abracadabraya 69M
12 posts
4/12/2005 8:46 pm

Last Read:
3/20/2009 8:24 pm


Esta noche, más caliente que de costumbre, me entusiasmé con la idea de entrar a una sala de chat de ADULT FRIEND en Buenos Aires. Y por fin tener una verdadera sesión de sexo virtual, húmedo y caliente.
¡¡¡ Pero Tán caliente!!!
Que llegué a casa y tenía dificultades para salir del coche y caminar. Acomodándome como pude aceleré hasta el ascensor, donde ¡claro! estaba la del tercero que de solo verle la pechera turgente, marcada por las escarapelitas de sus pezones, replicó mi erección y consistencia.
Pero..., La imagen de la nena de la foto se fue a la mierda cuando como siempre me encontré solito el la sala de Chat.


rm_Phenix45 57F
80 posts
4/23/2005 7:36 am

Qué onda!!! me sacó de onda leer esto que empezaba tan tan bien! tírale la onda a la del 3, 4 5 o 6!!! eres un bonbón! Y por caridad! un hombre caliente? que te va a hacer gozar no se desprecia!!! Bueno, eso creo yo! je je
Besos y aunque dices que eres tímido LANZATE!! lo más que te pueden decir es NO y qué hay miles de mujeres que estarían encantadas de que te las cojas! el problema es que quién sabe dónde están! por lo menos en la Ciudad de México hay una! je je BESOS


rm_mareabaja980 76F
2 posts
7/23/2005 8:14 pm

recién hoy abro la página y te leo. Muy eróticos los tres relatos.y a mí, fanática del sexo virtual, me han hecho calentar tanto que no he tenido más remedio que la autosatisfacción.Cuentas muy bien, te felicito.
Mareabaja980


