ESTO LO HAGO EN TU HONOR MUSA ARQUITECTURA (primera parte)  

arqueo21005 40M
82 posts
12/13/2005 1:27 am

Last Read:
3/5/2006 9:27 pm

ESTO LO HAGO EN TU HONOR MUSA ARQUITECTURA (primera parte)

Dedicado a ti, dondequiera que estés

Sandra M estaba cansada, las noches de boleto y los cafés se habían sucedido demasiado. Un resfrío la molestaba pero ella lo tenía a raya con las pastillas hasta que pudiese terminar su trabajo. Toda esta tensión terminaría con las entregas finales. Había reclutado a varios amigos para que le ayuden a terminar su maqueta final y los planos y ya eran las 4.00 am cuando por fin parecieron lograrlo. Solamente faltaban los apuntes hechos a mano así que Lucía, Hugo y Carla tiraron la toalla y se quedaron dormidos en la sala. Sandra se quedó despierta con Jorge, el único que podía hacer apuntes decentes de todos ellos.
-Dale Jorge, terminas no?
-Si Sandra, pero me caigo de sueño...dame un café
Ella fue a la cocina y le trajo una taza caliente.

Al tomarla de sus manos Jorge le dijo:
-Tienes manos bonitas.
-Jajajaja payaso, termina los dibujos.

Cuando Jorge terminó de dibujar en su bitácora le pasó ésta a Sandra para que viera los apuntes, ella quedó satisfecha con el trabajo.

-Dibujas muy bonito.
Y de manera traviesa empezó a revisar otros dibujos del cuaderno, había dibujos de todo tipo, esculturas, edificios, detalles de muebles, personas, muchos a color y trazos al carboncillo muy elaborados; un poco más atrás vio unos desnudos. Jorge trató de quitarle el cuaderno pero ella lo impidió.
-Ya no seas chismosa.
-Déjame ver tus dibujos mañoso- se burlaba ella.

Así empezó a reconocer el talento de su amigo en el dibujo femenino y empezó a ver una imágen familiar en ellos, una chica recurrente, en varias poses y muy parecida a ella. Miró a su amigo a los ojos queriendo comprobar sus sospechas. Su cara lo decía todo.

-Me dibujaste desnuda...¡eres un enfermo!
-No Sandra, te equivocas, tu eres mi musa, te amo de lejos pero tú no te diste cuenta hasta ahora.
Sandra vio otros dibujos más de parejas en abrazos apasionados y detalles de besos y también su nombre en corazones y guirnaldas.
-Así que me amas ¿no? ¿y por qué te cayaste todo eso?
-Solo me dejabas ser tu amigo, no me dabas pie a otra cosa, pero ahora ya sabes...
-Nunca me demostraste interés.
-Ahora te lo demuestro.
Resuelto Jorge hizo lo que nunca se atrevió, tomó a su amiga de la cintura y le dio un beso fuerte en los labios.

Ella trató de forcejear al principio, pero luego de la sorpresa se dio cuenta que él la acariciaba con dulzura, la abrazaba con emoción.
-No sigas, estoy medio agripada te voy a contagiar.
-Ya te besé, ya no tiene importancia si me contagias Sandra, te da miedo porque no ha habido muchos chicos dulces en tu vida y yo lo soy. No me importa lo que otros dicen de tí, te amo.
-A mi me gustan los aventados.
-Yo también puedo ser aventado- los labios de Jorge se acercaban otra vez a los de ella.
-Sí... lo puedes ser.

Ambos se fundieron en un beso húmedo y tibio, las lenguas se juntaron a jugar. Sus otros amigos dormían.

Ella solo se dejó llevar por lo que sentía, se dejó tocar y llevar por Jorge que cada vez se ponía más apasionado, los otros chicos dormían junto a ellos y en todos los sofás del ambiente.

-Vamos a tu cuarto ahí estaremos cómodos.
-¡¿Estás loco?! ¡arriba duerme mi familia, mis hermanos!
-¿No decías que te gustan los aventados? ¡Arriésgate conmigo!

La tomó de la mano y la llevó escaleras arriba, a su cuarto y se encerraron los dos solos al fin.
Parados una frente al otro Sandra no quiso demostrar miedo. De hecho sintió que debía corresponder a este cariño con más pasión de su parte. Su filosofía era que las chicas buenas iban al cielo pero las otras iban a todos lados, y ella definitivamente quería ir a todos lados, por eso otros la prejuzgaban aunque ella no les daba mayor importancia a esas personas. Jorge en cambio estaba ahí y él si le importaba, siempre había sido dulce con ella, era uno de sus mejores amigos y le importaba, ahora ella quería saber cuánto afecto podía despertarle.

Se acercó a él y empezó a desabotonarle la ropa...Jorge hizo lo propio y bajó el cierre del buzo de Sandra...

(continuará)


Become a member to create a blog