FANTASIAS DE UNA MUJER 2 (primera parte de una confesi  

arqueo21005 40M
82 posts
11/30/2005 1:12 am

Last Read:
3/5/2006 9:27 pm

FANTASIAS DE UNA MUJER 2 (primera parte de una confesi


La misma amiga de AdultFriendFinder me narra otra fantasía que se le ha ocurrido, disfrútenla

Charito M estaba muy contenta de celebrar su aniversario, la ocasión era romántica en el restaurante y su amado Andrés se veía muy guapo. Había estado muy atento (las flores, el paseo de la tarde, la cena) y ella se sentía muy bien, sin duda la noche sería más interesante cuando se fueran a la habitación del hotel.
-Amor, ¿qué me vas a regalar? -inquirió ella.
-Creí que mis atenciones eran suficiente regalo Charito.
- No malentiendas amor, no quiero alguna cosa, quiero algo de ti
-¿Qué regalo quieres? -la curiosidad de Andrés se había despertado
-Quiero que me cumplas un deseo, que hagas lo que yo te pida.
-¿Te refieres a que me vas a pedir algo? ¿algún viaje?...
-Algo asi Andrés.
-Y tú ¿qué me darás a cambio?
-Todo mi ser amor, toda yo...

Andrés pensaba que Charito se refería a llevarla a algún lado de los que le gustaban en el interior del país o a visitar a sus padres que vivían lejos. Como sea el aceptó.

-Muy bien Charito te concederé tu deseo. Pero llegando al hotel te lo cobro por adelantado.

Ella aceptó. Apenas terminaron, se retiraron del restaurante rumbo a la habitación del hotel. Andrés habló en serio. Ni bien cruzaron el umbral de la puerta él saltó al cuerpo de su mujer y la desnudó velozmente. Ella se dejó hacer y se dejó llevar a la cama donde se consumó el acto. Hicieron el amor del modo acostumbrado en casa y eso ya le sabía a rutina a Charito, ella quería aderezar su vida, no congelarla. Después de hacer el amor, él se echó de lado a dormir.

Su marido ya había descansado suficiente cuando ella lo despertó. Al principio no le dio atención a su mujer, pero de pronto se despertó de golpe. Ella le estaba vendando los ojos y mientras lo hacía le dijo:
-Ahora me vas a cumplir no?...quiero vendarte.

Andrés empezó a reír pero no se opuso. Charito lo echó en la cama y empezó a darle besitos en la boca y luego siguió en el cuello, la oreja, la nuca.
-Jejejeje me haces cosquillas amor.
De improviso él sintió que le amarraban fuertemente una muñeca con seda y opuso resistencia.
-¿Qué haces? -a la vez trataba de quitarse la venda de los ojos.
-Sshhhh...dijiste que harías lo que yo quisiera, solo déjate llevar y no te resistas.

Luego de pensarlo un rato Andrés asintió. Charito entonces tomó sus manos y las ató a la cabecera de la cama en cada extremo.

Empezó a besarlo; la cara, el cuello, los labios, luego mordió estos últimos suavemente.
-Oye estás muy rara...
-¿Por qué lo dices? -preguntó ella.
-Nunca te habías portado así.
-Ahora vas a ver otro lado mío que no conoces, voy a hacerte lo que nadie te ha hecho.
Esa frase puso nerviosísimo a Andrés
-¡¡No me está gustando este juego!!
-Amor, dijiste que harías lo que yo quiera y tienes que cumplir, yo no te voy a lastimar...
-Ok amor...confiaré en ti ¡pero nada de trastearme el culo!
-Amorcito no te preocupes, no te va a doler jijijiji. ¡Es broma!
Y mientras decía esto le ataba los pies a cada extremo de la cama (para que no patee). Él estaba echado y atado como una equis, inmovilizado y vendado.

Charito notó la tensión de su pareja así que empezó a besarlo por todo el cuerpo, la cabeza, el tórax, el abdomen, suavemente se lo comía a besos; luego tomó un sorbo de vino y le dio en la boca. Cuando su marido lo probó sintió la lengua juguetona de su mujer en su boca, buscando enredarse, él le correspondió al beso francés. Ella tomó un nuevo sorbo y lo pasó otra vez en forma de beso a su pareja para hacerlo entrar en calor. Echándose de lado junto a él, empezó a besarle a boca, a pasarle la lengua por la cara, más besos y luego el cuello también. Tomando la botella bañó el torso de Andrés con el licor.