rm_tebuscoati58 58M
3 posts
9/25/2005 3:55 am

con tu permiso abra......ficticio..pero no por eso irreal...Sergio

CAPITULO 1
Era el mes de noviembre de 1963, se acercaba el fin del año y la mayoría teníamos planes para las fiestas. Con mis trece años recién cumplidos no me imaginaba aquello que el destino me depararía.
Mi madre tenía una sola hermana, menor, una mujer muy agraciada de 36 años, guapa, alta, delgada, con una figura que podían envidiar algunas jóvenes de 20 años, hermosos senos, redondos, apetitosos, los mismos que gustaba de resaltar con sus vestidos escotados y blusas a medio abrir. Un largo cabello negro azabache, brillante, suave y sedoso, el sueño de todo hombre para acariciar, una cintura angosta, no más allá de 63 CMS, piernas largas, con unas pantorrillas que invitaban a la caricia, pies diminutos de talla 36 o 37 y no más de 56 kilos de peso. Caderas muy bien formadas y un trasero que desde todo punto de vista estaba muy bien puesto, uno se imaginaba que era duro y respingado, producto del constante ejercicio.
Solía visitar casi a diario la casa de mi tía debido a que mi casa quedaba a la espalda de la suya, además, porque, a pesar de la diferencia de edad con mi prima Martha, su hija de dieciocho años, nos llevábamos muy bien y teníamos cosas y juegos en común. Nos gustaba la colección de lecturas de ciencia-ficción, ir al cine a ver películas de vaqueros, ir los fines de semana a tomar helados al centro de la ciudad. Más parecíamos hermanos que primos, en muchas ocasiones me quedaba a dormir en casa de mi Tía, aprovechando las horas para jugar palabras cruzadas con Martha o armar rompe cabezas que su Papá solía comprarle. Había terminado la escuela bilingüe y estaba estudiando secretariado ejecutivo en una de las más prestigiosas escuelas de la Capital.
El Colegio donde estudiaba quedaba a 4 cuadras de la casa de mi Tía, así que, cuando mis padres salían, iba a la casa de mi Tía a esperar que me recogieran o a quedarme allí hasta el día siguiente.
El tercer sábado de noviembre tuve un partido de básquetbol en la escuela y, en vista que mi Papá había salido con mi Tío, el Papá de Martha a pescar, y mi Madre y hermana habían salido fuera de Lima a un retiro religioso de fin de semana, tuve que ir a la casa de mi Tía para quedarme hasta el día domingo por la noche. Cuando llegué, encontré a mi Tía Irma sola, me llamó la atención que no estuviese la señora Lola, que era la persona que la ayudaba con el mantenimiento de la casa, llevaba puesta un vestido de color amarillo con flores negras, con botones en todo el frente del mismo, unas sandalias color negro que dejaban ver sus pies con las uñas muy bien arregladas, el vestido caía hasta la rodilla, ceñido, pegado al cuerpo, resaltando sus formas.
Muchacho en que estado vienes- me dijo- estas sucio y sudado, ve inmediatamente a la ducha,
Si Tía ‒respondí- lo que pasó es que estuve jugando básquet en el colegio, ¿y...Martha?
En la Academia, debe estudiar todo el día. Ven conmigo ‒ indicó- tomando mi mano y llevándome hacia el baño. Grande fue mi sorpresa cuando pasamos de largo por el baño que se encontraba en el corredor y me llevaba al baño que tenía en su cuarto. Me pregunté ¿ Por qué?
Aquí vas a poder bañarte con agua caliente pues la therma ha estado encendida, mientras que en el otro baño no.
Bien Tía ‒ respondí- ingresando al baño. Procedí a quitarme la ropa, abrí el grifo de agua caliente y fría, templando la temperatura e ingresé a la ducha-tina.
¿Ya estás en la ducha? ‒ preguntó
Sí Tía. Comencé a jabonarme y, de pronto, siento a mi espalda que la puerta la abren, me sobresalté, cual sería mi impresión cuando veo a Irma parada frente a mí, mirándome de pies a cabeza.
Tía ¿qué pasa? ¿Algo está mal?
Caramba, eres todo un muchachote,
