Fantas  

5anac 51F
952 posts
6/30/2006 4:33 am

Last Read:
11/7/2006 12:15 pm

Fantas


No hay más remedio, es un hecho que es necesario que me presente como mujer social, la esposa ejemplar, la dama digna de ser tu compañera, tu apoyo y al mismo tiempo ser un lujo que pocos puedan darse y que tú has conquistado...

ANA


5anac 51F

6/30/2006 4:34 am

No hay más remedio, es un hecho que es necesario que me presente como mujer social, la esposa ejemplar, la dama digna de ser tu compañera, tu apoyo y al mismo tiempo ser un lujo que pocos puedan darse y que tú has conquistado. Lo entiendo bien como una parte integral del “verse bien” en cenas, comidas o cócteles que tienen un trasfondo empresarial, económico y de poder. Sé cual es mi papel y confías en mí en estas circunstancias, sabes que lo hago con gusto. Debo ponerme el vestuario correspondiente: el vestido negro que contrasta con mi piel y se pega a mi cuerpo como segunda piel resaltando tus curvas predilectas; los senos y la cintura con la ayuda de un escote en V pronunciado y la abertura de la pierna hasta su nacimiento, las zapatillas negras de tacón de aguja. Sólo parte de mi cabello en libertad de caer en rizos mientras que el resto se agolpa en un moño que denota mi edad y le da un toque de sobriedad a mi rebelde melena. Por todo adorno llevo la gargantilla y aretes de plata martillada en forma de cascada y que hacen lucir mi largo cuello. De color sólo llevo el oscuro rojo del cacao sobre mis labios.
Salimos de casa con rumbo al compromiso y vamos platicando de todo un poco, pero ambos sabemos que en el fondo estamos pensando en el final de la jornada. Disfrutas cuando me visto así, y lo disfrutas precisamente porque no lo hago seguido porque perdería el mismo efecto que tu causas en mi cuando te vistes de frac. Para los dos, es la oportunidad de revivir la fantasía de conquistarnos y reconocernos en un ámbito diferente en el que siempre nos sorprendemos mutuamente.
Llegamos a nuestro destino y en las escalinatas de la entrada, te detienes, yo me paro dos escalones después al notar el tirón en mi mano y volteo. Tu sonrisa es un verdadero espectáculo y en tus ojos hay fuegos artificiales y con una traviesa voz me dices que nos iremos temprano, no necesitas decir más y te beso sellando la promesa de la partida.

Entramos al salón, tu mano firme en mi cintura y nuestros pasos acompasados a pesar de la diferencia de estatura. Con tu mano me vas guiando hacia donde quieres ir. Saludamos a los Montero, los Porrúa, los Garza, los Ariza, los Boloña, los Varela. Nos toma cerca de una hora saludar a los conocidos y finalmente encontramos a Don Martín, nuestro anfitrión, junto con otros amigos en uno de los balcones. Se agradece la brisa pues hace la plática sobre política más ligera y nuestras miradas se encuentran con ese destello de travesura que sólo nosotros entendemos y tiene que ver con las miradas casi discretas que lanza Don Martín a mis pezones que se notan erectos a través de la tela, y digo casi discretas porque el hombre hace su mejor esfuerzo por ser disimulado, pero no lo logra del todo y haces alarde de ello poniendo tu mano sobre mi cintura y subiéndola hasta que casi rozas mis pechos.
La conversación gira de lo político a los negocios y comienzan a discutir los próximos efectos que tendrán las cambios del consejo en la empresa, de cómo el nuevo socio influirá en el esquema de importaciones y exportaciones. Don Martín mantiene su mirada fija en mis pezones y una permanente sonrisa al tiempo que nos confiesa que no le gusta el nuevo socio pero mirándome sorpresivamente a los ojos, me dice que la idea del socio fue tuya y que confía plenamente en ti y le agradezco su confianza con una gran sonrisa; él me regala un guiño y vuelve su mirada a mis pezones y el escote, que recorre de arriba abajo varias veces, con poco disimulo pues el whiskey está haciendo efecto en él y comienza a ofrecerte una serie de ventajas en el consejo técnico y a todo le dices que sí y le agradeces, pero ambos sabemos que para el lunes ya habrá pasado el efecto del alcohol y el buen hombre no recodará nada de lo prometido.
Su mirada es cada vez más impositiva, yo no lo resisto más y paso mi mano por tu espalda para rodearla hasta ponerla sobre tu cadera. Don Martín contrariado, pide disculpas, le dice a sus invitados que mejor será entrar pues la brisa se está poniendo demasiado fresca y nos deja solos en el balcón. Aprovechas el momento para pasar tus manos por mi escote siguiendo la línea del vestido.
- Causas verdaderos estragos - me reprochas con una gran sonrisa
- ¿Yo que hice? - me defiendo tratando de hacerlo con voz inocente
- Nada, sólo mira lo que le hiciste a Don Martín -
- Yo no hice nada -
- Claro - ironizas - no fuiste tú, fueron estos bellos y sensuales pezones tuyos - aclaras al tiempo que los acaricias a través de la tela negra
- ¿Y qué fue lo que hicieron los pobres? - Me entusiasma la idea de a donde nos llevará esta charla
- Estaban provocando a Don Martín -
- ¿Nada más a Don Martín? -
- Y a Flavio, Diego y a Julio -
- ¿Y a ti? - pregunté un poco desilusionada
- ¿Tú que crees? - Me preguntas mientras con una mano debajo de mi barbilla me guías hacia tus labios que siguen sonriendo y me regalan un muy breve beso que me deja esperando más.
- Vamos adentro antes de que no pueda controlarme - me susurras en el oído - tendrás que ir delante de mi.
Volteo hacia abajo y comprendo que iré delante para evitar que las miradas no invitadas hagan perder sus cabales a más de una mujer al ver algo tan delicioso… Sólo sonrío te beso la mejilla y nos dirigimos al salón.

