cuitlahuacsantoy 59M
83 posts
5/27/2005 2:33 am

Last Read:
3/5/2007 10:58 pm


Grosso (Cuitláhuac) el amante y juglar más sabroso trae para usted… UNA HISTORIA ERÓTICA-POÉTICA; EL TREN. (Una historia erótica que bien anécdota puede ser) Hace muchos años cuando un chamaco era yo y en andanzas atrevidas y fantásticas, formar mi historia intentaba, viajando por el mudo, esto sucedió; con la breve luz que las lámparas del tren, confundidas todavía con la del atardecer, sediento y con hambre al carro comedor decidí asistir. Cual es mi sorpresa que una encantadora mujer de formas gráciles a la puerta de mi camarote se encontraba. Ella era de piernas largas y bien torneadas, de cintura estrecha y talle espigado. Larga cabellera rubia y de brazos delgados. Ataviada con un vestido liso blanco y medias que juego hacían, reclinada en la ventana se encontraba. Era el pasillo tan estrecho que su encantadora presencia no me permitía salir si que ella se apartara. A través de los cristales, de aquel tren, los magníficos Alpes al ocaso del día con su presencia querían inútilmente competir y yo sin poder decir, en su lengua, que deseaba pasar. En vano imperfecto ingles, insuficiente francés y mi nativo español lograba su atención captar. Sin saber que hacer, sin saber cual era la lengua que ella debía entender solo me quedo atreverme tocar su espalda, pero mi todavía candidez por mi corta edad, no me permitía el atrevimiento. Esa caderas que se dibujan en el fino satín del vestido que la ataviaba, esos muslos de tentación solo tremor de mi ser arrancaba. Con la timidez propia de mi edad finalmente con un dedo su espalda toque y sin embargo por toda respuesta su cuerpo se meció, como si esto hubiera despertado algo en su interior, pero ni una mirada me prodigo. Que debo hacer me pregunte, en mi mente mil pensamientos transitaban frenéticamente, un instante solo transcurrió y sin embargo la eternidad me pareció. Y nuevamente pero con la palma de mi mano su cintura toque, dos veces intente, y nuevamente nada más que más movimiento de su cuerpo logre. Que desconcierto en la mente de mi juventud; fantasías en un momento despertó, pues también un sonido emitió, dulce al oído, excitante a los sentidos, sensual ese sonido escuche, era un sonido de placer, es mi tacto lo que eso logro hacer, ¿me pregunte? Osado y atrevido decidí ser y por la cintura la tome, pude sentir a través de la tersura de aquel vestido de satín una cintura firme, bien delineada y ella que con los brazos cruzados sobre la orilla de aquella ventanilla reclinada estaba, solo sus brazos extendió apoyando sus palmas y recostando sus increíbles caderas contra mi ser, ¡esto no puede ser, exclame!, ni más increíble fantasía esto considero y sin embargo no solo se reclino sino su cuerpo con grácil, sensual y cadencioso movimiento a mi ser cimbro. El joven tímido en un momento y sin pensar a aquella mujer comenzó a acariciar; mis manos recorrían aquel cuerpo sensual: espalda, cintura, caderas y muslos eran mi lugar y tan atrevido que incluso su larga cabellera tome para su fragancia sentir. Mi ser se apoyaba contra sus ser y con movimientos despertaba al hombre que quería ser. Tanta sed en mi despertó que sin pensar mi manos aquel vestido levante, dejando su delicada y más tersa piel descubierta de una buena vez. Que profunda alegría experimenté, aquellas caderas con un liguero de encaje blanco también revelé. Nunca antes tan seductora imagen yo observe, que contraste de aquellas blancas prendas y esa rosa piel observé. Solo el impulso, solo la emoción y el deseo permitió que yo en un segundo esa carne de mujer con mis labios degusté. Ella en una invitación evidente su piernas con un solo movimiento de par en par abrió. Mi boca recorría sus caderas y sus carnosas nalgas y por primera vez mi lengua el sexo de mujer descubrió. Que maravilla, que placer, aquella fragancia, aquel sabor joven en un instante deje de ser y en mi mente cuerdas y alientos de liras y metales música de seducción a mis sentidos prodigué. Ya mis manos a sus muslos aferrados porque yo en su sexo me encontré, deleitado en aquella mujer. Ágil, me incorpore, sin tardanza de mi ropaje despoje y con decisión aquella rubia mujer penetré. No se cuanto tiempo fue pero si se que el edén encontré, sin su rostro jamás conocer. Hoy muchos años han pasado desde que aquella mujer a este hombre la fantasía de ser dio. Hoy todavía no se que de ella fue, pues sin decir palabra, sin mostrar su rostro sin adiós o amor partió, solo placer brindo, solo una fantasía cumplió, pero a un joven en hombre convirtió. Autor Cuitláhuac Santoyo PD: es historia, poesía, cuento o anécdota, como Shakespiare pronunció ¡he ahí el dilema¡


rm_Phenix45 57F
80 posts
5/27/2005 12:05 pm

Gustome la historia, anécdota, pasaje poético que leer acabo de. je je


rm_azulcielin 48F

5/27/2005 10:50 pm

es encantador deliciosa nochea pasaste horas eternas de amor regocigada quedo tu alma, tu ser hermosa fantasia cumplida con amor pasion y alegria, saborear el nectar delicado de una flor, descubrir el sutil aroma de sus risos y elevarte al paraiso inolvidable del amor sos un niño muy especial


cuitlahuacsantoy 59M

9/21/2005 11:35 pm

MI CIELITO AZULADO LA MEJOR HISTORIA NO SE HA ESCRITO AUN Y SERA AQUELLA EN KE ESTEMOS TU Y YO.

Phe, BUENO QUE SEA LO QUE A TI TE GUSTARE DE LA HISTORIA, MEJOR LO QUE LA ANECDOTA DESCRIBIRA E INFERIOR QUE LA RIMA SEGURAMENTE ES.

CUI CUI


Become a member to create a blog