Me sonrojé, sintiendo un escalofrío recorrerme el cuerpo, ella estaba allí observando cada parte de mí. Me preguntaba a mí mismo ¿Por qué Irma estaba allí?. Por supuesto que, para ese entonces, yo era un muchacho ingenuo que no pasaba de estar con las amigas jugando, cantando o bailando. El sexo para mi generación seguía siendo tabú. Claro que, a mi edad, había descubierto el placer que daba la masturbación, a veces viendo imágenes de mujeres desnudas en una u otra revista Play boy o revistas de corte porno, pero jamás había tenido una experiencia sexual y, menos, había visto una mujer desnuda frente a mí.
¿Qué estás pensando?,
Nada...Nada en especial, el agua caía y tenía el jabón en mis manos,
ver, pásame esa toallita que está a tu izquierda y dame el jabón ‒ indicó- comenzando a jabonarme el cuerpo, -voltéate para jabonar tu espalda-
La sensación que sentía era agradable, me jabonaba despacio, primero la espalda y, luego, los glúteos, sentía como su mano bajaba y comenzaba a jabonarme en medio de las piernas, desde el ano hasta los testículos, despacio, sin prisa alguna, sabiendo lo que hacía. De pronto ¡sin la Toallita! con su mano, no pude evitar comenzar a tener una erección,
Otra vez voltéate ‒ me ordenó-
No sabía que hacer, estaba demasiado avergonzado y excitado a la vez- Vamos voltéate- volvió a ordenar- no me quedaba otra cosa por hacer. Me volteé...
Vaya, vaya, que tenemos aquí, muchacho mal criado, pero... ¡Qué grande lo tienes para tu edad!-exclamó- mi miembro era largo, no muy grueso, pero con sus 18 centímetros en plena erección, al menos a mí, me parecía grande y.... a ella también.
Comencé a temblar- no te voy a hacer daño ‒ me indicó- tomando mi miembro en su mano, acariciándolo, bajando el prepucio y dejando ver mi glande, rojizo, grande, a punto de estallar. Su mano era suave, y subía y bajaba a todo lo largo de mi miembro, haciéndolo con mucha experiencia.
¡Tía! -exclamé- ¿Qué estás haciendo?, Mi vista fue a buscar la de ella, sus ojos estaban clavados en mi miembro, fue allí cuando me di cuenta que, al jabonarme, su vestido se había empapado con el agua. No puedo negar que, en algunas oportunidades, en mis fantasías sexuales su figura me había servido de aliciente para darme una paja de buen gusto. Ahora, allí, podía ver su cuerpo ajustarse a su vestido. Su sujetador y su calzón se divisaban perfectamente.... sus pezones erectos, como dos puntas queriendo salir a través de la ropa. Estaba a punto de explotar, sentía esa sensación previa al orgasmo..
¡No tan pronto!-me dijo, apretando con su dedo índice y pulgar la base de mi miembro, de tal manera que sentí como se pasaban las ganas de tener satisfacción, sin que mi miembro sufriese algún cambio. Tomó de un frasco un poco de champú y me lavó la cabeza, dejo libre mi miembro, levanté mi brazo y con mi mano logré tocar su cadera, sentía al palpar su vestido la costura de su calzón, esto me excitó más, seguí subiendo la mano y llevé hasta su seno izquierdo, mientras ella me enjuagaba la cabeza, palpé su pezón y no pude resistir apretarle el seno.
Despacio, me haces doler, no te desesperes, enjuágate bien ‒ me riñó-
Disculpa Tía, procedí a colocarme debajo del chorro de agua y terminé de bañarme.
Ven aquí ‒ indicó- tomando una toalla comenzó a secarme. ¿Te gusta? ‒ me preguntó- al darse cuenta que trataba de pegarme a ella.
Sí le respondí, se apartó de mí y comenzó a desabrochar los botones del vestido, yo me secaba lo más rápido posible, mientras podía ver como se divisaban su sostén mojado, dejando ver sus pechos redondos, con esos dos pezones en todo su apogeo, su calzón de algodón y de color blanco que, al estar mojado, dejaba ver una mancha negra debajo de él, tenía, ¡una mata impresionante de vellos negros!.
Me dio la espalda y me dijo ‒desabróchame el sostén y bájame el calzón- me quedé estupefacto, no podía creerlo. Temblorosa y torpemente quité los broches del sostén, sus manos inmediatamente lo retiraron de su cuerpo. Me agaché y tome su calzón procediendo a bajarlo...