Las caricias que me prodigaste en el balcón me dejaron deseando por más y mis pezones siguen erguidos, orgullosos; mostrándose a quien quiera verlos. Lo disfrutas como un mozuelo que presume una condecoración y pasamos unos minutos con cada grupo de colegas tuyos y mientras ellos observan mi escote y mis pezones, les haces preguntas tácticas que al estar distraídos, ellos contestan sin darse cuenta. Te dejo hacer, sé que es parte de la infomación que necesitarás en las asamblas que más adelante se llevarán a cabo. Yo sólo pienso en lo que sucederá más tarde y en como premiarás a mis pezones y mi persona cuando salgamos de aquí. Mientras platicamos con Javier y Pedro, los directores del programa de construcción, abusas de sus miradas perdidas en mi escote para pedirles la información exacta sobre los presupuestos y licitaciones, yo sé que en momentos así, soy un arma, y contrariamente a mi feminismo, me agrada que me consideres peligrosa para el enemigo, por decirlo de alguna manera y yo misma actúo como tal, moviéndome de manera que los observadores sigan hipnotizados por mi cuerpo de manera que esperan con ansías el movimiento que revele más de mi misma, pero ambos sabemos que ese movimiento no llegará porque estoy conciente del hecho y una cosa es provocar y otra muy distinta el otorgar. Mis movimientos son sutiles pero calculados, mientras sonrío, mi vista se pierde en el salón simulando que buscando a alguien y mi mano se pasea por mi escote distraídamente atrayendo sus miradas. Mientras tanto, tú les preguntas todos esos pequeños detalles que necesitas saber y cuando ya tienes la información que necesitabas, te disculpas y con tu mano en mi cintura nos retiramos.

