REFLEXIONES PARA IGNORAR AL DIFAMADOR  

gatita_andrea 36F
1548 posts
8/24/2006 8:30 pm

Last Read:
12/11/2006 7:15 pm

REFLEXIONES PARA IGNORAR AL DIFAMADOR

" La desacreditación es un disfraz de la violencia" Tai Pro

¿Qué significa "tener la razón, y por qué tan a menudo entramos en conficto con otras personas tratando de defender nuestro "punto de vista? ¿Cuál es la manera correcta de proceder cuando la opinión de otros no nos satisface, o directamente se opone a la nuestra?

Los asuntos "opinables"

Lo primero que debes considerar antes de discutir con otra persona es si el tema es "opinable" o no. ¿Qué significa ésto? Un asunto opinable es aquél del cual no podemos decir jamás si es verdadero o falso, bueno o malo, mejor o peor. Los asuntos opinables dependen de la opinión de las personas, es decir, de sus puntos de vista personales, como por ejemplo, qué grupo de rock es mejor que otro, qué corte de pelo debe usarse este verano o qué país posee las mejores playas. Incluso cosas tan profundas como la existencia de Dios son opinables, porque no podemos aportar pruebas objetivas para demostrarlas.

Ya te habrás dado cuenta, leyendo lo anterior, que no vale la pena pelear por asuntos "opinables". Quien no piensa igual que tú tiene tus mismos derechos, y por lo tanto su opinión es digna del mismo respeto con que tú pretendes que se trate la tuya. Tú puedes pensar que tu punto de vista es mejor, más digno, más profundo o más verdadero que el del otro, pero eso no cambia las cosas. El otro puede pensar exactamente lo mismo.

¿Qué quiere quien pelea por un asunto opinable? Que le "den" la razón. Que otros admitan que la tiene. Que acepten su verdad personal como propia. Detrás de quien hace ésto siempre hay una intención autoritaria (deseo de imponerse a los otros), y paternalista (creerse mejor y superior a los otros). Seguramente tú no quieres ser uno de éstos, y de seguro preferirías que te den la razón porque has convencido a tu interlocutor, antes que porque le inspiras temor o un desmedido respeto. El problema es que con los asuntos opinables nadie tiene la razón. ¿Para qué pelear por ella, entonces?

Verdad y Mentira

Muy distinto es cuando se discute sobre hechos concretos o sobre datos de la realidad. Si una persona te dice que América es una provincia de España tú sabes, con total certeza, que está equivocada. En estos casos es legítimo que trates de explicarle al otro dónde está su error, y hasta que discutas (*sin enojo) un poco tratando de convencerlo. ¿Qué hacer si tu interlocutor no acepta tus argumentos y se empecina en su equivocación? Pelear no, por supuesto. Si ya sabes que tienes la razón, ¿qué sentido tiene entrar en conflicto? Lo que corresponde es que indiques al otro claramente cual es tu punto de vista, le señales algunas posibles fuentes objetivas de información donde se demuestra que tienes la razón (una enciclopedia, en este caso), y que luego te desentiendas. De allí en más es su problema, no el tuyo, si no quiere aceptar los hechos como son. Piensa un poco: ¿no es absurdo pelear cuando uno tiene la razón?

Pero hay una gran diferencia entre el error y la mentira. Cuando alguien trata de discutir apoyándose en errores voluntarios, esto es, diciendo falsedades con plena conciencia, estás en presencia de un mentiroso. Es difícil que logres convencer de algo a un mentiroso, porque se trata de alguien a quien no le importa la verdad (*la prensa corrupta). Lo mejor que puedes hacer en estos casos es poner en claro tu pensamiento, sin ofender ni agredir a nadie, y retirarte de la discusión.

Si la mentira, en cambio, se dirige a tí, es decir, si alguien dice cosa falsas sobre tu persona con ánimo de perjudicarte, es también inútil discutir demasiado. Muéstrate calmo, confiado en lo que has hecho y dicho, y de seguro las personas que escuchan te darán más crédito que al difamador. Si peleas por defender tu honor corres muchos riesgos. Si triunfas, puede que sea porque eres más grande o hábil que tu contrincante, lo cual no prueba que tengas razón. Si pierdes, ya sea porque te atinaron un golpe de suerte o porque era el otro el más poderoso, el caso es análogo al anterior. La mejor estrategia contra un difamador es mostrar una conducta ejemplar, tal que todos digan: "si está tan seguro de sí mismo, y es tan respetuoso de los otros, no puede ser un mentiroso él mismo, y por lo tanto el mentiroso deberá ser el otro".

Y si esto no da resultados, ten confianza, sé paciente, porque la mentira siempre tiene patas cortas, y a la larga o a la corta el mentiroso comete un error y se pone en evidencia. LA VERDAD NO SE AFANA EN DEMOSTRAR NADA, NI PIERDE ENERGIA NI SALUD EN VENGANZAS INUTILES, DE ESO SE ENCARGA LA NATURALEZA...

Recuerda siempre:

Si hubieras nacido en otro país lo amarías tal como ahora haces con el tuyo,
Si hubieras nacido en otro lugar tu religión sería otra, y creerías en ella con la misma fuerza con que ahora crees en la tuya,
Si hubieras nacido del sexo opuesto, o de una raza diferente, o bajo otra cultura y costumbres, pensarías de un modo muy distinto, y lo que hoy te resulta extraño e incomprensible te aparecería como natural.