¿Cuántas veces te lo has hecho con mi ropa interior? ‒ me preguntó- no sabía que contestar, ¿Cómo lo supo? Me pregunté en mi interior. Nunca me había visto. En algunas oportunidades que iba a su casa y no estaban, la Sra. Lola me permitía que entrase a la casa para leer libros o distraerme viendo televisión, ella no sabía que iba directamente al baño de mis tíos a hurgar en la canasta de ropa sucia, buscando las trusas de mi Tía, escogiendo una de ellas para olerla, pasarle mi lengua y terminar colocándola en mi miembro, dándome una paja con ello mientras tenía otra metida en mi boca, Ese sabor entre dulce amargo, con ese olor a sexo tan particular me volvía loco, terminaba descargando mi leche en su calzón. Hubo una que otra oportunidad en la que dejaba sus trusas de encaje, que eran las que más me gustaban, con las cuales me regalaba hasta dos pajas seguidas.
¿A que te refieres? Contesté
no me mientas, sé muy bien que te has masturbado con mi ropa interior,
A veces, contesté ‒ e ingenuamente le pregunté-¿Cómo te has dado cuenta si nunca me has visto?
Ay, muchachito, yo me lavo mi ropa interior y siempre encuentro alguna o algunas trusas manchadas y pegadas por que te vaciaste en ellas, justo en la parte que cubre mi sexo. En esta casa tú eres el único que podría hacer eso, tu tío me lo hace cuando quiere, no necesita de mis calzones para darse un buen polvo. No te puedes imaginar lo que me has provocado ‒ decía- mientras yo llegada hasta los tobillos y ella levantaba sus pies para quitarle el calzón, el cual se quedó conmigo mientras Irma se volteaba.-Han sido varias las veces que me he masturbado con mi calzón manchado por tu semen y te lo he dejado mojado para que tú tuvieras la suerte de encontrarlo así y te volvieras a dar una buena paja pensando en mí.
No me di cuenta
Já. Ja ja ‒reía- mientras yo la miraba, la contemplaba, allí, parada en el baño, completamente desnuda, maravillosa, sus senos erguidos y sus pezones erectos, la mata negra de vellos sedosos que le cubrían la entrada a su sexo. Instintivamente me llevé su calzón a mi nariz y boca, quería más, mi miembro estaba otra vez totalmente parado, buscando su destino.
Ven-dijo- deja eso, hoy vas a gozar con lo que soñaste y Yo también, hoy te voy a hacer hombre y vas a tener a una hembra dispuesta a todo, trae tu mano, la tomó y la llevó entre sus piernas-toca, no tengas miedo-
Puse mi mano entre sus piernas, sintiendo en mi palma la calidez de su sexo, con los dedos la palpé, pero no sabía que más hacer, sentía su humedad,
Pon dos dedos aquí ‒ abrió sus labios vaginales y con su mano izquierda guió mis dedos hasta su clítoris- sentí el botón deseado y lo toqué, bajé mis dedos y encontré la entrada a su vagina- ahí, ponlos ahí, siente como estoy húmeda para ti, vas a hacer que me corra, ven vamos a la cama- salimos del baño y entramos a su cuarto. Se adelantó y fue hacia la puerta, la cerró y le puso el seguro, pude ver su culo firme y redondo, me agarré el miembro y comencé a masturbarme,
- Al voltearse me vio parado haciéndome una paja, llegó a mí y dijo ‒ No, no lo hagas te voy a enseñar lo que es el placer con una mujer y te voy a gozar, angelito mío.
Quiero tocarte ‒ le dije-
Sí me vas a tocar toda, pero espera, despacio, no seas impaciente, diciendo esto se sentó al borde de la cama, mientras yo estaba parado frente a ella y. entonces.... sentí como si mi cuerpo fuese recorrido por una descarga eléctrica..... sentí sus labios en mi glande, su lengua en la punta de mi miembro y, de pronto, toda su boca engullendo mi miembro, era demasiado para mí, su boca subía y bajaba, no atinaba a hacer nada, quería explotar, mi miembro palpitaba en su boca..Irma lo sabía, lo sabía...presionó sus labios en el tronco de mi pene y no resistí, comencé a vaciarme, mi leche salía, llenándole la boca, otra vez sentí como pasaba su lengua por mi glande mientras el semen seguía saliendo,
