ENAMORARSE VIRTUALMENTE  

dulceytierna001 105F
1371 posts
5/7/2006 1:06 pm

Last Read:
5/26/2006 8:35 pm

ENAMORARSE VIRTUALMENTE

Para Bibiana Apolonia, socióloga de la Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad de Buenos Aires, Argentina, al principio la comunicación amorosa virtual está sometida al anonimato, y -de acuerdo al tipo de personalidad- se estimulará o no para continuar la relación en evoluciones más intensas y sinceras.

“Una vez al conectarme en un chat conocí a un chico cubano, uno de tantos pensé. Días después volví a platicar con él a través de la internet, me cayó bien y continuamos con la comunicación por meses hasta que a través de sus palabras que reflejaban sus sentimientos y manera de ser me fui enamorando de él y viceversa”, revela Gabriela.

Palabras avaladas por la socióloga, quien afirma en su artículo Situaciones amorosas ¿Relaciones reales o virtuales?, publicado en la página web en-red-ando, que las formas de potenciales encuentros amorosos pueden ocurrir a través de un chat en donde al principio se intercambian mensajes públicos y posteriormente se llega a la comunicación privada.

De la intimidad virtual al altar real

Con el tiempo, las relaciones por internet se hacen más personales y comprometidas, se comienzan a usar términos socorridos por cualquier enamorado como `querido´, `cariño´y `amor´, los sentimientos proyectados a través de las palabras comienzan a ser más profundos e incluso se llega al sexo virtual, señala la socióloga Bibiana Apolonia.

“El erotismo es estimulado en la medida en que las palabras puedan llegar a describir situaciones de encuentros imaginados, posturas, respiraciones, tactos, abrazos, todo es posible.”

Las intimidades aumentan según las frecuencias de interacciones y el deseo de compartir vínculos, manifiesta la especialista en comunicación cibernética.

La comunicación mediante el chat y el correo electrónico se vuelve una necesidad por la obsesión de establecer contacto con la persona amada e incorporarlo a su vida a través de la imaginación, pues cuantos más mensajes se envían, más se quieren recibir, estímulo fundamental para continuar la relación.

El intercambio de palabras llega a complementarse con el intercambio de postales electrónicas o flores virtuales; y si la relación perdura surgen otras formas de comunicación complementarias que activan otros sentidos como el envío de fotografías, llamadas telefónicas e incluso encuentros personales, si la distancia lo permite.

Pasó mucho tiempo para sincerarnos, relata Gaby, pero una vez que demostramos nuestros sentimiento por la red, la relación fructificó, se hizo más real: "Confieso que antes de conocernos tuvimos algunos contactos de sexo virtual".

Amor de palabras

En las relaciones amorosas por internet, los sentidos humanos están inhibidos, no se puede ver, oler, tocar, oír ni probar al otro; los sentimientos tienen que forjarse y confiar en la comunicación establecida a través de las palabras escritas en el teclado de una computadora.

“El amor en internet remite a imaginaciones, a fantasías con cualquier sentimiento que desee poner una persona sobre otra. Al no recibir los estímulos de los sentidos que se ponen en funcionamiento en las relaciones cara a cara, es posible atribuir cualidades desmesuradas a la otra persona”, menciona la socióloga Bibiana Apolonia.

“Por suerte, en esencia él es como lo imaginé, tal vez no físicamente pero si en sus sentimientos, que al fin de cuentas es lo que importa”, comenta Gabriela a unos meses de contraer nupcias con su latinoamericano prometido.

La socióloga argentina afirma que la relación en el espacio virtual dice poco acerca de la otra persona, no se puede escuchar la voz, las formas de caminar, de vestir, la gestualidad que es lo que tenemos los seres humanos para dar la aproximación al escenario del encuentro.

Cara a cara

“Para formalizar nuestro compromiso tuvimos que conocernos poco a poco, la comunicación por el chat y el e-mail fue muy importante, pero definitivamente tuve que conocerlo personalmente para tomar esta importante decisión en mi vida, pues una relación no sólo son palabras por internet”, relata Gabriela.

La socióloga Apolonia refuerza lo dicho por la enamorada al señalar que toda pasión que no se concreta en una relación de contacto físico, tiende a la búsqueda de otra o llega a esfumarse.

Una vez que dos personas se han encontrado en internet y comienzan a enamorarse, es natural que quieran ver al otro en persona, oír su voz, tocarlo, mirarlo, y la relación tiene que traspasar el plano virtual hacia los encuentros físicos, cara a cara, a partir de los cuales se define la continuidad o no de la relación.

Finalmente, la historia de estos enamorados no es la regla, sino la excepción, ya que la escasa duración que tienen las imprevistas relaciones de amor por la red no llegan a durar más que un par de semanas, concluye la socióloga.


Become a member to create a blog