Los insultos no te convierten en nada que no quieras ser. No eres lo que otros dicen que eres, sino lo que tú eres en realidad,
Las mentiras duran poco, porque para sostenerlas hacen falta más y más mentiras, hasta que finalmente todo se desmorona y aparece la verdad,
El honor y la razón son valores personales. No pretendas que los demás vivan de acuerdo a tus códigos, porque sin duda no te gustaría que los otros te impongan los suyos.

ACEPTA ALGUNOS ERRORES :

"No vale la pena vivir discutiendo sobre todo; forma parte de la condición humana errar de vez en cuando". F. Nietzsche filósofo alemán

Sin embargo, todos conocemos gente que se empeña en tener la razón hasta en las cuestiones más nimias. Nosotros mismos, muchas veces, nos incluimos en esta categoría: no nos permitimos errar.

Lo único que conseguimos con esta actitud es el miedo a seguir adelante, pues ciertos pasos exigen nuevas decisiones, cuyos resultados desconocemos.

El miedo a errar es la puerta que nos encierra en el castillo de la mediocridad: si conseguimos vencer este miedo, estaremos dando un gran paso hacia nuestra libertad.


Nuya 45F

8/25/2006 5:38 am

Interesantísima y muy completa tu reflexión gatita andrea, cuantas discusiones y violencia evitaríamos si actuaramos todos mas inteligentemente y fueramos menos temperamentales..
Un saludo..


anywantlove 55F

8/27/2006 7:09 pm

Hola gatita:
Muy buena tu reflexión acerca de la mentira y la difamación. En mi caso, no puedo hablar por otros, siento mucha rabia e impotencia cuando alguien dice algo que sé que es falso, pero luego de pensar un poco me doy cuenta de que es mejor esperar a que el tiempo diga la palabra final. El tiempo es breve para los mentirosos o difamadores... así que como dice el dicho: "Siéntate en la puerta de tu casa y verás pasar el cadaver de tu enemigo".
Aunque nos conocemos hace poco, te tengo un gran respeto y mucho cariño amiga.
Muchos besos
Any


EmpresarioArdien 40M

8/27/2006 10:33 pm

Hola Gatita andrea:
Gusto en saludarte .. bueno a ver que te puedo mencionar de este tema.... es un tema que se vive en nuestra sociedad a cada rato ... los papas del estado lo hacen a cada rato y cual sera su razon pues debe haber alguna no!!!! La principal creo yo es ke chocas con un interes en particular un interes del difamador, ya sea objeto o persona,, creo que es la manera por la cual una trata de minizar a otra y como no encuentra salida. comienza a mentir y a decir cosas que no son......
Sobre esta Frase :" La desacreditación es un disfraz de la violencia" Tai Pro... Tiene mucho de cierto la difamacion es una manera de pegar pero con palabras.....

Yo creo que no es tanto si el tema es o no opinable, el tema de la difamacion viene de mas cosas.. de la manera de como una persona se mete entre tus intereses y no hay manera fisica de sacarla por eso buscas la manera oral....

Bueno no se que mas decir.... pero la difamacion de cierta manera es una violencia oral a otras personas...!!!!!!!

Un beso amiga

Jose L.


67ike04 49M

8/29/2006 11:13 am

Aysss difícil asunto, me temo que no tengo la solución para frenar a un mentiroso, siempre hay alguien dispuesto a escucharle; respecto al error, es más sencillo, una actitud crítica y abierta hacia cualquier asunto, mi verde para un daltónico es rojo o al revés (no estoy seguro), y ni mi forma de vida es la mejor del mundo ni mi comida la más sana, sólo se que es la que a mi me gusta, pero que puede gustarme otra si la pruebo.
Supongo que una primera medida para anular al difamador, sería ignorarle, pero eso sólo sería posible desde una posición de igualdad de condiciones o nivel y aún así el reisgo de menoscabo de tu imagen es alto, es una idea, pero es que no se me ocurre ninguna otra.
Sinceros abrazos (sin ápice de envidia ni mentira), Ike31


LAFLAKITABELLA 58F

8/30/2006 8:43 pm

Muy bueno lo ke escribes ,sobre este tema ke aca como ke se ve a menudo (la mentira), pero bueno pienso lo mismo ke tu ke no vale la pena caer en discuciones inutiles, ke no llevan a nada con gente asi , la verdad siempre sale sola, solo tiempo al tiempo, es mas te escribo ke me mandaron hoy ke me encanto, espero ke te guste a ti tambien
LA VERDAD Y LA RAZON SON COMO LAS ALAS DE UN PAJARO, AMBAS NECESARIAS PARA VOLARR , asi ke dejemos ke se estrellen,los mentirosos jajajajaa
besosss


arqueo21005 40M

9/4/2006 1:46 am

La difamación es un ingrediente más del mundo virtual, a mi también me pasó. Pero debes recordar que este medio no es real, no se debe tomar en serio ni darle más importancia de la que tiene.

El poder de las palabras es grande pero tiene sus límites, solo si tú lo permites estas pueden lastimarte o agredirte. Por otro lado los que te conocen sinceramente, sabrán si hacer caso o no a lo que escuchan o leen. Así que lo mejor es tomarlo con filosofía y paciencia Andrea.


Besos Gatita.


Become a member to create a blog