C  

cuitlahuacsantoy 59M
83 posts
4/1/2006 12:49 am

Last Read:
2/20/2007 7:44 pm

C

¿QUE LES PARECE UN POCO DE CRÍTICA LITERARIA GENTE?

Hola hoy termine de leer el segundo libro de Dan Brown, Ángeles y Demonios, y espero pronto leer el siguiente La Conspiración. El primero que leí, por supuesto, fue El Código Da Vinci. Respecto a Ángeles y Demonios, debo reconocer que a pesar de que es una historia muy buena, me dejo, francamente decepcionado el hecho de que en esta segunda obra no hubiera sido tan históricamente analítico como en El Código Da Vinci.

Empecemos por partes. En El Código Da Vinci, el autor hace una interpretación de la secta secreta denominada, El Priato del Sion, de lo más exacta concebible. Exponer a esta secta, así como a los Templarios, como organizaciones consagradas a preservar la filosofía del cristianismo en su dogma original, racionamiento simplemente impecable. Ciertamente esta ampliamente documentado que el origen de las sectas secretas tiene un origen religioso, llamese Masones, Templarios, Priato del Sion, los Rosacruz, e incluso los Illuminati.

Si bien en la actualidad las sectas secretas se dividen en religiosas, políticas y sociales, todas tienen un origen eminentemente religioso. El ejemplo más claro es la Rosacruz, de la que se cree su primer maestre, en el 1300 a. C. fue el faraón de Egipto proclamando a Amon Ra como el único díos, en un mundo politeísta, con los consiguientes problemas. En este mismo contexto, y de ahí que el segundo libro de Dan Brown me decepcionara, la secta secreta de los Illuminate, fue una secta que se origino en Bavaria, Alemania el 1º. de mayo de 1776 por un tal Adam Weishaupt, por cierto jesuita de formación y profesor de ley canónica en la Universidad de Ingolstad, que pugnaba combatir la posición del Vaticano del oscurantismo por la filosofía del racionalismo, y si además consideramos que la palabra “illuminati” se deriva del griego que significa “cualquiera que fue bautizado en el cristianismo” entenderemos que dicho grupo también tiene un origen religioso, aunque distinto al dogma de la fe católica, apostólica, romana, del Vaticano. De hecho, este grupo se auto denomino “Nacimiento del Espíritu Libre” o “iluminados” en una clara referencia al conocimiento, al renacimiento de los clásicos griegos “los científicos”, y en medio procesos de la segunda gran división de la fe cristiana, los protestantes (luterismo), recordemos que la primera se derivo del Concilio Ecunemico de Nicea donde se dividió entre católicos y ortodoxos (los que seguían el dogma original) que se oponían a la liturgia iconoclasista y que desconocían al Papa romano y optaban por el de Constantinopla (hoy Estambul) entre otras cosas. Entre los descendientes de la Orden de los Illuminati de Bavaria encontramos a los Alumbrados de España y les Illuminati du Frances..

Si bien es cierto que se ha hablado incansablemente de que la Orden de los Illuminati es un movimiento que tiene como objeto cambiar las relaciones mundiales en un maquiavélico plan denominado “El Nuevo Orden Mundial”, también es importante señalar que esta filosofía de la iluminación dio pie a nuevas corrientes filosóficas del conocimiento humano como; el escepticismo, racionalismo, liberalismo, humanismo, reducionalismo, modernismo, comunismo y el anarquismo entre las más aparentes. Asimismo se debe señalar que es cierto que se atribuye a esta secta participación determinante en las revoluciones francesa y la norteamericana, que como ven tienen constituciones que incluyen los principios de las derechos universales del hombre (¿terriblemente horripilante, verdad?).

Esto es precisamente lo que no me gusto de este último libro del autor del controversial “Best Seller” y que me hace reflexionar: primero, ¿como es posible que siendo tan impecable su racionamiento en el Código Da Vinci, sobre el propósito de las sectas secretas trate con tanta ligereza la Orden de los Illuminate? ¿Por que no hace más justicia a un grupo, por cierto lleno de celebres pensadores, que por toda culpa tiene, como muchos otros grupos, no aceptar la ignorancia a favor de la fe? ¿Por que satanizar a un grupo que por el contrario fue víctima de persecuciones de la Orden de la Fe Cristiana (léase Santa Inquisición) por el simple hecho de no resignarse a usar la cabeza para otra cosa que no fuera pensarse y el pecho para no darse golpes? ¿Por qué no señalar con mayor contundencia que fue la Iglesia la que persiguió y combatio a los Illuminati y no alcontrario?

Finalmente, tengo que reconocer que la novela, Ángeles y Demonios, es una historia trepidante que cautiva, que los conocimientos del autor sobre arte, ciencias, sociedades secretas, religión y lugares como Roma son sobervios. Solo aquellos que hemos tenido el privilegio de conocer los lugares que cita, podemos apreciar la maravillosa y precisa narrativa con la que describe lugares, costumbres y las obras y nos regodearnos en la memoria de esos viajes a un mundo de historia y cultura. Es también necesario resaltar lo bien documentado que esta en materia de nuevas tecnologías y descubrimientos científicos, así como de los centros de investigación, no muy del dominio público por cierto.

Como conclusión no me cabe la menor duda que Dan Brown recibió una gran presión de la comunidad vaticana y que opto por hacer un libro que le fuera más favorable, que pusiera a esta comunidad en un marco de víctima y que propusiera dogmas de fe por encima del racionalismo científico. Esto último me parece aún más patético que la conclusión que da al Código Da Vinci, donde nos trata de vender la idea de que el Santo Grial se encuentra oculto bajo la pirámide inversa en el museo del Louvre.

Remato señalando que si existen y han existido sociedades secretas es producto de la persecución de ideas que no se ajustan al “estatus quo”. Remarco que la mayoría de las sociedades secretas tienen un origen de fe en los dogmas originales de la moralidad, el autoreconocimiento del bien y el mal y que tienen por objeto crear una fraternidad que promueva esos valores por encima de ambiciones personales, y si no les pido que estudien la historia de los Masones, por citar solo una fuente.

Solo me resta decir, Ergo Coito Sum (pienso luego existo) por lo tanto no me puedo tragar algunas de las vainas que luego nos pretenden vender. Lastima que aún los buenos cuentistas de la literatura pop se vendan a intereses, solo falta que Harry Poter acuda a la iglesia para que se salve del innombrable (no estoy hablando de Salinas).

BUENO GENTE BONITA ESTE QUE LES COMENTO AQUÍ ES CUI CUI ES CUI CUI.

PD: lo aquí expresado no tiene la intención de lastimar o agredir la fe de nadie, simplemente es una pequeña crítica literaria, un pequeño repaso histórico de algunos temas, que en ocasiones son poco conocidos y la visión muy personal del que escribe.


Become a member to create a blog