EN LA VIGILIA(segunda parte)  

arqueo2105 40M
1 posts
4/5/2005 11:14 pm

Last Read:
3/5/2006 9:27 pm

EN LA VIGILIA(segunda parte)


Ahora si que David HY se estaba asustando, esos 2 arrechos de Janet y Edison estaban volviendo a fornicar como si nada. Él estaba de espaldas y ella yacía a su lado acariciando su pecho, sus tetillas, bajando del esternón al ombligo y tocando el pene, que se erectaba otra vez.

Besaba el cuello de su enamorado e iba bajando por el hasta tocar el pecho con sus labios, él le acariciaba los cabellos y se los acomodaba. Disfrutaba de los besos de ella, que ahora tocaba su vientre y golosamente pasaba la lengua por el ombligo. Hasta David pudo ver como Edison se ponía nervioso mientras ella iba bajando más y más con sus labios.

Janet podía sentir en su quijada LA PUNTA DEL PENE que la tocaba y sentía ese fuerte olor del SEMEN, ahora sentía la mano de Edison empujando su cabeza para que baje más, ella levantó la cabeza y dijo, "Edison, ¡creo que voy a hacer una locura!"

Edison casi estalla de placer al ver a su chica echarse de cara HACIA SU PALO DURO Y TRAGÁRSELO DE UNA SOLA VEZ. Ella mamaba como desesperada, tomaba el fuste del pene con su mano y paseaba la lengua por el glande, acariciaba el frenillo y chupaba otra vez. Janet se excitaba pensando en un chup de leche caliente, eso era lo que tenía en las manos, pero a esta carne dura la empujaba al fondo de su garganta, casi tocando la campanilla, lo que le causó un reflejo de náusea, pero siguió con las caricias de lengua, lamiendo el fuste y a veces dando un mordisco suave, como si comiera un helado.

Edison resoplaba, asi hechado podía acariciar los cabellos, hombros, y parte de la espalda de su enamorada. De vez en cuando ella se levantaba y escupía algo se semen, entonces él podía ver sus SENOS al aire, turgentes y duros aunque pequeños,
luego aquella cabeza de cabellos oscuros volvía a hundirse en su cintura, y como una medusa negra, le CHUPABA los fluídos, moviéndose de abajo a arriba, dándole sensaciones excitantes no solo a Edison, sino a David, que estaba a punto de sacarse su "tuerto" que se ponía tieso para masturbarse allí nomás, escondido tras su árbol.

-Eres lo máximo mi amor... sigue...sigue
-mmmjj...mmmmjjj...¿te gusta amor?
-aahh, ajá...si, sigue Janet, asi como si lamieras helados...perfecto
-mmm...mmmjj

David se contuvo de masturbarse. Estaba hipnotizado pero debía detenerlos, esto ya iba muy lejos y su guardia se terminaba en 15 minutos; debía despertar a Augusto en ese tiempo. Tomó una piedra para arrojarla y asustar a los amantes pero se contuvo otra vez, "Bueno pues, que acaben el último"-se dijo a si mismo.

Janet SORBÍA con fuerza el palo de su enamorado cuando siente un calor repentino en la boca, y un líquido viscoso de olor penetrante invade su paladar, el golpe del chorro casi le da a sus amígdalas, asi de fuerte eyaculó Edison. Incorporándose rápidamente empieza a escupir aquel sabor extraño, esa sensación visceral la recoradaría siempre. Había tragado algo asi que fue a beber agua del río, estaba fresca y dulce.
-"Debiste avisarme que te venías Edison, ¡casi me trago tu huaico!"-decía entre buches de agua. Él se limitó a pedir perdones entre gestos de placer.

De pronto la parejita oyó ruidos, golpes algo cercanos en el lecho del río, se miraron y se vistieron velozmente -apúrate, apúrate- acomodándose las ropas en el camino de vuelta a las carpas. Sin despedidas ni nada, cada uno se metió a la carpa que le tocaba con sigilo,

David HY dejó de lanzar piedras cuando los vió subir al campamento. Se aseguró de que nadie más los vió llegar, revisó que todo estuviera en orden y miró la hora, faltaban 5 minutos para el relevo asi que se dirigió a su carpa a despertar a Augusto.

-Tu turno Asusto.
-Ok man,.... oye ¿te hás dado cuenta de lo regalonas que estuvieron con nosotros las mayores en la fogata?, como si fueramos extraterrestres.
-Si pues, la insignia de La Molina, además tu eres rubio pues, ya sabes como es eso...
-¿no estaría mal probar no? jejeje, qué cosas harían dentro de la bolsa de dormir estas flacas

David iba a decir algo, pero se calló. "Si hablo ahora me cago yo solo" pensó. Por ahora lo mejor para todos era guardar silencio.

El último día David y sus amigos fueron los últimos en irse, desmontaron todo el campamento, subieron las cosas a la camioneta y se fueron rumbo a Lima.

David nunca contaría lo que vió a nadie......hasta este mismo momento......

Become a member to create a blog