Mi amor en tu boca  

MiAmorEnTuBoca 38M
56 posts
3/28/2006 2:04 pm

Last Read:
4/7/2006 8:18 am

Mi amor en tu boca

Crece la montaña de mi arena en granos uno a uno desprendidos: vienen del vientre de tus reproches y van al corazón de los míos, amontonándose en las paredes de un cristal de vidrio fino; formando tu pecho, cintura y caderas en el reloj de tu capricho y, mientras caen y caen los granos, así van perdiendo fuerza tus reproches y los míos.

El hilo fino de arena que une tu pecho y cadera, la cintura de reproches que se pierden y se transforman en granos de polvo fino, de playa sin mar y de pisadas de salitre en puerto de muros frios, deja claro que poco hay más entre tu pensamiento y el mio: así, como un hilo de arena, casi unidos un grano al otro por un engrudo divino, se mantienen en espera las palabras del tuyo y del mío: el tuyo un camino ancho, de grandes visiones, de horizontes perdidos: tanto en el final como en el principio, sin saber de dónde vienen ni por qué se han ido.
El mio estrecho, marcado y contínuo, de principio y fin sabidos, de viaje constante y de surcos atrevidos.

Reproches y más reproches que se quedaron, que aún no se han dicho: no salieron de tus labios para no entrar en mis oídos, ni resonaron en las paredes hondas y esconchadas del reloj de arena de nuestros caminos; acaso por ser eso, dos caminos, acaso por no encontrarse, pese a estar unidos, pero ¿no es demasiado estrecho el atajo de unos granos de arena tan finos?

Y reproches y reproches se amontonan esperando a la mano que de vuelta al reloj de tus arenas y las mías, y mientras tanto poco a poco, grano a grano, reproches tuyos y mios, se mezclan en el tiempo que marcan en el descenso. Y al final no hay camino, ni reloj de arena, ni granos, ni pecho, ni cintura, ni tampoco caderas, pero si reproches que no dejan caer lo que quizá unos oídos esperan, y mientras, ¿tus labios dónde quedan?

La Mano del destino gira el reloj de tu arena y mi arena, y los granos de nuevo se mezclan: no salen de mis labios ni a tus oídos llegan pero, como el último en la cumbre a caer por la cintura espera, mi amor en tu boca, juega, juega, juega.

Y mientras unos oídos no escuchan y unos labios no hablan, tan sólo queda que uno a uno los reproches de tus granos y mis granos de arena se vayan deshaciendo en el transcurso del camino de ida y vuelta del habernos conocido y del no saber qué nos espera: un horizonte perdido y ancho o un surco constante y atrevido. Uno de los dos cualquiera.

A la espera de uno u otro mi amor en tu boca sabe a soledad. Y a miedo, pero juega, juega, juega.


MINATEPES 39F

4/4/2006 8:53 am

SENCILLAMENTE HERMOSO Y DELICIOSO DE LEER

AQUI ESTOY, NO RECORDABA BIEN TU NICK Y BUENO, DI CON EL RECIÉN HOY
PASARÉ CON MÁS TIEMPO POR ESTOS LADOS, QUIERO EMPALAGARME AL LEER LO QUE ESCRIBES
BESOS
MINAT


MiAmorEnTuBoca 38M

4/7/2006 8:18 am

Caray, gracias por tu visita y tus palabras


Become a member to create a blog