Rico ¿No? ‒decía- mientras pasaba su lengua por todo mi pene, por la comisura de mi glande, limpiando hasta la última gota de mi semen, Yo temblaba de placer, nunca, y digo nunca, había experimentado tal placer, mi pene seguía en su boca, volví a sentir esa sensación agradable de la erección,
Ahora te toca a ti devolverme el gusto ¿no lo crees? ‒Dijo- echándose de espaldas en la cama. Levantando las piernas y colocando los pies al borde de la misma, dejándome ver todo su sexo cubierto de vellos-arrodíllate por favor, vas a aprender como mamar a una mujer, como hacerla feliz con la boca como yo te lo he hecho-
Me arrodillé frente a lo que toda la vida había imaginado SU SEXO, con una mano tomó mi cabeza y la jaló hacia ella, mientras que con la otra mano separaba los labios de su chucha.
Pasa tu lengua despacio, muy despacio, de arriba hacia abajo-me indicó- Yo seguía su ordenes, su piel era cálida, húmeda y pegajosa, tenía una mucosidad agradable, no tenía mal sabor, pasaba mi lengua desde su clítoris hasta la entrada de su vagina, era delicioso, me estaba gustando...metí la lengua en su agujero,
Ug...ug..¿Qué haces muchacho mal criado?, Hay que rico, sigue hasta el fondo, Ah..Ah..Ah..Ah, me vuelves loca, ahora pon tu lengua arriba, aquí en mi botón de placer,
Obedecí, viendo como con sus dedos corría hacia atrás la piel de su clítoris, tal como lo hacía con mi pene cuando bajaba el prepucio, me dediqué a lamerle allí, cada vez más rápido, lo sentí duro como si fuese mi miembro y apuré las lamidas con mi lengua. Sentí sus dos manos en mi cabeza, jalándola hacia abajo, sus piernas a mi costado me apretaban, creí que me iba a ahogar, mis manos que habían estado acariciando sus senos las bajé apresuradamente para separar sus piernas,
No, no, no, déjame ya me vengo, me voy a correr, OH Dios, por favor sigue no pares. Decía fuerte- pensé que alguien podría escuchar-Ahhhhhhhhhhh, se me sale, sentí como palpitaba su clítoris y, en ese momento, comencé a sentir un líquido recorriendo mi boca, penetrando por mi garganta, tibio, con un sabor semi dulce, copioso, abundante, salía y salí de su chucha, no podía tomarlo todo, salpicaba mi cara corría por mi barbilla y mi pecho,....seguí lamiendo, el clítoris se puso suave, pero yo seguía y seguía ‒ Me estás matando ‒decía- sigue angelito, no te detengas Ahhhhhhhhhhhhh, uno más, y yo sintiendo su clítoris duro nuevamente hasta que volvían a salir sus líquidos- ¿Se estará orinando? ,Me pregunté, no lo creo me respondí, era tanto líquido que el borde de la cama estaba mojado.
No te pares- me dijo- pero yo no podía más quería eyacular otra vez, no sin antes ponerlo dentro de su vagina. Lo tomó con su mano, me jaló hacia ella y dirigió mi miembro hasta su chucha. Penétrame ‒ Ordenó- y lo metí hasta el fondo, estaba loco, ella se movía en la cama-Mételo y Sácalo varias veces y rápido- me dijo- comencé a hacerlo, una, dos, tres......no sé cuantas veces hasta que exploté en su interior, otra vez sentía mi leche salir de mi pinga, sentí como ella se mojaba y me mojaba la pinga, los huevos, las piernas. Caí sobre ella abrazándola y besándola frenéticamente, los labios, los senos, succionándole los pezones, toda ella.
Me matas ‒dijo- yacíamos uno junto al otro, jadeando y sudando, oliendo a sexo, mojados, la cama era ya un desastre.
Báñate ‒ me ordenó- hueles a mí, me gusta, pero no puedes llegar así a tu casa,
Báñate conmigo ‒ le respondí-
No, comienza tú, debo cambiar las sábanas, no querrás que se den cuenta de lo que hemos hecho ¿o sí?
No, por supuesto, pero... deseo estar contigo en la ducha, vamos no seas malita, jabóname como lo hiciste antes,
