fondo de mi culo caliente, me la dejó adentro y me apretó duro contra él, no se le bajaba la pinga , comenzó a moverse de nuevo y lo hizo bien rápido y duro, me gritaba , muchas cosas, me daba cada vez más rápido, fue tanta la lujuria que soltaba en sus movimientos que de nuevo se vino y cuando lo hizo tuve otro largo orgasmo que me dejó extenuada en sus brazos, me viré y lo besé bien largo , como la noche anterior, aquello había sido inigualable, no podía haber previsto esto nunca, que energía tenía adentro este “niñito” sabroso.

Esta locura, que se repitió todos los días, unos 8 más que el “niño” estuvo en Cuba, fue eso sencillamente, una gran locura, casi me cuesta el matrimonio, pues no me quería mover de la casa de Jose en todos esos días, siempre buscaba el pretexto para quedarme atendiendo al “niño”; Jose traía la comida, siempre hecha, pues sabe que no me gusta cocinar, trataba de llevarlo a pasear, pero el no salía de allí, si yo no iba con ellos, fuimos a la playa varias veces, fuimos a comer a diferentes lugares que Jose quería que Eddy conociera, en ocasiones Puppy discutió duro conmigo y se fue y estuvo varios días perdido y sin llamarme; en fin que lo cierto es, que cuando pasaron esos días Jose tenía un hijo que estaba bien preparado para la vida, le había enseñado todas mis mañas y trampas, posiciones, como aguantar su leche para que disfrutara más largo, en fin no solo fue una escuelita primaria, lo que paso, puedo decir que salió graduado y con un master bien aprobado de la universidad, (que rápido aprendía aquel niño, que condiciones tenía para aplicar los “conocimientos que iba adquiriendo, además un instrumento envidiable para cualquier hombre y codiciado por cualquier mujer).

Realmente aún, cada vez que recuerdo aquellos días, no puedo evitar añorar los momentos tan rico que pasé, rompiendo la virginidad a un adolescente; pero que adolescente amigos, como disfruté aquello y como lo disfruto cada vez que lo recuerdo. Amigas, nunca pierdan la oportunidad de hacer lo mismo, les aseguro que gocé yo mucho más, que en cualquier otra ocasión había gozado y ustedes me conocen saben que disfruto mucho del sexo, saben mis historias en compañía de mi marido; ah, se me olvidaba decirles, claro, me perdonó, el muy hijodeputa, como sabe que eso me jode mucho, se paso todos esos días en que se perdió, en Varadero disfrutando de la puta de Patry, como saben, a el le encanta esa puta, bueno tengo que reconocer que ella está bien buena y que mi maridito rico y comprensivo se la merece todita.

Bueno amigos, si les gustó, me lo dicen y le pido permiso a mi maridito para narrarles otras historias mías, no se lo vayan a decir a él, pero algunas, el no las conoce, tendré que usar seudónimos para contárselas, los espero con sus criterios (recuerden que esto sale con la firma de él, pues es el dueño de la cuenta, pero no se preocupen, nosotros somos uno solo y siempre nos entendemos)
Besos para todos, (y lo firma mi maridito).

Lieros


Become a member to create a blog