Tr  

feoalegre 46M
0 posts
5/19/2006 1:17 am
Tr


Era un sábado por la noche y decidí hecharme unos tragos, hiba siempre al mismo lugar por lo que ya era un cliente, este sábado estaba melancólico y tenía música romántica cuando por la puerta vi entrar a una mujer como de cuarenta años que por cierto por la forma que hiba vestida se veía como una mujer acomodada hiba acompañada de una hermosa y muy bien hecha mujer como de treinta años, solo al verlas se me fué todo lo melancólico y un suspiro dejé ir en el aire, por supuesto que todos los demás llevaron la misma impresión; sa acomodaron y pidieron unas cervezas, uno de los más guapetones y valientes se levantó se dirigió hacia ellas pero lo dejaron ir por un tubo, parecía que no querían nada con nadie, entonces comprendí que tal vez ellas se amaban, o sea que ellas eran para sí mismas, ustedes me comprenden.
Pasaron como dos horas y yo un poco caliente por los tragos no aguanté y con una señal les indiqué si querían algo de beber, la más joven aceptó sin antes consultar con su acompañante, siguió el tiempo y pude ver disimuladamente como una de ellas le empezó a acariciar la pierna a la otra nadie se dió cuenta como ellas empezaron a acariciarse bajo la mesa, una de ellas levantó la pierna y empezó a jugar con la vulva de la otra(ya que estaban de frente), la chiquilla joven sacó un cigarrillo y disimuló gozar el mismo, pero no era así, sino que estaba teniendo un orgasmo con la punta del pie de la dama, terminado esto se me quedaron viendo y me llamaron a su mesa a la cual accedí inmediatamente, estaba tan caliente y perplejo que olvidé que debajo de mi pantalón se me notaba el gran bulto, ellas pusieron su mirada allí y me dijo la dama tenga un poco de agua que se va ha quemar el pantalón.
Yo todo engreído sentado a la par de estas enormes fieras sexuales, di rienda suelta a todas mis fantasías, y les dije que se estaba cumpliendo una de ellas, mientras yo hablaba, la dama, que estaba a la par mía, me empezó a acariciar el bulto que estaba a punto de estallar, ella con gran destreza bajo el ziper y con una gran delicadeza sacó mi miembro la cual mide diez y ocho centímetros, me empezó a acariciar de una forma tan sutil que mis ojos estaban a punto de salirse de sus órbitas, en cada sube y baja yo apretaba los dientes (ya que no quería que los demás se dieran cuenta de lo que me pasaba), de repente sentí como el pie de la joven se colocó en mis testículos y como toda una experta empezó a acariciarlos. NO podía soportar más este martirio ellas conversaban conmigo tan normalmente, pero bajo la mesa estaba sucediendo lo más hermoso y exquisito que yo halla experimentado, honestamente, NO pude hacer nada solo tomé un sorbo de cerveza y en ese momento les tomé la mano y estallé, con una furia tal que por poco quedo sin aliento, ya que todo tuve que hacerlo interiormente para que la gente no se diera cuenta.
Salimos de allí y nos dirigimos a un hotel entonces fué allí donde me vengué de ellas, tomé a la dama de la cintura y besé la punta de sus pechos grandes y rosados, mientras la joven acariciaba con su boca las nalgas y mis dedos se introducían con delicadeza entre sus labios vaginales, lentamente bajé hasta su lugar prohibido y su olor me puso como loco, acaricié lentamente toda la orilla de sus labios interiores y mordisqueaba con mis labios su hermoso y grande clítoris, con los labios le daba halones suaves al clítoris y ella se arqueaba de la sensación, en cada halón podía observar como ella contraía su vagina, mientras tanto la joven le chupaba el ojo del culo, allí estaba ella, la hermosa dama parada sin poder hacer nada,a merced de nosotros disfrutando, gimiendo y gritando de placer. En un movimiento rápido de mi boca en su clítoris ella estalló de placer y por primera vez pude disfrutar un chorro de líquidos que me lanzó en el rostro, mientras ella gritó desesperadamente y me tomó por los cabellos y me dijo hijo de perra al fín un hombre me hizo sentir el clímax total en una mujer, mientras me haloneaba de los cabellos, esto me excitó más y le dí más rápido con mi boca mientras le introducía tres dedos en su jugosa vagina (que por su edad estaba bien apretada) mientras la joven le introducía dos dedos en el culo y al mismo tiempo le pegaba en las rosadas nalgas, ésto provocó que de nuevo volviera a tirarme chorros de líquidos en el rostro, yo me sentí divino, ya que nunca había pasado por esta super experiencia, la dama casi cae desfallecida gimiendo y gritando al mismo tiempo como que lloraba pero de puro placer.
La joven hizo bien su trabajo, pero ahora le tocaba a ella. Ella estaba masajeándose mientras acariciaba a la dama, momento que aproveché, ya que estaba tan caliente corporalmente que estaba rosada del rostro, la coloqué en cuatro y empezé a masajearle la espalda con crema al tiempo que ella se llevaba a la boca mi pene, la cual enloquecida casi me la quita de un mordisco pero sabía que estaba tan super excitada que en ese momento le dí de nalgadas entonces empezó a gemir y a acariciarme el pene con la boca en una forma magistral que por poco me vengo, en ese momento nuestra dama se levantó y empezó a acariciarle el ojo del culo a la joven, ella emitió un gemido de placer y de aceptación me quité y me puse debajo de la joven en forma de 69 y empezé a acariciar esa vagina que tenía unos labios enormes y gruesos pero de orificio pequeño, totalmente rasurada y con olor tan agradable a perfume que quise comerlo como si fuera un hambriento, y mientras succionaba ese clítores su vagina empezó a soltar sus líquidos que recorrían mi boca, yo estaba tan emocionado que le bajé sus nalgas hacia mi boca y empezé a meter mi lengua en su culo, ella suspiró de una forma tal que me dijo desgraciado perforame el ano con ese hermoso pene por favor, salí poco a poco de debajo de ella y le puse el glande en la entrada del culo, y poco a poco fué entrando, ella emitió gritos suaves de dolor y sentí como su culo apretaba mi verga como si fuera su boca, la dama estaba dándole una chupada de vagina, al instante tuvo un orgasmo tan fenomenal que sentí como todos los músculos de su culo apretaron mi verga y así ella empezó a moverse como loca y pene entraba y salía salvajamente de ese orificio criminal, NO aguanté más y antes de irme le grité que me venía, saqué de un golpe mi verga del culo de la joven y las dos se voltearon hacia mí y recibieron toda mi leche, las dos succionaron todo mi verga desde el tronco hasta la cabeza y me dejaron sin nada, cuando abrí los ojos me dí cuenta que mis manos estaban tomados de los cabellos de las dos, y con mi verga en la boca de las dos, me dejé caer junto con ellas y nos quedamos tumbados los tres en la alfombra de la habitación del hotel, cuando desperté solamente había una nota que decía te amamos, lástima que tengamos marido y tenemos que seguir siendo las bobas de éstos que no sirven para nada, que solo cuentan su dinero y cuidan su belleza personal, pero algún día nos volveremos a ver, he llegado a ese lugar con la esperanza de volver a verlas, ellas son SUSY y LUCY.

Become a member to create a blog