- Eres un ángel - me susurras - Vamos a ver otra vez a Don Martín, necesito saber algunos detalles - me das aviso mientras lo buscamos. Una vez que lo encontramos él te sorprende a ti.
- ¿Qué no los habíamos dejado en la terraza? - nos dice con cierta ironía en la voz.
- Así fue Don Martín - contesto con una gran sonrisa - pero ya conoce a mi marido, el trabajo siempre es primero. - Me quejo
- Mi pequeña dama, le prometo que hablaré con él al respecto, debe entender que a una mujer como usted no se le debe desairar por causas laborales - me consola Don Martín.
- Se lo agradeceré mucho Don Martín - Le digo desde mi propio corazón y con la sonrisa en la mano mientras te lanzo una mirada que dice mil cosas, entre otras que escuches con atención lo que acabas de oír.
- Le aseguro Don Martín, que estoy conciente de lo que quiere decir, pero usted estará de acuerdo en que hay momentos en los que el trabajo está primero - te defiendes pobremente y Don Martín solo sonríe.
La charla cambia prontamente al tema de tu interés; la construcción del centro comercial y los límites del mismo. Don Martín te explica grosso modo las trabas que ha encontrado en la Secretaría de Desarrollo Urbano, le comentas casi en secreto que al respecto ya tienes algunas soluciones, pero omites decirle que la información ya te la dieron Pedro y Javier, y le preguntas directamente si hay algún otro obstáculo en el proyecto. Don Martín está ocupado nuevamente con mis pechos y yo no dejo pasar el momento, haciendo alarde de ciertos movimientos que le darán una nueva perspectiva y mientras él observa éste nuevo ángulo, tú lo bombardeas con las preguntas que te darán la clave.
Sin previo aviso, me tomas de la mano y nos disculpas con Don Martín - Nos tenemos que ir temprano, por desgracia mi sobrina no pudo cuidar a los niños y la persona que contratamos tiene que retirarse temprano - La excusa es perfecta y nadie la objeta. Nos despedimos de Don Martín y de todos los que encontramos en camino hacia la puerta.

El valet nos entrega el auto y en el momento de ayudarme a subir en él, me besas el cuello y susurras a mi oído - Eres excitantemente provocativa -. Subes al coche y salimos de ahí. Mientras manejas a través de la ciudad, cruzo las piernas de manera que la apertura del vestido te permita verlas, sé que te gusta la tentación y la lucha por no perder la concentración en la conducción del auto; es un juego que yo también disfruto mucho, así que comienzo a acariciarme las piernas de manera distraída.
- ¿A dónde vamos? - pregunto
- Ya lo verás - contestas evasivo
- Y ¿Qué vamos a hacer en ese lugar que veré? - decido seguir tu juego
- Eso depende
- ¿De qué?
- De que lleguemos antes de que tus provocaciones sean incontenibles
- Bueno, suponiendo que las provocaciones cesaran, ¿qué ocurriría?
- No dejes de provocarme y te prometo que te llevaré hasta el espacio sideral