Eres un mañoso, lo que quieres es que se te pare otra vez, ya estoy cansada, me has destrozado, me arde abajo, tengo mi botón inflamado y no resistiría que lo toques otra vez ‒indicó tocándome la pinga con su mano-
Tomé su mano y la jalé hacia el baño, ven ‒ le ordené- prometo no tocarte, solo déjame jabonarte,
Ya, está bien vamos,
El baño fue agradable, nos jabonamos mutuamente, todo nuestros cuerpos, nuestras partes íntimas, como es lógico mi miembro volvió a ponerse erecto,
¡Ya ves, te lo dije! No puedes controlarte, eres demasiado joven e impetuoso, ¿Ahora cómo lo arreglamos?
Muy fácil ‒ le dije- deja que lo ponga en tu sexo,
¿En mi cuquita?
Sí, en tu chuchita,
Calla, eres un grosero ‒dijo-volteándose y colocando las manos sobre la pared, el agua le caía en la espalda, le mojaba el pelo.
Trata de meterlo por atrás ‒ me indicó- abriendo sus piernas bastante, haciendo una V con ellas,
Me agarré la pinga y traté de meterla, intentaba y no podía, espera ‒dijo- tomando mi miembro con su mano lo guío hasta la entrada de su sexo, -ya, ahora métemelo, así, Ay, no tan fuerte, recuerda que estoy inflamada, así despacio- comenzó a moverse, sentía que mi miembro era meneado de lado a lado, dejé de meterlo y sacarlo,
Sigue, sigue así, le dije,
¿Te gusta?
Sí, sí, no pares- sentía todo su culo junto a mis bolas, el agua cayéndome, era riquísimo. De pronto se detuvo y experimenté algo increíble, sentí una presión en mi pinga, como si una mano dentro de su chucha agarrase mi miembro, lo soltase y lo volviese a agarrar
¿Qué haces? ‒le pregunté
¿Te gusta?, así te voy a hacer llegar,
Si sigues te lo voy a dar, no sigas, me voy a vaciar,
Vacíate en mí, dame tu leche ‒ decía- mientras seguía apretando y soltando, así dámela, así, ya la siento, UGGGGGGGGGGGG, que rico.
Yo, perdí la noción de todo, fue un polvazo, divino, mi pinga palpitaba en su interior, la agarré de los pelos y la jalé hacia mí, buscando su boca, la besé con lengua y todo,
Se soltó y cerró los grifos del agua- arrodíllate, apúrate, me quiero venir sobre ti, -me arrodillé mirándola de frente- abrió con sus manos sus labios vaginales, arqueó su espalda un poco para atrás y, de pronto, vi como salía un chorro de líquido de su chucha,
Ahhhhhhhhhhh, me estoy viniendo, tomo, toma todo, Dios, que rico, Ayyyyyyyy, se me sale, sí, si, si, tómalo todo Ahhhhhhhhhhhhhhhhhhhh, soltó su jugo, este cayó sobre mi cara ‒cerré los ojos instintivamente- sentía como ese líquido tibio me recorría, fue abundante y me mojó la cara, el pelo, el pecho.
Que rico- le dije- acercando mi boca a su sexo,
Despacio por favor- respondió- solo atiné a darle un beso tierno, estaba toda mojada,
Tía, que rico cachas,
Te he dicho que no seas grosero, no soy una puta trátame con delicadeza,
Disculpa por favor, perdóname, que rico haces el sexo, quisiera vivir entre tus piernas y beberte a toda hora,
Ay, muchachito, eres un loco, pero me gustas. ¿Qué te pareció tu primera lección?, ¿Te gustó volverte hombre de esta forma, conmigo?
Por supuesto querida Tía, haz conmigo lo que quieras,
Bueno, bueno, terminemos de bañarnos y..nada más ¿de acuerdo?, -enfatizó-
¿Cuándo volveremos a estar juntos? ‒ pregunté-
El próximo sábado,
Muy lejos Irma, muy lejos ‒respondí-
Ja, ja, ja, ja, ¿No te aguantas?
No
Bueno, ven el miércoles, tendré una sorpresa para ti,
Levanté la vista y, ¡OH sorpresa! Martha estaba allí, parada en el marco de la puerta, observándonos, con su falda levantada y su mano derecha debajo de su trusa, tocándose, mientras con el dedo índice de la mano izquierda se tocaba los labios en clara señal para que yo no hiciese ningún comentario...


doom501 44M

12/16/2005 6:37 pm

tengo poco para decir pero mucho para acerte si te parece bien me tenes


lujuriasexi 49F

5/27/2006 12:35 pm

Mmm en estos casos no queda más que buscar el consuelo de Shaquira!!!
Saluditos y suerte...


Become a member to create a blog