viernes segun ella  

drtacho 50M
1 posts
7/9/2006 2:04 am

Last Read:
7/21/2006 1:14 am

viernes segun ella

Esta historia la escribio una amiga despues de leer la mia, es la contraparte, capto a la perfeccion lo que yo imagine que la mujer habia hecho, lo comoparto con ustedes por que es increible que tanto nos parecemos, y cuanto hacemos para parecer diferentes, sin tan solo como escribi el otro dia, nos quitaramos las mascaras seriamos todos mucho mas felicez.

Julio 08, 2006

Ya era viernes y había logrado mantener la ansiedad y la deseada curiosidad viva...

Había tratado de que se interesara en mi desde el momento en que cruzamos miradas fuera de su casa, aquella ocasión que pasé fácilmente desapercibida a causa de mi cabello mojado y enredado y el horrible abrigo que mi amigo ideó ponerme encima para protegerme de la lluvia, sin pensar que más que sólo cubrir mi cuerpo cubría mi persona, mi identidad, mi interior...

Teníamos una cita, a las 7 en punto, era todo lo que hace unos meses habría deseado desde que planeé llamarlo “por error” para dejarle intriga de aquella glamorosa mujer envuelta en sensualidad que por casualidad llenaría su vida y su cama, pero ahora sabía que yo quería algo mas, algo que fuera mas que una locura pasajera, quería un éxtasis memorable grabado en sus sentidos.

Así que tomé el teléfono y cancelé la cita, me dirigí directamente a su casa, después de todo, la noche de la tormenta observé como sacó una reluciente llave de debajo de una maceta con flores secas. Al llegar la llave seguía ahí, me detuve a reconsiderarlo un poco, pero ya no podía parar, el deseo era más fuerte que la razón.

A pesar de que tenía poco tiempo, el tráfico estaba a mi favor...
Las velas, las armas más letales para los románticos empedernidos.
El incienso, el toque de magia para una noche de amor.
Los pétalos de flores, que ofrecían una invitación que ni la luna ni el sol podrían rechazar.
La música, para embriagar a uno más de sus sentidos.
El vino, el vehículo perfecto para la desinhibición de dos almas.
Y finalmente, el perfume de mi piel, el toque justo de veneno para una víctima de la soledad.

Todo estaba listo, pero necesitaba algo que iniciara el juego, por llamarlo de alguna manera. De pronto escuche su auto llegar, lo único que se me ocurrió en ese momento fue correr a la puerta para decirle estoy aquí, pero preferí dejar todo en silencio...

Lo único que hice fue dejar la puerta entreabierta, con la luz a medias y el desbordante olor. Junto a la mesa, una bomba de tiempo, cuando leyera la hoja con ciertas indicaciones en ella, la cuenta regresiva no se detendría. Lo único q me protegería de caer en su red, perdida en sus brazos sería el antifaz, mi armadura.

Después de unos minutos salí de mi escondite, él estaba ahí parado, inmóvil, toque su mano izquierda, susurré algunas palabras a su oído y lo dirigí a su habitación sabiendo que él también lo deseaba así, despacio y pausado.

Mis ganas no se contuvieron más, lo senté despacio al filo de su cama, con un beso robé las palabras que querían salir de su boca; la copa de vino se quedó fuera del juego, ahora sólo me concentraba en su cuerpo... su cabello fue lo primero que enredé en mis manos, la corbata y la camisa no fueron problema para mí, enseguida ya estaba navegando por su pecho.

Sabía que no se mantendría quieto, pero bastó un único movimiento para aclarar que yo elegía su destino esa noche... el cinturón y demás ropa tampoco fueron mucho problema. No sólo las manos podían acariciar, en ese momento mi cabello, labios, piernas, toda yo jugaba al amor, siendo mis labios los protagonistas hasta ahora.

Recorrí cada pulgada de su cuerpo a besos, no me detuve en ningún momento, hasta regresar a su boca, para entonces ya estaba encima de él, no podía separar mi cuerpo, era como si mi alma buscara fundirse con la suya y no me detuve a pensar si estaba bien o mal, no resistí las ganas de sentirlo en mi interior... Hicimos el amor sin pensar en nada mas q en eso, despacio y en silencio, el final... el final no pudo haber sido mejor, perdidos en el placer de un orgasmo celestial, juntos.

Ambos buscábamos un abrazo final, pero si lo hacía después no podría dejarlo ir, y mi propósito no sería logrado, así que tomé mis cosas y salí de su casa... dejando atrás una parte de mi cuerpo y de mi alma, una noche de amor total, y lo mas importante dejé el recuerdo de mi ser junto con la confusión de un aroma.

Ahora cada vez que lo veo pasar, buscando cada rastro de mí detrás de cualquier mujer, simplemente sonrío porque sé que no fui una noche más, un cuerpo en su cama solitaria, sino fui quien por medio del amor le contagió la locura...

Andrew
viernes segun ellaviernes segun ellaviernes segun ella


Become a member to create a blog