Continuamos con el juego hasta que finalmente te detienes a la entrada de un hotel que nos gusta mucho y nos trae gratas memorias a ambos. Mientras subimos las escaleras, me tomas de la cintura obligándome a parar. No me das tiempo de reaccionar cuando siento tus labios sobre los míos y tu lengua entra intempestivamente en mi boca. Me besas con una pasión desbordada, excitada y que deja en claro tu deseo, estás absorto y apenas te das cuenta de que trastabilleo pues pierdo el equilibrio porque el tacón se resbala en los escalones pulidos y reaccionas tomándome en tus brazos para impedir que caiga. Optamos por terminar de subir para evitar un accidente.
Ya en el cuarto, apenas logras esconder tu prisa. Tomas mi cabeza en tus manos y me besas como si quisieras beberme en un solo beso. Te conozco y sé que cuando me besas a sí, es mejor para ambos que yo sólo me deje llevar. Me encanta cuando manejas la situación al 100%, no hay titubeos y tu placer me lleva a otras galaxias, saber que despierto tal deseo en ti me excita sobremanera. Mientras me comes con ese frenético beso, tus manos me agarran de la cintura con fuerza, como previniendo una imposible huída de mi parte y mientras me rodeas con una sola mano, la otra comienza a bajar rápidamente los tirantes de mi escote dejando al descubierto mis pechos cuyos pezones te piden a gritos que los beses, que los aprietes, que los muerdas y no pudiendo evitarlo, tu boca deja la mía para complacerlos a cabalidad. Con una sutileza extraordinaria, tu mano desabrocha la cintura del vestido y éste cae al piso y tu boca deja mis pechos para dirigirse hacia abajo con una lentitud contrastante con lo anterior, antes de llegar a mi vientre, tu manos ya lograron quitarme las zapatillas, las medias y la tanga.
Tomas en volandas mi desnudo cuerpo y me llevas a la cama donde me depositas con extrema delicadeza y me dejas retozar ahí unos segundos en lo que te desnudas. Te recuestas detrás mío y comienza el más grandioso viaje pasional en el momento en que siento toda mi piel cubierta por la tuya. Tus manos conocedoras del paisaje de mi cuerpo lo van recorriendo y se que sonríes con cada escalofrío que me provocas, disfrutas cada cambio en la textura y escuchas extasiado mi respiración que delata como me van excitando cada vez más tus caricias. Las sensaciones que me provocas son intensas y apenas puedo distinguir tu cuerpo del mío, giro mi cabeza para besarte y alcanzo a ver tu mirada lujuriosa y llena de deseos incógnitos a punto de desvelarse, también puedo distinguir tu erguido pene que está aprisionado detrás de mis nalgas, palpitando a la espera de su acto triunfal. Tus manos no han dejado de estimular mis pechos y ahora una se aleja de la zona para llegar a mi vientre y más abajo acaricia la pequeña porción de vellos que dejé sin depilar pero recorté por la mañana. Tus dedos no tienen obstáculo alguno y llegan al nacimiento de los labios vaginales, los labios menores sobresalen debido a la excitación y casi de manera inmediata siento la yema de tu dedo en mi clítoris, lo que provoca que mi espalda se arquee y mueva la cadera para que la presión y el placer sean mayores.
Moviendo la pelvis te provoco a que tus dedos excursionen más allá hasta que llegan a la entrada de mi vagina, yo sigo provocando con la cadera y mi respiración entrecortada te dice que debes comenzar a introducirte en mi vagina, pero no quieres que sea tan rápido y la lentitud me hace llevar mi mano y posarla sobre la tuya para intentar dirigirte, sé que sonríes aunque no puedo verlo, pero no cedes fácilmente y tu mano regresa nuevamente a mis pechos en un intento por distraerme, pero solo es un juego y vuelvo a sentir tu mano en el monte de Venus y tus dedos comienzan a buscar la entrada otra vez hasta que entran en ella y mi respiración delata la sorpresa que me has causado dándote la satisfacción de saberme sorprendida.
Compruebas que estoy húmeda y tus dedos salen de mi vagina para jugar un poco más con mi clítoris. Mueves con maestría tu cadera y puedo sentir tu pene en mi ingle y con un tenue movimiento, tu pene comienza a entrar en mí, arrancándome varios gemidos de placer. Mueves tus caderas para que tu pene se introduzca más todavía y cuando estás satisfecho de ello, das inicio al rítmico y ancestral ritual de la embestida amorosa. En el momento mismo en el que pierdo la respiración, tu delatas la eyaculación parando todo movimiento…
La noche aún es joven, la tensión acumulada de la fiesta ya quedó liberada en parte y ahora podremos jugar libremente sin que el deseo nos imprima urgencia, jugaremos sensualmente con nuestros cuerpos y no regalaremos miles de caricias hasta excitarnos nuevamente para disfrutar de nuestros de nuestros, esta vez de manera pausada, tenemos muchas horas de placer por delante…

ANA


5anac 51F

7/2/2006 5:37 pm

Una disculpa a todos por los "dedazos" y alguna que otra falta ortográfica!!!!!

ANA


calo_bonita2 53F

7/3/2006 12:19 am

excelente relato
besitos


5anac 51F

7/3/2006 6:44 am

Mi querido Vlad

En realidad se trata exclusivamente de una fantasía... La realidad está lejos. El trabajo y el placer no se mezclan; salvo en la mente erotizada o en alguna película o culebrón que es de donde me vino la idea, más como un reto por fantasear algo fuera de mi realidad. Y aún con lo dicho, sé que existen este tipo de "armas", pero sólo en algunos círculos, y como bien dices, ahí está la histórica Mata Hari!!!

Un beso y gracias

ANA


5anac 51F

7/3/2006 8:06 am

Gracias Calo!

ANA


rm_outrange 47M
7 posts
7/3/2006 12:47 pm

Ana, creme que lo último que tu relato nos permitio fue darnos cuenta de dedasos y faltas ortográficas!!! quién carajo se acuerda digo yo?. ESPLENDIDO RELATO. y gracias por compartirlo.