Charito entonces bajó al pecho y mordizqueó las tetillas de su hombre. "Mmmm" gemía ella. Despacio, muy despacio, bajó al abdomen. Él comenzaba a respirar fuerte mientras sentía cosquillas cerca de su ombligo. La lengua traviesa y los dientes de su mujer lo estaban torturando, haciéndole apretar los dientes por el dolor placentero. No podía verla pero sabía que su mujer sonreía.

Ella siguió bajando y empezó a jugar con el vello púbico. Hasta ahora Andrés había estado callado pero Charito estaba determinada a hacerlo gemir. Al ver que su pene crecía, le echó otro poco de vino bañándole la ingle, entonces empezó a lamérsela. Lamió entre sus piernas y su sexo. Y lamió más. Pasó la lengua por los testículos, mordió las piernas, despacito siguió con los muslos.

-Uhmmm...síííí.
La mujer estaba excitada; comenzó a sobar sus senos contra el miembro de su marido y después de eso le pasó la lengua golosa.
Andrés empezó a jadear. Charito lo había logrado.
-Soba tus senos en mi pecho Charito.
Ella lo hizo presta y sintió el roce de sus pezones contra su piel, sintió un dulce placer asi que besó a su marido y pasó sus senos por sus labios. Andrés trató de atraparlos, atrapar los botoncitos de los senos con su boca pero su mujer solo le rozó por encima de los labios.

Tiernas caricias en el cabello de su marido. Sus dedos exploraban el cuero cabelludo dando masajes vigorosos. Esos mismos dedos luego penetraron la boca, Andrés se los chupó, les pasó la lengua, les dio un mordizco. Charito dio un respingo y retrocedió pero después se acercó a lamerle la cara.

-Ya desátame, basta de juegos.
-No amor, esto todavía ni empieza, se paciente y llegarás a la gloria como no tienes idea.
-¡MMMmmm!
-Amor me tienes que complacer y te doy un beso con lengua.
-¿Y si no quiero?
-No, me tienes que cumplir.

Más besos ocurrieron y ella fue bajando al pene. Duro y tieso, rígido, el pene estaba erecto. Empezó a ponérselo en la boca y Andrés dejó escapar otro suspiro. Una y otra vez lo sacaba de su boca y le pasaba la lengua por el frenillo del falo, tomándolo en su mano besaba la cabecita. Entre beso y beso la lengua acariciaba. Ésta se movía veloz en el glande, ensalivándolo. Charito sentía el saborcito amargo-salado y aunque no le gustaba, ella continuó porque su marido se excitaba mucho y eso es lo que deseaba.

Para darse valor y enjuagarse se tomó otro sorbo de vino. Siguió mamando como criatura pegada al pecho de su madre.
-Sigue así...sigue así...trágatelo, no te quedes en la cabecita nomás.
Obedientemente su mujer puso todo el fuste en su boca, tragando hasta el fondo de su garganta. Todito dentro.
-Aaaaahhhh... -el placer de su marido era obvio. Como si fuese un dulce en su boca, ella comenzó a darle chupetones al pene en la punta y luego suavemente siguió tragando. Su lengua paseaba por los lados del miembro mientras entraba y salía gentilmente de sus labios. Suaves mordiditas al fuste hicieron reaccionar a Andrés que dio un quejido.

Charito empezó a lamer de otro modo, como si se tratara de un helado lamió los lados de arriba a abajo y por todo el ancho del falo.Después comenzó a succionarlo. Su cabeza se enterraba en la ingle peluda, bajaba y subía ,primero despacio, después más rápido. El bombeo de la mamada se reflejaba en las mejillas de la esposa que se inchaban y se hundían con cada sacudida.

Él estaba tenso, bufando y resoplando muy excitado. Ella tenía el control. Con el pene en su garganta ella no podía decir nada, apenas emitía sonidos...
-Mmmggg...mmmfff...ajjmmjj
-¿Te gusta mamar no?
-Sííí me encanta, lo tienes tan grande y grueso que me gusta sentirlo en mi boca...
-¡Mama más rápido para que me venga!¡Ya casi me vengo!

Pero ella lo soltó de golpe. No quería que se viniese aún...

(continuará)

Become a member to create a blog