Sue  

Diego_Of_Filth 28M
0 posts
4/10/2006 5:33 pm
Sue


Llevo esperándote impaciente desde hace media hora aunque llegas puntual a la cita. Tu belleza me sigue deslumbrando cada vez que te veo. El vestido no hace más que acentuar tus dulces curvas en donde deseo perderme, tu rostro es tan bello que no puedo dejar de mirarlo. O sí…

Dejo de mirarlo cuando tus manos comienzan a retirar el vestido de tu cuerpo. Tu piel gana terreno a la tela y sólo queda cubierta con tu conjunto rosa de ropa interior, tan transparente que puedo adivinar lo que hay debajo de él sin apenas recurrir a mi imaginación.

Te contoneas dulce pero pícaramente ante mí sabiendo que eso me gusta. Liberas el liguero y las medias dejándolos a un lado. Mi respiración se agita, deseo más y tú lo sabes. Por eso sueltas el sujetador y, despacio, vas haciendo que descienda para descubrir tus pechos.

Son grandes pero no en exceso. Sus areolas rosadas no son amplias y los pezones se alzan erguidos. Tocas tus pechos y pellizcas esos pezones que aún se yerguen más si cabe. Bajas tus manos acariciando tu vientre y tu ombligo para luego llevarlas a tus caderas.

Mi corazón cada vez late más acelerado, siento la sangre hervir. Y aún lo hace más cuando tu tanga desciende lentamente dejando tu cuerpo libre de toda prenda. Tu sexo rasurado acaba de excitarme. Mi erección es plena, tanto que tengo que liberar mi pene de la presión del pantalón y el bóxer.

Te tumbas y comienzas a masturbarte. Sabes que me encanta verte mientras lo haces, sabes que me excita, sabes que me vuelvo loco cuando veo como tus dedos se mueven por tu sexo despacio, abriendo tus labios para dejarme ver lo que ocultan, mojando tus dedos en tu boca para luego acariciar tu clítoris.

Yo también me masturbo. Mi mano comienza a subir y bajar por mi miembro cada vez de forma más acelerada, como acelerada va la tuya ahora. Tu rostro dibuja el placer que sientes, el que te proporcionas y que también es el mío. Tus jadeos van en aumento y hacen que surjan los míos.

Tus dedos se hunden en tu vagina, la otra mano acaricia tu clítoris, tus ojos se cierran y estás entregada al placer. Disfruto de esa visión sin dejar de masturbarme. Siento que llega mi orgasmo justo cuando observo que el tuyo ya inunda tu cuerpo. Tu vientre se contrae, gritas de placer y tus manos de pronto frenan su frenesí.

Recobras el aliento mientras mi esperma fluye de pene. Mi visión se nubla por un instante al estar inmerso en un enorme placer. Cuando puedo mirar de nuevo ya no estás.


Become a member to create a blog