MIEDO A LA MUERTE  

dulceytierna001 105F
1371 posts
7/15/2006 8:41 pm

Last Read:
9/2/2006 12:01 pm

MIEDO A LA MUERTE

Durante nuestra vida tenemos que enfrentarnos a diferentes momentos angustiantes y tristes, pero hay uno que es especialmente difícil: la muerte. Podemos decir que parte de nuestro discurrir por la vida lo dedicamos a afrontar la muerte como realidad inevitable. Dependiendo de los familiares y amigos que vamos perdiendo con el tiempo, y de cómo vivamos esos momentos, seremos más o menos capaces de afrontar nuestra propia muerte. Aquellas personas que han conseguido no reflexionar sobre ella, bien por falta de necesidad, bien por evitación, habrán conseguido no sentirse demasiado mal, pero serán más vulnerables a cualquier acontecimiento que les coloque directamente frente a este hecho.

Como realidad inevitable (por lo menos hasta la fecha), la muerte puede afrontarse de muchas maneras: desde la fe, desde la negación del hecho, desde la resignación, desde la aceptación... Si nos encontramos en un momento tranquilo de nuestra vida no nos hará falta afrontar con inminencia la idea de la muerte, pero si es una idea que se hace cada vez más presente en nosotros, será necesario abordarla para sentirnos mejor. Hay dos pensamientos que con mayor frecuencia alimentan el malestar en relación a la muerte: el que pueda ocurrir en cualquier momento y sin poder hacer por evitarlo (accidente, infarto… y el qué habrá después, si acabará nuestra existencia o trascenderemos a alguna otra realidad, a algún paraíso… Ante esto podemos tratar de garantizarnos que la muerte no nos sorprenda tomando precauciones extremas: chequeos médicos constantes, evitar viajes… Para poder afrontar esta realidad sin quedarnos encerrados en un círculo sin respuestas claras, tendremos que valorar la posibilidad de que nuestros miedos sean ciertos, no tanto porque vaya a ser así, sino porque siendo que es posible (aunque poco probable) si no nos garantizamos al cien por ciento que no sucederá, nuestra mente no descansará. Lo que ocurre es que , pensar en ello produce malestar. No es muy deseable pasarlo mal, pero de no ser así es difícil que un tema tan complicado como este, no nos dé vueltas obsesivamente en la cabeza. Dicho de otro modo: es imposible tener certeza sobre algo que nos es imposible controlar, podemos llegar a una sensación de resignación, que aunque irritante, sea más llevadera que la angustia mantenida ante la incertidumbre de la idea de la muerte.

Es indudable que vivir experiencias cercanas a la muerte: accidentes, agresiones, muertes de personas próximas, presenciar muertes o hechos violentos… vulnerabiliza. La intensidad de las emociones dificulta afrontar los hechos con una distancia suficiente. No obstante son las personas que han vivido este tipo de experiencias las que tienen aún más necesidad de afrontar la idea de la muerte. De no ser así, podrán aparecer miedos y evitaciones que dificultarán la calidad de vida de la persona.


Candidopalomo 59M

7/16/2006 5:34 pm

Hola.

Me gusta tu blog; encuentro a una persona hablando llanamente de cosas que parecen cotidianas, pero que tienen mucha trascendencia, porque son cosas importantes que arman el rompecabezas de nuestras vidas. Lo que veo es sinceridad, y por ello me agrada.

Sobre el tema que propones, hay una cosa que sabemos cierta innegablemente; algún día moriremos; puede haber una gran cantidad de formas posibles de que eso ocurra, pero finalmente eso pasará. Creo que lo importante es ser responsables de nuestra propia vida, y de lo que indirectamente “afectamos” en la de la familia, en la de las amistades, o en la del prójimo en general.

Pienso que si nos hayamos mas o menos en paz con lo que hemos hecho, no debe haber tanto horror el contemplar la llegada de la vejez, y con ella el final. Creo que es importante saber saborear la vida, aunque haya muchos momentos llenos de problemas y hasta de angustias. La vida es un ofrecimiento, un reto, en el que incluso equivocadamente, se pude vivir… estando “muerto”.

Hay una poesía que me gusta mucho de un escritor…nicaragüense de nombre Ricardo Palma, y que habla precisamente de eso que dije en la parte última, espero que te guste:


No son los muertos los que en dulce calma
la paz reposan de la tumba fría.
Muertos son los que tienen muerta el alma,
Y viven todavía.

No son los muertos, no, los que reciben
rayos de luz en sus despojos yertos.
Los que mueren con honra son los vivos,
los que viven sin honra son los muertos.

La vida no es la vida que vivimos,
la vida es el honor, es el recuerdo;
por eso hay muertos que en el mundo viven,
Y hombres que viven en el mundo, muertos.


Salud y amor.


dulceytierna001 105F

9/2/2006 12:01 pm

CANDIDO

Esto lo puse hace poco pase por etapa como esta, no estabamos preparados en ningún momento cuando llego lo inevitable contra todo renegamos hasta con Dios, una de mis hermanas y yo lo superamos más rápido la otra no, hasta la fecha esta en terapia, logicamente ella convivia más había más comunicación entre ellas, yo por otras cuestiones vivo lejos, ese afecto que nos unia ya no era el mismo al estar tan cerca, aún siento su presencia en los Rosarios, el padre nos decia esta cuando uds. quieran hablanle platiquen nunca se olviden su cumpleaños fechas importantes, invitenla, pongan su plato,piensen ahi esta conviviendo con uds.
Esta dificil mucho muy dificil, pero es la ley de la vida, hoy estamos mañana quien sabe.

Un besote


Become a member to create a blog