67ike04 49M

7/5/2006 6:49 am

Perdona Ana por no heber regresado antes, si lo llego a saber, me hubiese puesto un postit clavado en la frente para no olvidarme, y si encima es para leer este delicioso relato, pues en lugar de un clavo, pongo dos.
Es delicioso, pero ¿es todo fantasía?
Un besote, Ike.


KITAT1966 50M

7/6/2006 5:14 pm

Ana, ufffffffff si todo es producto de tu fantasia, ufffffffff, uffffffff y recontra ufffffffff.
Ooopppsss las sensaciones generadas con tu relato no son ninguna fantasia.
Atte

Kit


rm_AlRojoVivo57 59M
3 posts
7/7/2006 7:42 am

Hola Ana:

Realmente eres una escritora muy prolífica. Y por lo que escribes, a uno se le antojaría ser parte de tus fantasías.

Al


masajistaerotico 60M
134 posts
7/7/2006 11:21 am

Qué talento!!!
Me cuesta creer que todo o gran parte de este magistral relato sea producto de tu imaginación; en realidad lo mismo ocurre con todas tus historias eróticas.
Concuerdo con el pedido de 25quququ y con la observación de Kit.
Siga así, maestra!!!


5anac 51F

7/7/2006 2:54 pm

Outrange, Qu, Ike, Kit:

Gracias!!!

ANA


rm_pisto365 35M
3 posts
7/8/2006 9:07 am

NUNCA PENSE ESCUCHAR UN RELATO COMO EL TUYO, SIENDO SINCERO AL LEER LA PRIMERA LINEA EXPERIMENTE LA NECESIDAD DE CONTINUAR CON LA SIGUIENTE Y ASI, SUCESIVAMENTE HASTA TERMINAR. DEBO DECIRTE QUE LOGRASTE DESENCADENAR MUCHAS SENSACIONES Y QUE ME GUSTARIA CONOCERTE O EN TODO CASO COMPARTIR UNA FANTASIA PERSONAL.


Roxxxana10 41F

7/8/2006 6:02 pm

Ana, me ha encantado, logras que uno se meta en el relato, que forme parte de el... insisto que nos estamos tardando con nuestros dos proyectos!!!
besos ya de regreso


masajistaerotico 60M
134 posts
7/13/2006 4:48 pm

Ana, si uno de los proyectos que menciona Rox es lo que ya te he alentado a hacer, efectivamente, ya es tiempo.


5anac 51F

7/15/2006 12:05 pm

Rojo vivo: Gracias!

Masajista: En efecto, Roxx se refiere a eso que tu piensas…

Pisto: Me da gusto saber que mis relatos “atrapen” al que los lee.

Roxx: Tendremos que vernos pronto para sacar los proyectos adelante!!!

ANA


rm_alcion71 45M
4357 posts
7/17/2006 2:55 am

Jeje, eso se como en las películas. Me ha encantado el relato, sobre todo en cómo dominas la situación en la reunión en la que se tratan asuntos laborales.

Un beso, Ana.

(Y unos mordisquitos, que no se me olvide)


Sibro38 53M
358 posts
7/21/2006 9:32 am

Ana hola, hace mucho que no andaba por aca, antes que nada un cordial saludo.

Y caray que relato , ufffff, de verdad, super erotico. Felicidades

Como Roxx comenta haces que uno de alguna forma sea parte del mismo.

Saludos


erekoze2000 44M
17 posts
7/27/2006 8:17 pm

WOW, que hermoso escribes.


ponedor772 39M

8/26/2006 10:40 am

buena alusion de una realidad alterna me gusto 5anac quien sabe tal vez, en otra vida lo llegaste a vivir no lo crees? no se sabe me gusta esas imaginación tuya y la forma de tu prosa y relato muy buenos visita mi blog dejame comentario ciaoooooo


rm_2DBastos 43M
7 posts
8/29/2006 11:37 pm

Exelente relato!!!! Alguna vez haz pensado en publicar, o quiza ya lo haces de forma profecional en alguna publicación, si publicas me gustaria ilustrar tus textos. Es la primera vez que recorro esta pagina, y es muy grato para mi encontrar a una mujer tan interesante como lo eres tú y no dudo que el relato tenga algo de memorias vividas. Nuevamente muchas felicidades!!!


Become a member to create a blog